Son 2400 millones las mujeres con menos derechos económicos

Las mujeres con igual trabajo que los hombres tienen una remuneración inferior en decenas de países, y apenas 12 economías avanzadas han equiparado completamente los derechos y oportunidades de desarrollo para ambos géneros. Foto: Edwin Torres/Gobernación de New Jersey

WASHINGTON – Aproximadamente 2400 millones de mujeres en edad de trabajar en el mundo no tienen igualdad de oportunidades que los hombres, con barreras legales que les impiden participar plenamente en la economía de 178 países, concluyó un estudio divulgado este martes 1 por el Banco Mundial.

Globalmente “la brecha entre los ingresos esperados tanto de hombres y mujeres a lo largo de su vida es de 172 billones (millones de millones) de dólares, casi dos veces el producto interno bruto (PIB) mundial anual”, señaló Mari Pangestu, directora gerente de Políticas de Desarrollo y Alianzas de la institución.

En 86 países las mujeres enfrentan algún tipo de restricción laboral, y 95 no garantizan la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor.

El informe del banco, “La Mujer, la Empresa y el Derecho 2022” mide las leyes y regulaciones en ocho áreas que afectan la participación económica de las mujeres en 190 países. Las áreas son Movilidad, Trabajo, Remuneración, Matrimonio, Parentalidad, Empresariado, Activos y Jubilación.

Las mujeres todavía acceden a solo tres cuartas partes de los derechos reconocidos a los hombres, lo que se traduce en una puntuación total de 76,5 sobre los 100 puntos que indicarían la existencia de una paridad jurídica completa.

Solo 12 países, todos integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE, de economías industrializadas o emergentes), tienen paridad jurídica entre los géneros, según el estudio.

Ellos son Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia, Letonia, Luxemburgo, Portugal, España y Suecia.

El estudio recoge sin embargo que, a pesar del efecto desproporcionado que la pandemia covid-19 ha generado en la vida y los medios de subsistencia de las mujeres, 23 países reformaron sus leyes en 2021 y “dieron pasos muy necesarios para promover la inclusión económica de las mujeres”.

En América Latina y el Caribe las mujeres acceden a menos de tres cuartas partes de los derechos legales que se otorgan a los hombres, y de las 32 economías de la región, dos promulgaron reformas en 2021.

Argentina contabilizó explícitamente los períodos de ausencia por cuidado infantil en las prestaciones de jubilación, y Colombia se convirtió en el primer país de la región en introducir la licencia parental remunerada, con el objetivo de reducir la discriminación contra las mujeres en el lugar de trabajo.

Las regiones de Medio Oriente y Norte de África, y África al sur del Sahara, mostraron las mejoras más significativas en el índice de La Mujer, la Empresa y el Derecho, aunque continúan rezagadas con respecto a otras partes del mundo.

Gabón se destaca por haber introducido amplias reformas en su código civil, y por haber promulgado una ley sobre la eliminación de la violencia contra la mujer. La puntuación de este país aumentó de 57,5 en 2020 a 82,5 en 2021.

La región de Asia oriental y el Pacífico “sigue reformando su legislación en favor de la igualdad de género, pero a un ritmo lento”, de acuerdo con el informe.

Dos economías de Asia oriental hicieron reformas el año pasado. Camboya introdujo un sistema de pensiones de vejez en el que se equiparó las edades a las que tanto los hombres como las mujeres pueden jubilarse con pensión completa, y Vietnam eliminó todas las restricciones al trabajo para las mujeres.

En Asia meridional las mujeres acceden a solo dos terceras partes de los derechos reconocidos a los hombres. Solamente una economía en la región implementó reformas: Pakistán eliminó las restricciones del trabajo nocturno para las mujeres.

Las economías avanzadas continúan logrando avances en los indicadores del estudio, y España, Grecia y Suiza reformaron sus leyes en 2021, todas centradas en mejorar la licencia remunerada para los nuevos padres y las nuevas madres.

Abogando por la licencia parental compartida, Carmen Reinhart, vicepresidenta y economista jefe del Grupo Banco Mundial, dijo que “las mujeres no pueden lograr la igualdad en el lugar de trabajo si están en una posición desigual dentro del hogar”.

“Eso implica lograr condiciones equitativas, y asegurarse de que el hecho de tener hijos o hijas no impida a las mujeres participar plenamente en la economía y hacer realidad sus esperanzas y aspiraciones”, añadió Reinhart.

A-E/HM

 

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos