El virus del ébola ataca de nuevo en África

Trabajadores de la salud visitan a una mujer y su hija en el centro de tratamiento de ébola en Butembo, provincia de Kivu Norte en la República Democrática del Congo, uno de los dos países que registra el nuevo brote de la enfermedad en África. Foto: Tremeau/Unicef
Trabajadores de la salud visitan a una mujer y su hija en el centro de tratamiento de ébola en Butembo, provincia de Kivu Norte en la República Democrática del Congo, uno de los dos países que registra el nuevo brote de la enfermedad en África. Foto: Tremeau/Unicef

Dos brotes de ébola, a 4000 kilómetros de distancia uno del otro, fueron identificados en Guinea, África occidental, y en la República Democrática del Congo (RDC), confirmó este martes 16 la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En Guinea, donde inició la gran epidemia en 2014, aparecieron siete casos, tres de ellos mortales, y “unas 115 personas que tuvieron contacto con los casos han sido identificados”, informó Margaret Harris, portavoz de la OMS en esta ciudad suiza de Ginebra.

Los casos están vinculados al funeral de una enfermera a comienzos de febrero, y Harris dijo que, gracias a la experiencia adquirida en los brotes anteriores, los trabajadores de salud se han movilizado rápidamente para rastrear el virus y evitar más infecciones.

Mientras tanto, en Kivu del Norte, al este de la RDC y a más de 4000 kilómetros de Guinea, se han confirmado cuatro casos, dos de ellos fatales, y unos 300 contactos han sido rastreados en cuatro zonas distintas.

La vacunación ya comenzó para los trabajadores de salud “y los tratamientos que se demostraron efectivos en el último brote están siendo transportados a Kinshasa (la capital de la RDC), para que los pacientes confirmados puedan recibirlos rápidamente”, dijo Harris.

“No hay conexión entre los dos entre los brotes, no hemos visto ninguna evidencia de ello, pero están sucediendo al mismo tiempo”, precisó Harris.

Los nuevos brotes de ébola se presentan mientras avanza la pandemia covid-19, que ya alcanzó a 3,8 millones de personas en África, con 100 000 fallecidos. Los países más afectados son Sudáfrica, con 1,5 millones de casos y 48 00 muertes, y naciones del norte del continente, Egipto, Marruecos y Túnez.

En la RDC, habitada por más de 100 millones de personas, hay 24 000 casos registrados de covid y 695 decesos, y en Guinea, un país de 11,6 millones de habitantes, se reportan 15 000 casos y un número bajo de fallecidos, 85.

Harris destacó que los brotes de ébola “son un recordatorio revelador de que covid-19 no es la única amenaza para la salud en el continente africano. Si bien gran parte de nuestra atención se centra en la pandemia, la OMS sigue respondiendo a otras emergencias sanitarias”.

Según la OMS, una vez que se ha producido un brote de ébola, es probable que vuelva a ocurrir en la misma zona. Aún se desconoce si esto se debe a que persiste en los seres humanos o si la enfermedad simplemente se está trasladando nuevamente de las poblaciones animales a los humanos en esas áreas.

El virus puede contraerse por contacto con la sangre o los fluidos corporales de animales infectados (generalmente monos o murciélagos de la fruta), y una vez que un ser humano es alcanzado la enfermedad puede contagiarse entre personas.

Incluso los supervivientes de sexo masculino pueden transmitir la enfermedad a través del semen hasta por año y medio.

Los síntomas, fiebre, dolor de garganta, de cabeza y musculares, por lo general son seguidos de náuseas, vómitos y diarrea, junto con fallo hepático y renal, y para algunos pacientes llegan las letales complicaciones hemorrágicas.

En 2014 comenzó un enorme brote de ébola en Guinea que avanzó por África occidental y hasta 2016 produjo 28 000 casos, de los cuales 11 000 resultaron mortales.

Ese brote “se movió muy rápida y silenciosamente porque se trataba de un área sin experiencia previa respecto a la enfermedad. En el brote actual, tanto Guinea como la RDC ya saben cómo responder”, según Harris.

La OMS informó que trabaja con autoridades de Costa de Marfil, Liberia, Malí, Senegal y Sierra Leona, países vecinos de Guinea, para ampliar la vigilancia comunitaria de los casos en sus distritos fronterizos, así como para fortalecer su capacidad para detectar casos y realizar vigilancia en salud.

A-E/HM

Archivado en:

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe