Jordania camina hacia la recuperación económica verde

Los calentadores solares de agua se multiplican en los techos de los edificios de las ciudades de Jordania, un país que se ha embarcado en una recuperación económica poscovid sensible al clima y una nueva estrategia de desarrollo. Foto: Asociación NDC

NUEVA DELHI – Por primera vez en décadas, la economía de Jordania se contrajo en 2020, por el impacto de la pandemia de covid-19 impactó, después que el país había logrado crecer la última década a una tasa promedio de 2 %, pese la aguda inestabilidad de la región de Medio Oriente.

En 2020 el producto interno bruto (PIB) se contrajo un 3,5 % interanual, mientras se espera el comienzo de su repunte en el segundo semestre de 2021. La tasa de desempleo en Jordania aumentó hasta 22,7 % de la población activa en 2020, frente a 19,1% del año anterior. Es la tasa de desempleo más alta desde al menos 2005.

El gobierno de Amman ha adoptado un grupo de medidas para responder a los riesgos sanitarios y económicos de la covid, que se mantienen durante este año y amenazan la recuperación pospandemia.

Una de las soluciones clave en las que Jordania se ha embarcado  es una estrategia de recuperación sensible al clima y una nueva trayectoria de crecimiento. La contribución determinada a nivel nacional (NDC, en inglés) de Jordania, que forma parte de su compromiso dentro del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Su NDC es, de hecho, una de las plataformas claves de este país mediooriental para avanzar hacia una recuperación pospandemia que asiente un desarrollo verde.

“El marco de la economía verde y sensible al clima de Jordania se centra en varios sectores clave: el agua, la gestión de residuos, la energía, la agricultura, el turismo y el transporte, además de la salud como sector clave de adaptación”, dice Lamia al Zoa’bi, directora de Planes y Programas de Desarrollo del jordano Ministerio de Planificación y Cooperación Internacional.

En una entrevista con IPS desde Amman, Al Zoa’bi explica que “en Jordania, la atención se centra en una recuperación ecológica que responda al clima y que pueda crear puestos de trabajo y transformación económica, a través de un enfoque en las inversiones públicas/privadas y la financiación climática”.

La planificación de la acción climática adoptó un amplio conjunto de respuestas climáticas estratégicas, incluyendo la primera NDC de Jordania en 2015, seguidas de su primera actualización en 2016. Sobre la base de estos esfuerzos, y en colaboración con las partes interesadas nacionales e internas, el país puso en marcha su Plan de Acción NDC con proyectos prioritarios en 2020.

 

El Ministerio de Medio Ambiente lanzó ese año el Plan de Acción Nacional de Crecimiento Verde (GG-NAPs) 2021-2025, que conforma progrmas de implementación a medio plazo.

La mayoría de las acciones de los GG-NAPs responden al clima y están alineadas con las NDC, que tienen un plazo de aplicación más largo, hasta 2030. A través del Paquete de Mejora de la Acción Climática, Jordania llevó a cabo un Análisis Coste-Beneficio para 35 acciones climáticas prioritarias que contribuyen a la aplicación de la NDC de Jordania.

Esas acciones fueron el fruto de un proceso en que fueron identificadas por los Grupos de Trabajo Sectoriales junto con una estrategia de financiación climática.

A principios de junio de 2021, el Grupo del Banco Mundial aprobó un programa de 500 millones de dólares para catalizar las inversiones públicas y privadas en Jordania con el fin de lograr una recuperación ecológica e inclusiva de la pandemia.

En esa ocasión, el director para Medio Oriente  del Grupo del Banco Mundial, Saroj Kumar Jha, afirmó que “Jordania ha sido uno de los países más activos y pioneros de la región en la ratificación y adopción de iniciativas internacionales sobre el cambio climático, incluido el Acuerdo de París. Jordania puede ahora capitalizar estos esfuerzos para convertirse en un destino atractivo para las inversiones verdes y relacionadas con el clima”.

Las inversiones inclusivas, transparentes y sensibles al clima forman parte de los 1100 millones de dólares anunciados recientemente para el Programa por Resultados (PforR), a través de préstamos y subvenciones combinados, apoyo financiero del Banco Mundial y otros socios internacionales para apoyar a Jordania en la respuesta a la pandemia y en la promoción de una recuperación temprana, resistente al clima e inclusiva.

Según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), la región mediterránea, en la que se incluyen varios países de Medio Oriente y el Norte de África (Mena), ha sido descrita como un punto caliente del cambio climático.

Según el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, a Jordania le impactan los peligros relacionados con el clima, como las sequías con temperaturas extremas, las inundaciones repentinas y las tormentas. Estos riesgos están aumentando en frecuencia e intensidad en los últimos años debido al recalentamiento global.

Sin embargo, Jordania está adelante a la hora de abordar estos problemas, ya que cuenta desde 2013 con una Política de Cambio Climático y ha emitido sistemáticamente sus comunicaciones nacionales bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), incluyendo la actualización de su NDC.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

La última actualización de la NDC se ha producido para la 26 Conferencia de las Partes (COP26) de la CMNUCC, que se celebrará en la ciudad galesa de Glasgow entre el 31 de octubre y el 12 de noviembre.

Esa actualización cristalizó un ejercicio de priorización realizado en 2020 en cinco sectores clave como parte de su compromiso con el Acuerdo de París.

Ese actualizado  plan de acción de la NDC pretende ampliar las energías renovables y las medidas de eficiencia energética, adaptar los sectores del agua, la agricultura y la salud a los impactos climáticos, y reforzar la resiliencia de los grupos desfavorecidos y los ecosistemas vulnerables, afirma Al Zoa’bi.

Hasta ahora, se han realizado análisis de costes y beneficios para reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero (GEI) y los posibles impactos climáticos de 35 acciones prioritarias de la NDC.

“Generar nuevos puestos de trabajo manteniendo la protección social es una de las principales prioridades a corto y medio plazo, dado el desempleo récord que supone casi 25 % de la población activa”, indica Al Zoa’bi.

Detalla que “los puestos de trabajo existentes están sometidos a la presión de la caída del sector turístico, el camino hacia la recuperación de las llegadas internacionales es incierto”.

“El aumento de los ingresos fiscales es un resultado importante, ya que tanto los niveles de déficit fiscal actuales como los previstos requieren nuevas fuentes de ingresos fiscales. Todo ello se considera un motor para la recuperación ecológica de Jordania”, subraya la funcionaria jordana.

La senda de crecimiento ecológico de Jordania pretende aportar beneficios sustanciales a la economía, la población y el ambiente del país. Esto incluye planes para reducir la dependencia de las importaciones de combustible mediante transformaciones en el sector del transporte.

Esto ayuda a mitigar los choques económicos inciertos y exógenos derivados de la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles y la interrupción física de los suministros.

El Plan de Acción Nacional de Consumo y Producción Sostenibles de Jordania 2016-2025 prevé que la combinación de crecimiento verde y esfuerzos de consumo y producción sostenibles en energía, transporte, agua, agricultura, residuos y turismo tiene el potencial de atraer inversiones verdes sostenibles por valor de 1300 millones de dólares y crear 51 000 nuevos puestos de trabajo en 10 años.

La actualización de su NDC, que incluye una mayor reducción de emisiones de GEI y una mayor ambición climática, “tiene como objetivo impulsar el proceso de recuperación de Jordania después de la crisis de la covid-19 hacia una vía de desarrollo más baja en carbono y más resistente al clima dirigida por las prioridades nacionales de crecimiento verde”, puntualiza Al Zoa’bi.

Al mismo tiempo, concluye, “Jordania se compromete plenamente con las disposiciones de la CMNUCC y el Acuerdo de París”.

T: MF / ED: EG

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe