La covid destruye las esperanzas de sustento para migrantes internos en India

Trabajadores migrantes esperan en fila en Cachemira para viajar de regreso a sus hogares. La segunda ola de covid en India ha llevado a grandes masas de personas abandonar ciudades y pueblos para regresar a sus hogares en áreas rurales. Foto: Umer Asif/ IPS

NUEVA DEHLI – En abril, en medio de las restricciones a la movilidad para contener la explosión de  contagios de covid en la capital de India, el obrero Prakash Kumar decidió regresar a su hogar en un área rural del norteño estado de Uttar Pradesh. Lo que no esperaba es que el viaje en autobús le tomase tres días, en lugar de las pocas horas habituales.

“La empresa donde trabajaba cerró y no quedó trabajo en la ciudad. El gobierno había mantenido en funcionamiento los buses y trenes y por eso decidimos irnos”, dijo Kumar, de 37 años, a IPS.

Al llegar a la terminal principal de autobuses de Nueva Delhi vio un mar de trabajadores migrantes haciendo cola para subirse a los buses que los llevarían de regreso a casa en zonas rurales de este país de sudeste asiático.

Kumar tuvo que esperar 24 horas para comprar un boleto. “por la prisa que tenía, tuve que ir por otra ruta que era (costos) y larga. Tuve que caminar también muchos kilómetros”, señaló.

La segunda ola de covid-19 en India la ha golpeado con inclemencia. El 5 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que India representaba 46 por ciento de todos los nuevos casos de covid registrados en todo el mundo y una de cada cuatro muertes. El promedio diario más alto fue el 9 de mayo cuando se registraron más de 400 000 nuevos casos. Actualmente, India ha registrado algo más de 245 000 infecciones diarias.

El 24 de mayo, Delhi informó 1.900 nuevos casos de covid, una reducción de los 3846 casos de una semana antes y la tasa de casos más baja desde el 27 de marzo.

El número total de casos en la capital india asciende a 1,42 millones junto con poco más de 1,37 millones de recuperaciones totales y más de 23.000 muertes desde el brote de la pandemia.

El 19 de abril, con el fin de prevenir la propagación de la enfermedad, el gobierno impuso un cierre de actividades en la capital. Se cerraron las actividades de construcción, empresas privadas, escuelas, colegios, oficinas, cines, bares y restaurantes. El cierre sigue vigente. Pero con el bloqueo y las altas tasas de infección en la capital india, los trabajadores migrantes han estado abandonando la ciudad en masa.

Darshana Kumari es una de ellos. Kumari trabajó como empleada doméstica en Nueva Delhi durante más de un año. Sin embargo, con el explosivo rebrote de covid y el posterior cierre de actividades, esta madre de dos niños decidió dejar la ciudad y regresar a su hogar en Uttar Pradesh.

“Mi empleador me ha pedido que no vuelva a trabajar. También me preocupan mis hijos. Mi hijo mayor tiene solo 12 años. Temo incluso imaginar si me sucede algo aquí, qué pasará con mis hijos”, dijo Kumari a IPS.

Aseguró que regresar a casa era su única opción para salvarse a ella y a sus hijos de la “peligrosa enfermedad”.

El trabajador migrante Siraj Alam espera abordar un autobús en la ciudad de Srinagar, en India, para regresar a su ciudad natal en Bihar. El cierre de fábricas y otras empresas por la covid ha obligado a millones de trabajadores como él a abandonar las ciudades y regresar a sus hogares en zonas rurales. Foto: Umer Asif/ IPS

Procedentes de la franja rural del país, los trabajadores migrantes suman unos 40 millones de personas, según estimaciones del gobierno. Vienen a las ciudades y pueblos para ganarse la vida laborando en trabajos serviles en empresas y fábricas privadas. Pero los diversos estados de confinamiento en todo el país han significado que muchos trabajadores migrantes se hayan quedado desempleados.

Según el grupo de expertos empresarial líder de la India, el Centro de Monitoreo de la Economía India (Cime, en inglés), se estima que 122 millones de personas quedaron desempleadas durante el primer cierre de la India, 75 por ciento de las cuales eran asalariados diarios.

En un informe reciente, el Cime informó que la tasa de desempleo aumentó de 6,5 por ciento en marzo a 7,97 por ciento en abril.

“Si bien esta tragedia masiva es comparable solo a las migraciones masivas durante la partición del subcontinente indio cuando los británicos abandonaron la India en 1947, el elemento agregado esta vez es también la difícil situación de los trabajadores migrantes, que arriesgan sus vidas junto con sus medios de subsistencia”, escribió Ram Punyani, escritor indio y activista de la sociedad civil.

Suresh Kumar Yadav, de 29 años, quien hasta poco entonces trabajaba como operario en una fábrica de cemento en Delhi, esperaba en la central de autobuses a uno que lo llevara a su aldea en el norte de Uttar Pradesh, cuando IPS lo abordó. Su hijo de dos años y su esposa permanecían sentados cerca de la parada del autobús, ansiosos de salir de la ciudad lo antes posible.

“El año pasado, fue en marzo cuando se impuso el primer cierre por covid y nos dijeron que nos fuéramos a casa. Regresamos aquí en septiembre, con la esperanza de poder ganar dinero sin preocupaciones, pero la situación actual parece más aterradora que la del año pasado”, explicó Yadav.

Cuando se impuso el cierre en Delhi, a él y a los demás trabajadores de la fábrica se les pagó y se les dijo que sus servicios ya no eran necesarios. Yadav se fue a su apartamento alquilado consternado y abatido. Pagó el alquiler y le pidió a su esposa que hiciera las maletas una vez más. “Solía ganar 10 000 rupias (150 dólares) al mes aquí. Al regresar a la aldea, no sé qué voy hacer, ¿cuánto voy a ganar?”, señaló Yadav.

Los informes muestran que después del cierre del 19 de abril en Delhi, más de 80 000 trabajadores migrantes regresaron a sus hogares.

Geeta Aiyar, una activista social con domicilio en Delhi, afirmó a IPS que el desplazamiento de trabajadores migrantes en India estaba causando estragos en sus medios de subsistencia.

“Tenían todas las esperanzas de que pudieran tener un respiro este año, pero la pandemia está mostrando su lado desastroso y los trabajadores migrantes pobres del país están sintiendo su impacto directo. Hay muchos que se han infectado y han muerto. Los hospitales ya están sobrecargados y la escasez de oxígeno en realidad está matando a más personas que las que [mueren] debido al virus en sí”, explicó.

“Por lo tanto”, reflexionó Geeta,  “estas pobres almas no tienen otra opción que huir de la ciudad con los escasos recursos que tienen”.

Bijay Kumar, que trabaja como electricista en una empresa privada en Delhi, caminaba con otros 10 hombres hacia la estación ferroviaria donde esperaba tomar un tren para regresar a su casa en una zona rural.

El hombre de 35 años había estado trabajando para pagar el crédito bancario que había obtenido el año pasado para pagar su boda. Pero la pandemia de covid hizo añicos todos sus sueños y esperanzas de convertirse en un hombre libre de deudas.

“Los intereses del préstamo solo aumentan cada mes. Con la segunda oleada de covid-19, todo se ha cerrado y a partir de este mes no recibiría ningún sueldo, ya que la fábrica está cerrada. Realmente no tengo idea de lo que pasará con mi familia”, dijo a IPS Kumar, cuya esposa está embarazada de siete meses y sufre varios problemas de salud.

El virólogo  Naveed Iqbal añadió otra mirada sobre el problema. A su juicio,  el gobierno necesitaba agilizar el éxodo de trabajadores migrantes de ciudades y pueblos, ya que podrían ser portadores del virus mortal y propagar la enfermedad en áreas rurales.

“A medida que estos trabajadores se suben a los autobuses y trenes para llegar a sus aldeas, podrían ser portadores potenciales del virus. El gobierno debe ordenar su cuarentena durante al menos 14 días en las fronteras de sus estados y permitirles proseguir solo después de completar el período de cuarentena”, sostuvo Iqbal a IPS.

De esta manera, sostuvo, “podemos ayudar a detener el flujo del virus a las zonas rurales del país donde el sistema de salud es mucho más lamentable que en las principales ciudades”.

T: MLM / ED: EG

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Contact Us