Impacto demográfico de la pandemia de coronavirus: Una descripción general

Un año después de la declaración oficial de la pandemia, el enorme impacto demográfico del coronavirus se hace cada vez más evidente a medida que se recopilan y analizan más datos. Foto: Naciones Unidas
Un año después de la declaración oficial de la pandemia, el enorme impacto demográfico del coronavirus se hace cada vez más evidente a medida que se recopilan y analizan más datos. Foto: Naciones Unidas

El impacto demográfico del coronavirus a un año de ser declarado pandemia el 11 de marzo de 2020 ha sido enorme. El panorama que surge es uno de consecuencias significativas en los niveles y tendencias de los componentes clave del cambio demográfico: Mortalidad, fecundidad y migración.

En términos de mortalidad, el número informado de muertes por covid-19 en todo el mundo se acerca a los tres millones, con casi 120 millones de casos de coronavirus. Sin embargo, se reconoce ampliamente que el número global informado de muertes por Covid-19 es una subestimación. En Estados Unidos, por ejemplo, se estima que las muertes por Covid-19 están subestimadas en 36 por ciento.

Al aplicar la cifra de recuento insuficiente de Estados Unidos al mundo, se obtiene un número total ajustado de muertes por covid de aproximadamente cuatro millones. Si el número ajustado de muertes por covid fuera un exceso de muertes, el número de muertes en todo el mundo resulta ser aproximadamente un siete por ciento más alto que el número anual normal esperado.

El autor, Joseph Chamie
El autor, Joseph Chamie

En Estados Unidos, el país con el mayor número de muertes por covid, se estima que el número de muertes en todo el territorio fue 20 por ciento más alto de lo normal, lo que equivale a medio millón de muertes en exceso, desde 15 de marzo de 2020 hasta 30 de enero de 2021. También se han informado porcentajes estimados más altos de exceso de muertes, aproximadamente 37 por ciento, en Inglaterra, Gales y España.

En términos de distribución de muertes por covid, los diez países principales, cuyas poblaciones combinadas representan un tercio de la población mundial, representan dos tercios de todas las muertes reportadas (Imagen 1). Estados Unidos, con el 4 por ciento de la población mundial, está en la posición de liderazgo con el 21 por ciento de todas las muertes por Covid-19, o más de medio millón de muertes.

Después de Estados Unidos, le siguen Brasil, México e India con 10, 7 y 6 por ciento, respectivamente, que en conjunto representan aproximadamente el mismo número de muertes que Estados Unidos.

Imagen 1. Porcentaje del total de muertes por Covid-19 informado en los diez países principales (Porcentaje de la población mundial entre paréntesis). Estados Unidos- Brasil- Méjico- India- Reino Unido- Italia- Francia- Rusia- Alemania- España- Otro. Fuente: Worldometer, 1 de marzo de 2021 y División de Población de las Naciones Unidas.
Imagen 1. Porcentaje del total de muertes por Covid-19 informado en los diez países principales (Porcentaje de la población mundial entre paréntesis). Estados Unidos- Brasil- Méjico- India- Reino Unido- Italia- Francia- Rusia- Alemania- España- Otro. Fuente: Worldometer, 1 de marzo de 2021 y División de Población de las Naciones Unidas

Las tasas de muerte por Covid-19 brindan información adicional sobre el impacto mortal de la pandemia. Las diez tasas de muerte por Covid-19 más altas por 1 millón de habitantes se observan en los países más desarrollados y, a excepción de Estados Unidos, se encuentran todas en Europa (Imagen 2).

Imagen 2. Muertes por Covid-19 por 1 millón de habitantes en los diez países principales. Bélgica- República Checa- Eslovenia- Reino Unido- Italia- Portugal- Montenegro- Estados Unidos- Hungría- Bosnia. Fuente: Worldometer, 1 de marzo de 2021
Imagen 2. Muertes por Covid-19 por 1 millón de habitantes en los diez países principales. Bélgica- República Checa- Eslovenia- Reino Unido- Italia- Portugal- Montenegro- Estados Unidos- Hungría- Bosnia. Fuente: Worldometer, 1 de marzo de 2021

La diversidad de las tasas de mortalidad por covid-19 entre países es particularmente notable. China e India, que juntas representan 36 por ciento de la población mundial, tienen tasas de mortalidad por covid que son pequeñas fracciones de las tasas observadas en los diez países principales. Además, la tasa de mortalidad por covid en Estados Unidos, de casi 1600 por 1 millón, supera con creces las tasas de Australia (35), Canadá (579), Alemania (842), Israel (625) y Japón (62).

Para la mayoría de los países con datos disponibles, los hombres tienen tasas de letalidad por covid más altas que las mujeres. Sin embargo, en varios países, como India, Nepal y Vietnam, las tasas de letalidad de las mujeres son más altas que las de los hombres. Además de los factores biológicos, los factores sociales también pueden tener un papel importante en las diferencias de sexo en las tasas de muerte por covid.

El riesgo de enfermedad grave y muerte por covid aumenta con la edad, y los ancianos tienen el mayor riesgo. En Estados Unidos, por ejemplo, aproximadamente el 80 por ciento de las muertes fueron de personas de 65 años o más. Y entre ese grupo de mayor edad, el covid fue responsable de 14 por ciento de todas las muertes reportadas por todas las causas desde el 1 de enero de 2020 hasta el 13 de febrero de 2021. Los datos de Estados Unidos también indican que entre las personas de 75 años o más, uno de cada veinte infectados con covid muere.

Los datos provisionales de varios países muy afectados revelan que la pandemia ha provocado una disminución significativa de la esperanza de vida al nacer.

Los datos de cinco provincias de Italia encontraron disminuciones de varios años en la esperanza de vida al nacer, y los hombres tuvieron mayores disminuciones que las mujeres. Esos hallazgos representan la mayor disminución en la esperanza de vida en Italia después de la pandemia de influenza de 1918 y la Segunda Guerra Mundial.

En Estados Unidos, durante la primera mitad de 2020, la esperanza de vida al nacer se redujo en 1,2 años para los hombres y 0,9 años para las mujeres. También se observaron diferencias significativas en la disminución de la esperanza de vida entre los principales grupos socioeconómicos de Estados Unidos (Imagen 3). La mayor disminución en la esperanza de vida al nacer fue de 3 años para los hombres negros no hispanos y la menor disminución fue de 0,7 años para las mujeres blancas no hispanas.

Imagen 3. Cambio en la esperanza de vida al nacer en años para Estados Unidos, por grupos principales. Hombres negros no hispanos- hombres hispanos- mujeres negras no hispanas- mujeres hispanas- hombres blancos no hispanos- mujeres blancas no hispanas Fuente: Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, febrero de 2021
Imagen 3. Cambio en la esperanza de vida al nacer en años para Estados Unidos, por grupos principales. Hombres negros no hispanos- hombres hispanos- mujeres negras no hispanas- mujeres hispanas- hombres blancos no hispanos- mujeres blancas no hispanas Fuente: Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, febrero de 2021

La pandemia de coronavirus también ha influido en la fertilidad en muchos países, pero de formas muy diferentes. Algunos países en desarrollo, como India, Indonesia, Filipinas y Uganda, están informando el comienzo de un baby boom, que se cree que se debe en gran parte a que las mujeres no pueden acceder a los anticonceptivos modernos.

Por el contrario, muchos otros países, incluidos China, Italia, Alemania, Francia, España, Reino Unido y Estados Unidos, se enfrentan a disminuciones en los nacimientos que apuntan a una súbita caída en la tasa de nacimientos. En China, por ejemplo, se estima que nacieron menos bebés en 2020 que en cualquier año desde 1961, cuando China experimentó una inanición masiva.

Debido a las interrupciones, los bloqueos y las incertidumbres causadas por la pandemia, las parejas están decidiendo cada vez más posponer la maternidad. Y el retraso en la maternidad generalmente conduce a una menor fertilidad. En Estados Unidos, por ejemplo, se esperan alrededor de 300 000 nacimientos menos en 2021.

Los niveles de actividad sexual también han disminuido. Las mayores disminuciones en la actividad sexual se registran entre las personas con niños pequeños y los niños en edad escolar que no asisten a la escuela, pero están en casa.

En sus intentos por detener la propagación del coronavirus, los gobiernos de todo el mundo cerraron sus fronteras, emitieron prohibiciones de viaje y limitaron de forma estricta la migración. Esos pasos han sido en gran medida ineficaces para detener la propagación del coronavirus en países y regiones.

Sin embargo, como resultado de esas prohibiciones, restricciones y cierres de viaje, la migración a través de las fronteras internacionales prácticamente se paralizó. En cuestión de varios meses, el mundo experimentó el mayor y más rápido declive de la movilidad humana global en los tiempos modernos.

Muchos trabajadores migrantes no pudieron viajar en busca de trabajo y muchos regresaron a sus países de origen. Sin embargo, debido al cierre de fronteras y las restricciones de viaje, algunos trabajadores migrantes quedaron varados en el extranjero y no pudieron regresar a sus países de origen.

Además de los migrantes, los viajeros de negocios y los turistas, el cierre de fronteras limitó significativamente la entrada y el procesamiento de refugiados y solicitantes de asilo.

Sin embargo, a pesar de las restricciones fronterizas, muchos hombres, mujeres y niños han seguido cruzando las fronteras internacionales de forma ilegal sin haber sido sometidos a pruebas de detección de covid, lo que aumenta los riesgos de transmisión del coronavirus en los países de tránsito y destino.

A mediados de 2020, la Red de las Naciones Unidas sobre Migración y varios grupos de derechos humanos pidieron a los gobiernos que suspendieran las deportaciones y los traslados involuntarios. Las deportaciones crearon riesgos para la salud no solo para los migrantes, sino también para los funcionarios gubernamentales, los trabajadores de la salud y el público en los países de origen y de acogida.

Por ejemplo, a fines de abril, el gobierno de Guatemala informó que casi una quinta parte de sus casos de coronavirus estaban relacionados con deportados de Estados Unidos.

La pandemia también ha afectado la migración interna. En muchos países, tanto más desarrollados como menos desarrollados, el coronavirus ha provocado una migración inversa de las ciudades a lugares y zonas rurales menos poblados.

Con efectos más altos del coronavirus estrechamente relacionados con la vida urbana de alta densidad, combinados con cierres urbanos prolongados y restricciones relacionadas, la gente está reconsiderando sus decisiones con respecto al lugar de residencia. En varios países en desarrollo, incluidos India, Kenia, Perú y Sudáfrica, muchos habitantes urbanos están regresando a sus aldeas rurales.

Un año después de la declaración oficial de la pandemia, el enorme impacto demográfico del coronavirus se hace cada vez más evidente a medida que se recopilan y analizan más datos. Si bien el aumento de la mortalidad es quizás la consecuencia demográfica más sorprendente, el coronavirus también ha afectado significativamente la fertilidad y la migración.

Con la disponibilidad de vacunas, mejores prácticas de salud pública, cambios en el comportamiento social y las perspectivas de lograr la inmunidad colectiva, los efectos demográficos del coronavirus parecen estar disminuyendo lentamente. El número diario de casos reportados de coronavirus y muertes por Covid-19 está disminuyendo, los niveles de migración y viajes están mejorando gradualmente y las personas tienen más esperanzas sobre el futuro cercano.

Sin embargo, quedan por delante serias preocupaciones sobre la pandemia. Una preocupación es la aparición de variantes más contagiosas y posiblemente más letales del coronavirus. Las variantes del coronavirus SARS-CoV-2 detectadas por primera vez en China ya se han informado en Brasil, Sudáfrica, Reino Unido y Estados Unidos. Si estas variantes comienzan a extenderse ampliamente, puede tener lugar otro aumento en los casos y muertes en los próximos meses.

Otra preocupación tiene que ver con los formidables desafíos para garantizar la disponibilidad global y el acceso a las vacunas Covid-19, especialmente entre las naciones de bajos ingresos. Si bien se han administrado aproximadamente 225 millones de dosis de vacunas a fines de febrero, la mayoría de ellas se han realizado en países de ingresos altos.

E irónicamente, existe la preocupación de que un gran número de personas en varios países del mundo elijan no colocarse la vacuna contra el coronavirus. Según más de una docena de encuestas por países, se estima que aproximadamente una quinta parte de las personas en todo el mundo rechazarían recibir la vacuna Covid-19. Unas elevadas proporciones que optan por no vacunarse amenazan el objetivo de lograr la inmunidad colectiva y plantea la polémica cuestión de decidir qué actividades no se les permitirá realizar a los no vacunados.

Dadas estas y otras preocupaciones relacionadas, el coronavirus puede seguir teniendo un impacto demográfico significativo en la población mundial en los próximos años. Si bien muchas cosas sobre la pandemia de coronavirus siguen sin estar claras, sin resolver y desconcertantes, una cosa parece segura para el segundo año de la pandemia: Muchas más personas tendrán citas en Samarra.

T: MLM/ED: EG

Archivado en:

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos