AGRICULTURA: Todos ganan en Ghana

En la aldea de Dundo, en el norte de Ghana, 10 mujeres desmalezan un campo de arroz en una pequeña porción de tierra que les fue cedida por su propietario para trabajarla.

Lukmanu Whumbi, uno de los beneficiados por la iniciativa. Crédito: Isaiah Esipisu/IPS
Lukmanu Whumbi, uno de los beneficiados por la iniciativa. Crédito: Isaiah Esipisu/IPS
Fusiena Idrisso, madre de siete hijos, trabaja duro administrando esos cultivos, porque le esperan buenas ganancias con la cosecha. La última temporada obtuvo 200 dólares.

"Nunca había ganado ese monto de dinero en toda mi vida", dijo Idrisso.

Desde que se casó hace 14 años, Idrisso ha sido en su mayor parte trabajadora doméstica, y en ocasiones se desempeñó como labradora zafral en las tierras de otras personas, ganando un promedio de poco más de un dólar al día.

Pero gracias a un innovador sistema agrícola introducido por el gobierno, personas como Idrisso ahora reciben porciones de tierra sin cultivar, insumos y apoyo técnico para mejorar su sustento.
[related_articles]
Conocida como la "Iniciativa Granero", el gobierno, con apoyo de la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA, por sus siglas en inglés) (http://www.agra-alliance.org/), administra temporalmente tierras sin cultivar de privados y las hace disponibles especialmente para jóvenes y mujeres agricultoras.

Hasta ahora, el plan es un éxito. La primera cosecha fue realizada en agosto, y casi duplicó los cultivos de maíz y de arroz del norte del país.

"El gobierno está en proceso de cuantificar lo recaudado y compararlo con cosechas anteriores en todo el país, para así saber el porcentaje de mejora", dijo a IPS el director de Agricultura de la Región Norte de Ghana, Joseph Faalong.

"Según lo que hemos observado, puedo decir confiadamente que las cosechas de maíz y arroz en la Región Norte se duplicaron gracias a la iniciativa", indicó.

La región sigue siendo un área de gran potencial para la producción de alimentos pese a las condiciones climáticas extremas, con sequías e inundaciones, señaló el jefe del Programa de Arroz del Instituto de Investigación Agrícola Savannah, Wilson Dogbe.

"Las comunidades en el valle Libi, cerca del lago Volta, en la Región Norte (donde funciona el instituto), habitualmente aprovechan las inundaciones para hacer arrozales, uno de los principales alimentos básicos en Ghana", dijo a IPS.

La iniciativa es un sistema simple que procura impedir que se desaproveche la tierra. Las personas que poseen predios sin utilizar son persuadidas por las autoridades locales de cederlas voluntariamente para que las exploten miembros de las comunidades locales.

El propietario recibe una parte de las cosechas, aunque él mismo puede participar activamente de los cultivos si lo desea.

Una vez que se escoge una tierra, se la registra en el Ministerio de Alimentación y Agricultura, y el gobierno provee tractores para que las comunidades preparen el terreno. Estas también reciben semillas certificadas y mejoradas, fertilizantes y otros insumos, así como apoyo técnico a través de las oficinas de extensión de la cartera.

Pero estos servicios no son gratuitos. Después de las cosechas, los agricultores deben pagarle al gobierno en especies.

El programa busca mejorar el sustento de 250.000 agricultores de pequeña escala, proveyéndoles las condiciones necesarias para desarrollarse.

"Solo en la Región Norte tenemos unas 60 granjas de diferentes tamaños, desde dos a 32 hectáreas… En total, la Región Norte tiene 15.722 agricultores que trabajan diferentes cultivos prioritarios, como arroz, sorgo, maíz y soja", informó Faalong.

"Con fondos de la Agencia Danesa para el Desarrollo Internacional, a través de AGRA, el gobierno se embarcó en programas de capacitación para agricultores. Nos concentramos especialmente en técnicas de agricultura mejorada y en el uso de los insumos apropiados en correctas cantidades y en el momento justo", afirmó.

Según Idrisso, el grupo cosechó 120 bolsas de 80 kilogramos de arroz la última temporada.

Cada uno de los 10 campesinos que trabajan en la misma tierra recibe 10 bolsas, "y las otras 20 son dadas al Ministerio como pago en especies por los servicios y los insumos agrícolas", dijo Idrisso a IPS a través de un traductor.

Los 10 miembros del grupo de Idrisso son mujeres sin educación formal.

"Les hacemos un seguimiento para asegurarnos que están haciendo lo correcto en el momento justo", señaló Dogbe.

Hasta ahora, han sido creados sitios de experimentación en 16 distritos de la Región del Norte.

"Usamos estos lugares para la capacitación de los agricultores, la mayoría de los cuales tienen una educación limitada o son analfabetos", explicó Faalong.

"Yo siempre cultivé arroz, pero hay varias cosas que estoy aprendiendo ahora y que nunca supe", dijo a IPS el granjero Lukmanu Whumbi, residente del distrito de Isgunja, en la Región Norte.

Whumbi destacó que ahora entiende por qué siempre tuvo bajas cosechas en su tierra de ocho hectáreas.

"Comprendí la importancia de usar fertilizantes en cantidades correctas, por qué los intervalos son importantes, así como el usar semillas mejoradas", contó.

Mientras, el Ministerio de Alimentación y Agricultura se asoció con compañías privadas que comprarán los granos a un precio previamente negociado.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos