Opinión

Periodistas sufrieron ataques implacables y selectivos: 293 encarcelados en 2021

Este es un artículo de opinión de Gypsy Guillén Kaiser, directora de Defensa y Comunicaciones del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ)

Periodistas de Zambia protestan contra los ataques a los medios de comunicación. Crédito: Kelvin Kachingwe/IPS
Periodistas de Zambia protestan contra los ataques a los medios de comunicación. Crédito: Kelvin Kachingwe/IPS

NUEVA YORK – El año pasado, la incertidumbre se propagó por el mundo. La pandemia de covid-19, el rápido avance de la crisis climática, la omnipresencia de las nuevas tecnologías y los regímenes autoritarios dejaron claro que nuestro mundo cambia con tal rapidez y de tal forma que afecta nuestra manera de vivir.

A medida que las teorías conspirativas se entremezclan con hechos queda claro que necesitamos información fiable e independiente. Necesitamos periodistas, de las y los que reclaman a los poderosos que asuman sus responsabilidades y cuya información es la base de la democracia. Pero muchas y muchos profesionales de la prensa se enfrentan a menudo a ataques implacables y selectivos.

Desde hace 40 años, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) evalúa el estado de la libertad de prensa en el mundo y, los datos de 2021 hablan por sí solos. Un número récord de periodistas terminó en la cárcel, al menos 293. El CPJ también descubrió que al menos 24 fueron asesinados por causas relacionadas con su trabajo.

Otros dieciocho murieron en circunstancias demasiado turbias como para determinar si los ataques estuvieron específicamente vinculados a su labor periodística. Gracias a la colaboración de especialistas, periodistas comprometidos y funcionarios públicos de la organización presionan por un cambio que permita tener medios de comunicación libres y sin miedo.

Nuestra campaña #FreeThePress, cada día más importante, se renovará este 2022 para poner fin a los encarcelamientos. La Red Legal para Periodistas en Riesgo, se lanzará este principio de año para proteger a los medios de comunicación independientes de los mortales golpes que agotan las finanzas de las organizaciones de noticias y obstaculizan la información crítica.

Sabemos que es posible ganar cuando nos unimos en la lucha. El año pasado, el CPJ ayudó a liberar a 101 periodistas encarcelados, el mayor número que ha logrado poner en libertad. Esto incluye a casi 40 liberados en Medio Oriente y el norte de África y 21 en Europa y Asia Central, concretamente en Turquía.

Parte de nuestro trabajo consiste en descubrir la verdad sobre los asesinatos de periodistas y lograr que se haga justicia. En respuesta a la persistente impunidad, en colaboración con otras organizaciones, nos embarcamos en el primer Tribunal Popular sobre el Asesinato de Periodistas, una forma de justicia alternativa que busca que gobiernos y perpetradores asuman sus responsabilidades.

En 2022, esperamos que las audiencias y las seis investigaciones de casos sin resolver abran el camino para que se haga justicia. El CPJ aboga por un “Mundo más Seguro para la Verdad”, nombre que le dio a su proyecto. Vea este breve documental para saber por qué es importante.

Entre las victorias que nos dan esperanza se encuentran las medidas adoptadas para detener el uso ilimitado de programas espía contra periodistas y otras personas. Poco después de que el CPJ informara al Departamento de Estado de Estados Unidos sobre esa amenaza, el gobierno estadounidense impuso controles de exportación a varios proveedores.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo

Asimismo, la Unión Europea adoptó una norma contra la exportación de tecnología de vigilancia de doble uso por parte de empresas con sede en la UE, para evitar el uso indebido contra periodistas y otras personas. El CPJ subraya su compromiso contra la militarización de la tecnología en todo el mundo.

El conflicto en Afganistán requirió el esfuerzo colectivo de todos en el CPJ, desde donde se golpearon todas las puertas con el fin de conseguir apoyo de diplomáticos de todo el mundo, aunque a veces con resultados decepcionantes.

A pesar de ello, el CPJ se alegra de la exitosa evacuación de muchos periodistas y del continuo trabajo para mantener a salvo al resto de la prensa afgana. La experiencia de Afganistán dejó valiosas lecciones para futuras defensas.

Un año que comenzó con periodistas violentamente agredidos en los disturbios ocurridos en el Capitolio, en Washington, el 6 de enero de 2020, culminó con la celebración del Premio Nobel de la Paz otorgado a otros dos, defendidos y apreciados desde hace mucho por el CPJ, Dmitry Muratov y Maria Ressa.

El cambio lleva tiempo, pero es fundamental. El CPJ se nutre de gratitud y esperanza.

En un mundo polarizado y atemorizado, debe prevalecer un periodismo serio, que ayude a tomar decisiones informadas y a elegir a los líderes que mejor representarán nuestros intereses-.

Gracias por apoyar a los periodistas y trabajar junto con el CPJ para proteger y defender nuestras libertades fundamentales.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos