Las truchas pakistaníes superan al Talibán

Los ríos en la norteña provincia pakistaní de Khyber Pakhtunkhwa (KP) estaban siempre llenos de truchas. Extendiéndose por cientos de kilómetros, estos cursos de agua daban refugio a este pez introducido por los británicos a comienzos del siglo XX.

La trucha con el tiempo se convirtió en el alimento básico de los 20 millones de habitantes de la provincia. Con los años, surgieron cientos de criaderos de trucha marrón (Salmo trutta) y trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss).

Khan Daraz, propietario de un criadero en el valle de Swat, en el norte de KP, llegó a ganar cerca de 3.000 dólares al mes vendiendo truchas en el mercado local. Su familia podía tener pescado fresco para la cena todas las noches y nadie pasaba hambre.

Pero el sector se vio gradualmente afectado por una década de militancia islamista en la zona, que recrudeció luego de que Estados Unidos desalojó de Afganistán al movimiento radical Talibán en 2001 y muchos extremistas se escondieron en las fronterizas montañas de Pakistán.

La constante violencia entre 2007 y 2009 mantuvo alejados a los turistas, privando así a los productores de clientes vitales.
[related_articles]
Además, muchos habitantes de Swat fueron desplazados por las operaciones militares del gobierno pakistaní y se vieron obligados a huir a las vecinas regiones de Peshawar y Mardan, abandonando sus granjas y sus criaderos.

Como si fuera poco, grandes inundaciones azotaron KP en 2011, destruyendo unos 56.000 hogares, matando 344 personas, hiriendo a otras 1.200 y acabando con lo que quedaba de los criaderos de trucha.

Solo ahora, gracias a un subsidio de 5,25 millones de dólares de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), diseñado para revivir la industria local, personas como Daraz han podido recuperarse.

"Nunca pensé que podría restaurar mi negocio", dijo Daraz a IPS. "Finalmente estoy de nuevo en el camino del éxito".

Sustento histórico destruido

No fue sino hasta los años 70 y 80 que el gobierno demostró interés en desarrollar el sector de la trucha, explicó Pervez Khan, del Departamento de Pesca de KP, en diálogo con IPS.

La trucha arcoíris, considerada la más resistente de las dos especies que recorrían los ríos del norte pakistaní, rápidamente se hizo más popular, pero, debido a su propensión a desplazar a peces autóctonos y afectar los ecosistemas locales, fue esterilizada en los criaderos para frenar su propagación.

La pesca proveyó nutrientes adicionales a la dieta local y también permitió a las comunidades mejorar sus ingresos, "vendiendo el excedente a pescaderías", indicó

Debido al vital rol de la pesca en la seguridad alimentaria y en los ingresos de la población en las zonas montañosas como Swat, el gobierno rápidamente integró al sector en sus programas de desarrollo rural.

Dos tipos de criaderos proliferaron en la región: unos con sistemas de cultivo pleno, en los que la trucha es criada desde una etapa temprana hasta la adultez, con el uso de incubadoras y alevines, y otros con sistemas parciales, con el objetivo de criar peces solo hasta que tengan el tamaño necesario para el mercado.

Según un informe del Departamento de Pesca de KP, 38 firmas privadas dedicadas a cultivar trucha arcoíris en la provincia producían 162 toneladas al año.

Antes de 2007, los ingresos por la venta de trucha en Swat se estimaban en 2,1 millones de dólares anuales.

Un censo empresarial realizado en Swat a inicios de 2010 concluyó que, para 2006, justo antes de que se agravara la insurgencia islamista, la producción anual de trucha arcoíris había caído de 162 toneladas al año a unas 40. Para fines de 2007, la actividad prácticamente se había estancado.

A comienzos de 2010, los productores de trucha informaron daños por cerca de un millón de dólares en sus criaderos e incubadoras como consecuencia directa de la actividad islamista en la zona.

Shah Rasool, exempleado en un criadero local, dijo a IPS que el colapso de la industria les privó de sustento a unas 20.000 personas.

Por su parte, Muhammad Jawad, maestro de escuela en Swat, dijo a IPS que su familia solía comprar trucha dos veces por semana, pues era más barata que cualquier otro tipo de carne.

"Como la militancia (islamista) destruyó todo aquí, no pudimos comprar ningún tipo de carne más. La importada era muy cara", señaló.

Lenta y firme recuperación

Los esfuerzos de recuperación comenzaron en 2010, como parte del Proyecto FIRMS de USAID, iniciativa diseñada para fortalecer las industrias y el sector privado particularmente en las zonas más inestables de Pakistán.

El plan tiene el objetivo de "brindar apoyo técnico para (la recuperación de los) negocios afectados severamente por la militancia (islamista) y las inundaciones de 2010", dijo Khan.

"Esto será realizado en línea con los esfuerzos del gobierno y de la Política Nacional sobre Pesca y Acuicultura 2006 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a través de una serie de amplias consultas con todos los actores", añadió.

Las cosas ya comienzan a regresar a la normalidad. Los mercados vuelven a llenarse de puestos de venta de pescado, y los clientes pueden adquirir trucha a precios accesibles.

El presidente de la Asociación de Criaderos de Peces de Swat, Khursheed Alam, dijo a IPS que el sector se ha visto beneficiado por el apoyo externo, que ha llegado en forma de fondos, capacitación y respaldo técnico.

En junio de 2012 fueron distribuidos en toda la región materiales de construcción, alimentos para peces, huevas y equipos por un total de 960.000 dólares.

Aqeel Zaman, criador que pasó más de 10 años vendiendo pescado puerta a puerta en Swat, está contento por los cambios.

"Durante dos años, nuestras actividades estuvieron detenidas por la militancia" islamista, dijo a IPS. "Ahora hemos recuperado nuestros empleos y los ingresos son incluso mejores que antes", pues los criadores y los comerciantes han sido capacitados sobre cómo aprovechar al máximo la producción.

"Ganamos más de 3.000 (dólares) al mes, lo cual es suficiente. Pero el negocio está ganando impulso, y esperamos que nuestras ganancias puedan llegar a los 5.000 al mes para fines de 2013", dijo.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos