Microplásticos transfronterizos amenazan el mar Caribe

Investigadoras del grupo de navegación eXXpedition caracterizaron y rastrearon microplásticos encontrados en cinco países del Caribe. Foto: Eleanor Church / eXXpedition

MÉXICO – El flujo de las corrientes oceánicas transporta hasta el mar Caribe una gran cantidad de plásticos y microplásticos provenientes del norte del océano Atlántico, reveló un estudio a publicar en la edición de noviembre de Science Of The Total Environment.

En el mar Caribe flotan alrededor de 5.000 piezas de plástico de menos de cinco milímetros por kilómetro cuadrado diariamente, lo que supone uno de los mares con mayor concentración de estos residuos en el mundo.

A través de muestras de agua superficial y subterránea, y de tierra de las costas de Panamá, Colombia, Antigua y Barbuda, Aruba y Bonaire, el estudio identificó 18 polímeros de plásticos provenientes de fibras sintéticas, escamas de pintura y acrílicos, lo cual expone la preocupante diversidad de fuentes plásticas contaminantes. Las concentraciones más altas fueron halladas en el archipiélago de San Blas, Panamá.

Los datos provienen de una investigación realizada entre noviembre y diciembre de 2019, cuando el grupo de navegación eXXpedition, formado por más de 30 mujeres científicas, comunicadoras y artistas de distintos países, surcó el mar Caribe y sus costas en aras de realizar la primera “evaluación holística de microplásticos” en la región.

Tener un mapa detallado del tipo de plásticos que flotan en el mar, así como los lugares de donde surgen, permite generar estrategias y soluciones enfocadas en enfrentar el problema, comentó vía Zoom Emily Penn, cofundadora de eXXpedition.

Una vez recolectadas, el grupo hizo un análisis computarizado de las muestras para detectar las posibles fuentes de donde provenían las partículas. Con una estimación de 60 días en los que el plástico podría viajar, hallaron que el 66% de partículas encontradas en Antigua provenían del Este, en donde se encuentra el Atlántico.

Aunque todos los países estudiados ya cuentan con políticas públicas de reducción de residuos, encontrar partículas provenientes del norte del Atlántico deja claro que esto “no significa necesariamente que haya menos plásticos” en las costas del Caribe, dijo a SciDev.Net Winnie Courtene-Jones, bióloga ambiental y autora principal del estudio.

La investigadora apunta a que la contaminación marítima por microplásticos es un problema transfronterizo de máxima urgencia. “El hecho de que pueda recorrer distancias tan largas evidencia la necesidad de implementar estrategias de colaboración internacionales”, concluyó.

Aun así, los resultados del estudio señalan que la mayor parte de los plásticos recolectados en cada país proviene de sus propias aguas. El 85 por ciento de Aruba y el 72.5 de Panamá, por ejemplo.

Según datos del Programa de Acuerdos ambientales multilaterales en países de África, el Caribe y el Pacífico (ACP MEA3), la industria pesquera y turística generan 20 por ciento de los plásticos que se encuentran en las costas y ambientes marinos del Caribe. El problema central es que ambas actividades representan dos de los principales pilares de la economía caribeña.

“Nos es difícil imaginar qué va a suceder cuando la contaminación disminuya la pesca, o cuando los turistas no quieran regresar a las playas… Debemos entender que esto [el cuidado del mar] está fuertemente relacionado con los dos sectores que más dinero producen”: La Daana Kanhai.

Para La Daana Kanhai, investigadora de la Universidad de West Indies (Trinidad y Tobago), la afectación biológica, física y química del mar es contraproducente y genera impactos negativos para ambas industrias.

“Nos es difícil imaginar qué va a suceder cuando la contaminación disminuya la pesca, o cuando los turistas no quieran regresar a las playas… Debemos entender que esto [el cuidado del mar] está fuertemente relacionado con los dos sectores que más dinero producen”, dijo a SciDev.Net Kanhai, quien no participó en el estudio.

Aun así, 80 por ciento de los desperdicios proviene de fuentes terrestres. Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo, en 2020 el rango promedio de generación de residuos por persona en América Latina y el Caribe ronda los 0,99 kg diarios. En Aruba se estima que 21,6 por ciento de los residuos anuales, de los cuales la mayoría son plásticos, son mal manejados. Asimismo, 6 por ciento en Colombia y 44,3 por ciento en Panamá.

Las naciones insulares se enfrentan además a un problema espacial: solo 8,7 por ciento de su territorio es tierra firme, lo que limita fuertemente la gestión de residuos. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) estima que solo 54 por ciento de los desperdicios se eliminan en vertederos sanitarios; el resto podría estar llegando ilegalmente al mar.

Christopher Corbin, director de la Unidad de Contaminación Marina del PNUMA, dijo en entrevista a SciDev.Net que el problema de la contaminación por microplásticos debe encararse con estrategias coordinadas a nivel local, municipal, regional e internacional.

“Muchos de los países del Caribe no son productores de plásticos… Llegan principalmente por importaciones de países desarrollados. ¿Cómo puede una isla pequeña o un país en desarrollo gestionar esto sin tener cooperación regional y política internacional?”

Además, informó que la ONU ya trabaja en la discusión sobre un posible acuerdo internacional en materia de plásticos. “La solución no solo está en las estrategias de limpieza de la contaminación, sino de la propia producción plástica en el mundo”, concluyó.

Este artículo se publicó originalmente en SciDevNet América Latina.

RV: EG

 

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos