Menos crecimiento y más inflación pronostica el FMI

La recuperación económica global, en particular de regiones con economías emergentes como América Latina y el Caribe, será menor en 2022 y 2023 en comparación con el repunte experimentado el año pasado, según el FMI. Foto: BM

WASHINGTON – Las economías emergentes y en particular las de América Latina crecerán en 2022 y 2023, pero bastante menos que el año pasado y seguirán afectadas por la inflación, indicó el Fondo Monetario Internacional (FMI) al actualizar este martes 26 su informe sobre las perspectivas económicas mundiales.

El crecimiento global, que fue de 5,9 % en 2021, sería de 4,4 % este año y de 3,8 % el próximo, 0,5 y 0,2 puntos porcentuales por debajo de los estimados el pasado octubre, y las economías emergentes, que el año anterior avanzaron 6,5 %, tendrán alzas menores, de 4,8 y 4,7 % en 2022 y 2023.

“El crecimiento se enfría mientras las economías luchan con perturbaciones en el suministro, el avance de la inflación, niveles históricos de deuda y persistente incertidumbre”, resumió la economista indo-estadounidense Gita Gopinath, subdirectora gerente del FMI.

América Latina y el Caribe, cuyo producto interno bruto avanzó 6,8 % en 2021, crecerá de modo modesto, de 2,4 y 2,6 %, en los años 2022 y 2023.

Sus dos economías más grandes tendrán un crecimiento reducido en 2022 y 2023, pues será de 0,3 y 1,6 % en el caso de Brasil (versus 4,7 % en 2021), y de 2,8 y 2,7 % (5,3 % el año pasado).

“El crecimiento se enfría mientras las economías luchan con perturbaciones en el suministro, el avance de la inflación, niveles históricos de deuda y persistente incertidumbre”: Gita Gopinath.

El menor crecimiento global, según el FMI, se debe principalmente a rebajas en el desempeño de las economías gigantes, Estados Unidos y China.

Respecto de Estados Unidos consideró una menor probabilidad de aprobación al programa fiscal conocido como Build Back Better (reconstruir mejor), al repliegue de su política monetaria y a perturbaciones en lo referido a suministros.

En el caso de China, la razón radica en la contracción ininterrumpida del sector inmobiliario, y en el hecho de que la recuperación del consumo privado “ha defraudado las expectativas” de un mayor crecimiento.

Mientras se proyecta que las economías avanzadas retomarán la tendencia previa a la pandemia este año (3,9 %) y el próximo (2,6 %), varias economías emergentes y en desarrollo sufrirían significativas pérdidas del PIB a mediano plazo.

El impacto social puede estimarse por la aseveración de Gopinath, según la cual “en 2021 había alrededor de 70 millones más de personas indigentes que lo que medían las tendencias antes de la pandemia, lo cual significa que la lucha contra la pobreza retrocedió varios años”.

El Fondo también revisó al alza la inflación, que será de 3,9 % en las economías avanzadas y promediará 5,9 % en los mercados emergentes y países en desarrollo, aun cuando quede anclada o merme en 2023, dependiendo del alivio de la covid-19 y las mejoras en las cadenas de suministro, entre otros factores.

En particular, los precios de la energía y de los alimentos deberían subir a un ritmo menos intenso, indicó el FMI tras examinar los mercados de futuros.

Otros retos podrían resultar transitorios, aunque están marcados por la incertidumbre, como el comportamiento de la variante ómicron del coronavirus, que unido a una mayor tasa de vacunación puede disminuir la amenaza que representa la covid.

Gopinath subrayó que “es vital romper las tenazas de la pandemia”, lo cual “requerirá una campaña mundial para generalizar la inmunización, las pruebas de detección y el acceso a terapias, incluidos los flamantes medicamentos antivirales”.

“En este momento, apenas cuatro por ciento de la población de los países de bajo ingreso está completamente vacunada, frente a 70 % en los de ingreso alto, y es urgente cerrar el déficit de 23 400 millones de dólares en el financiamiento del Acelerador del acceso a las herramientas contra la covid-19”, dijo Gopinath.

Otras medidas necesarias son atender las pérdidas de educación sufridas por los niños durante la pandemia, redoblar los esfuerzos por alcanzar cero emisiones netas de dióxido de carbono para 2050, y encarar la deuda de los países de bajos ingresos, 60 % de los cuales están en una situación crítica de sobreendeudamiento.

A-E/HM

 

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos