La OMS pide moratoria para las dosis de refuerzo

Un hombre mayor es vacunado contra la covid-19 en Perú. La OMS pide que no se apliquen dosis de refuerzo en los países ricos hasta que en los de renta baja no se haya vacunado al menos 10 por ciento de la población. Foto: José Vilca/Unicef

GINEBRA – La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a los países este miércoles 4 una moratoria en su iniciativa de aplicar una tercera dosis o dosis de refuerzo a los ya vacunados contra la covid-19, para favorecer la entrega de esas inmunizaciones a las naciones con una baja tasa de vacunación.

La OMS “pide una moratoria a las dosis de refuerzo al menos hasta finales de septiembre, para permitir que al menos 10 por ciento de la población de todos los países esté vacunada”, dijo su director, Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante una conferencia de prensa en esta ciudad suiza.

El responsable de la agencia sanitaria de las Naciones Unidas dijo que “entiendo la preocupación de todos los gobiernos por proteger a su población de la variante delta”, cepa muy contagiosa y agresiva del coronavirus que causa la covid.

“Pero no podemos aceptar que los países que ya han usado la mayor parte del suministro mundial de vacunas contra la covid-19 sigan administrando más dosis mientras que las personas más vulnerables del planeta siguen desprotegidas”, expuso Tedros.

De los 4000 millones de dosis administradas hasta la fecha –la población mundial alcanza a 7880 millones- 80 por ciento se han colocado en países de ingresos altos y medios, donde vive menos de la mitad de la población total, mientras que en las naciones de renta baja la tasa de vacunación es de apenas 1,5 por ciento.

“No podemos aceptar que los países que ya han usado la mayor parte del suministro mundial de vacunas contra la covid-19 sigan administrando más dosis mientras que las personas más vulnerables del planeta siguen desprotegidas”: Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tedros recordó que en mayo solicitó apoyo internacional para impulsar la vacunación a nivel global, con la meta de que cada país hubiera vacunado a un mínimo de 10 por ciento de sus habitantes para finales de septiembre.

Por eso lamentó que “a estas alturas, con más de la mitad del plazo transcurrido, no se haya avanzado lo suficiente hacia ese objetivo y menos todavía hacia el propósito de que ese número llegue a 30 por ciento al término de este año”.

En mayo, los países de renta alta habían administrado unas 50 dosis por cada cien personas, una cifra que casi se ha duplicado desde entonces hasta inicios de agosto.

“Aun así, algunos países ricos están considerando aplicar dosis de refuerzo aunque haya cientos de millones de personas esperando tener acceso a una primera dosis”, recalcó Tedros al urgir porque se revierta la tendencia.

Para ello “hace falta la cooperación de todos, sobre todo del puñado de países y empresas que controlan el suministro mundial de vacunas”, dijo el responsable.

En particular se dirigió al Grupo de los 20 (G20, naciones industrializadas y emergentes), pues “tiene un papel de liderazgo vital”, ya que sus integrantes son los mayores productores, consumidores y donantes de vacunas contra la covid.

“No es exagerado decir que el curso de la pandemia depende del liderazgo de los países del G20. Les pido que asuman compromisos concretos para apoyar los objetivos mundiales de vacunación de la OMS”, dijo Tedros.

Asimismo, “instamos a los productores de vacunas para que den prioridad a Covax”, el fondo global de vacunas, integrado por 190 países más instituciones de salud para garantizar el acceso equitativo a las inmunizaciones por parte de todas las naciones.

Los ministros de Salud del mecanismo Covax prevén reunirse dentro de un mes.

La OMS aprovechó la realización de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para pedir a los atletas, así como a inversionistas, líderes empresariales, religiosos y demás personalidades con influencia, que apoyen la moratoria a las dosis de refuerzo.

En Washington, el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, Jarbas Barbosa, sostuvo que “hasta ahora no hay evidencia de que una dosis de refuerzo añada beneficios inmunitarios a las personas que ya tienen el esquema de vacunación completo”.

La OMS también recalcó que las vacunas no son la única herramienta para derrotar la pandemia, pues no existe ninguna medida que por sí sola sea suficiente para poner fin a esta emergencia sanitaria.

“Sólo podemos derrotarla con un enfoque integral de vacunas y medidas sociales y de salud pública comprobadas que sabemos que funcionan”, concluyó Tedros.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe