Países árabes ausentes en auxilio a un Yemen devastado por ocho años de guerra

Dos niños yemeníes delante de un vehículo destruido por las bombas en la ciudad de Saná. Foto: Jonathan Dumont / PMA

NACIONES UNIDAS –  Cuando Yemen del Norte y del Sur se fusionaron en un solo país dando lugar a la República de Yemen en mayo de 1990, un periódico británico comentó con un tinte de sarcasmo: «Dos países pobres se han convertido en un solo país pobre».

Descrito como la nación más pobre de un Medio Oriente bendecido por el petróleo, Yemen sigue siendo clasificado por las Naciones Unidas como uno de los 46 países menos adelantados (PMA), «el más pobre del mundo», que depende en gran medida de la ayuda humanitaria mientras lucha por su supervivencia económica.

Pero el prolongado conflicto con los países vecinos y la guerra civil interna han causado una inmensa devastación en un país que, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sigue enfrentándose al «peor desastre humanitario del mundo».

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) dijo el 14 de marzo que más de 10 000 niños han muerto o han sido mutilados desde la escalada del conflicto, entre una coalición progubernamental liderada por Arabia Saudí y el grupo rebelde hutí, también conocido como Ansar Allah (Partidarios de Dios), de la rama chií del Islam.

Los asesinatos y las bajas, según Unicef, son en promedio de cuatro niños cada día. Estos son solo los incidentes que Naciones Unidas ha podido verificar, por lo que la cifra real es «probablemente mucho mayor», dijo Unicef, en un alarmante planteamiento conjunto con otras agencias de las Naciones Unidas.

Cuando el conflicto entra en su octavo año, sin que se vislumbre el final, la organización humanitaria internacional Oxfam, con sede en Londres, afirma en un nuevo informe publicado el jueves 24 de marzo que «la intensificación de la muerte, la indigencia y la destrucción ha dejado a millones de civiles yemeníes en una situación de miseria generalizada».

El director de Oxfam en Yemen, Ferran Puig, dijo a IPS: «El mundo no debe mirar hacia otro lado mientras Yemen sufre. El programa de ayuda de este año está actualmente infrafinanciado en 70 %, proporcionando solo 15 céntimos de euro al día por persona que necesita ayuda”.

Por lo tanto, subrayó, “es vital que los países que suelen ser muy generosos con Yemen continúen con su apoyo; de lo contrario, millones de personas se enfrentarán a un terrible sufrimiento”.

En una conferencia internacional de donantes para Yemen celebrada el 16 de marzo, organizada conjuntamente por las Naciones Unidas y los gobiernos de Suecia y Suiza, solo 36 países de los 193 miembros de la ONU prometieron algo menos de 1300 millones de dólares.

Esa cantidad fue especialmente decepcionante porque representa solo un tercio de lo que se necesita para que 19 millones de yemeníes no sucumban a una situación de hambruna este mismo año, según datos de la ONU de ese mismo día.

En la rueda de prensa diaria de la Secretaría General de la ONU del día siguiente, una de las cuestiones planteadas fue la lamentable falta de donantes árabes, ya que solo Kuwait figuraba entre los 36 que se comprometieron en ayudas para Yemen.

El portavoz de la ONU, Stephan Dujarric, dijo a los periodistas que “no podemos hablar de por qué algunos países han dado más, o por qué algunos países no han dado; tendrán que preguntarles a ellos. Lo que está claro es que Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos han apoyado tradicionalmente nuestros llamamientos humanitarios. En Yemen, siempre hemos apreciado esa colaboración».

Dujarric también dijo que Martin Griffiths, enviado especial de la ONU para Yemen, “expresó su decepción por el hecho de que algunos de nuestros socios tradicionales no aportaran”.

“Creo que lo que hay que decir claramente es que una conferencia de promesas de contribuciones está ahí para poner de relieve la necesidad y motivar a la gente a dar. Pero no es que la gente no pueda donar después de la conferencia sobre compromisos. Por lo tanto, esperamos que los países que aún no han donado, que no se han comprometido, lo hagan”, afirmó el portavoz.

Dujarric añadió: “Para hablar en términos coloquiales, la puerta del banco sigue abierta. Esperamos que sigamos recibiendo más promesas (de donaciones) … y que los que ya han prometido aportes también conviertan esas promesas en efectivo lo antes posible”.

Sobre si Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, implicados en el conflicto, tienen la obligación moral de donar fondos, Dujarric prefirió evitar la concreción. “Creemos que existe una obligación moral a escala mundial para aquellos que tienen los medios de ayudar a los que más lo necesitan. Hay una obligación de solidaridad global en todos los ámbitos», afirmó.

La tragedia vista por Oxfam

Mientras tanto, el informe de Oxfam advirtió de que el coste humano de la guerra en Yemen está aumentando considerablemente al entrar el conflicto en su octavo año, con el número de muertes de civiles aumentando considerablemente, el hambre en aumento y tres cuartas partes de la población con necesidad urgente de apoyo humanitario.

La organización humanitaria afirmó que otro año de guerra traerá consigo un sufrimiento inimaginable para los civiles, que se traduciría en que casi dos tercios de los yemeníes pasarán hambre este año a menos que las partes en conflicto depongan las armas o que la comunidad internacional intervenga para cubrir un enorme vacío en el presupuesto de los requerimientos.

Según Oxfam, los costes crecientes de la guerra incluyen:

  • 17,4 millones de personas que pasan hambre en la actualidad, y se prevé que esta cifra aumente a 19 millones a finales de año (62 % de la población y un aumento de más de 8 millones desde el inicio del conflicto).
  • 4,8 millones más de personas que necesitan asistencia humanitaria que en 2015, el primer año del conflicto. (Desde que se retiró la supervisión de los derechos humanos por parte de la ONU en octubre de 2021, el índice de víctimas civiles se ha duplicado, llegando a superar las 14 500 víctimas).
  • 24 000 ataques aéreos han dañado 40 % de todas las viviendas de las ciudades durante el conflicto.
  • Y durante los últimos siete años, más de cuatro millones de personas se han visto obligadas a huir de la violencia.

La crisis ucraniana, según Oxfam, ha agravado la situación, aumentando la preocupación por el suministro de granos y aceite para cocinar. Yemen importa 42% de sus granos de Ucrania y Oxfam ha sido informada de que los precios ya han empezado a subir. En Saná y otras ciudades  el pan subió  35% durante la semana en que estalló la invasión a Ucrania por Rusia y los combates.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Puig, el director de Oxfam en el país, dijo: «Tras siete años de guerra, los yemeníes están desesperados por la paz, pero se enfrentan a más muerte y destrucción. La violencia y el hambre están aumentando una vez más y millones de personas no pueden obtener los productos básicos que sus familias necesitan”.

“La gente no puede permitirse bombear agua para regar sus cultivos y, en las zonas remotas donde la gente depende del agua potable transportada en camiones, no pueden permitirse pagar precios más altos, lo que significa que tienen que utilizar agua que no es segura para beber”, añadió.

Además, detalló que “en algunas zonas, los habitantes de las ciudades sufren cortes de electricidad de 10 a 12 horas al día… los que los tienen dependen de los paneles solares para cargar los teléfonos móviles y suministrar una pequeña cantidad de energía”.

Puig siguió contando a IPS que los agricultores no pueden permitirse transportar los productos a los mercados, lo que hace que los precios de los productos frescos suban aún más. Los autobuses y los mototaxis se están volviendo inasequibles, lo que hace que muchos no puedan pagar el coste del transporte a los centros sanitarios y otros servicios que salvan vidas.

«Los centros sanitarios de todo el país podrían verse pronto obligados a desconectar los equipos que salvan vidas por falta de combustible. En los últimos días, los medios de comunicación locales de Taiz han informado de que el hospital Al Thawra ha interrumpido ya sus operaciones debido a la escasez de combustible», explicó.

Los empleados del gobierno, señaló el representante de Oxfam, no han sido pagados desde finales de 2016. La pandemia de covid-19, junto con las nuevas regulaciones restrictivas, ha reducido el número de yemeníes que pueden trabajar en Arabia Saudí y enviar dinero a sus familiares en su país.

«Y una devaluación de la moneda que se dispara significa que los pocos ingresos que pueda tener la gente compran cada día menos, lo que obliga a Oxfam y a otras agencias de ayuda a aumentar regularmente las transferencias de efectivo que proporcionan para apoyar a las familias vulnerables», siguió explicando Puig.

Los muertos y heridos civiles en el conflicto se han duplicado desde que el organismo de la ONU encargado de supervisar las violaciones del derecho internacional humanitario en Yemen fue eliminado en octubre del año pasado, recordó.

«Ha habido más de 14 554 víctimas civiles desde que se inició el registro por parte del proyecto Civilian Impact Monitoring en 2017. Durante los últimos siete años ha habido más de 24 600 ataques aéreos en todo Yemen”, añadió.

Además, dijo Puig, “en los últimos meses, el desplazamiento de los frentes ha provocado un aumento de las muertes y lesiones por minas terrestres en los alrededores de Marib, donde las fuerzas en retirada las colocan para frenar a sus oponentes. Los civiles que utilizan las carreteras minadas o que recogen leña en tierras disputadas suelen ser víctimas».

Los yemeníes que se enfrentan a estos problemas se ven obligados a recurrir a cualquier forma de supervivencia. La gente vive en un ciclo de endeudamiento, y cada vez son más los que recurren a la mendicidad, señala el informe de Oxfam.

«Yemen necesita desesperadamente una paz duradera para que la gente pueda reconstruir su vida y sus medios de subsistencia. Sin la paz, el ciclo de miseria continuará y se profundizará. Hasta entonces, es fundamental una financiación adecuada de la ayuda humanitaria», alertó Puig.

T: MF / ED: EG

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos