Los pobres también necesitan pólizas

Cualquier familia pobre sabe del poder devastador de los imprevistos. Los microseguros, un instrumento todavía joven de las microfinanzas, tienen potencial para reducir esa vulnerabilidad y combatir la pobreza, afirman especialistas.

La industria aseguradora es muy clásica y poco susceptible a la innovación, afirma la mexicana Isabel Cruz Crédito: Inés Benítez/IPS
La industria aseguradora es muy clásica y poco susceptible a la innovación, afirma la mexicana Isabel Cruz Crédito: Inés Benítez/IPS
La muerte de un familiar, un problema de salud o un accidente suponen un gasto repentino difícil de asumir para los más pobres, que no suelen tener ahorro disponible y se ven abocados a vender sus pertenencias, su vivienda o las mercaderías de las que viven para hacer frente a las obligaciones.

"Los microseguros son una línea potentísima para generar impactos sociales muy sustanciosos", dijo a IPS la directora de investigación e innovación de la fundación española Codespa, María Jesús Pérez, en el marco de la Cumbre Mundial de Microcréditos que comenzó este lunes 14 en la ciudad de Valladolid, noroeste de España.

Este tipo de seguros es similar al tradicional que se contrata en el mercado, pero adaptado a las posibilidades de pago de personas de bajos recursos, explicó Pérez.

El microseguro 3×1 desarrollado en República Dominicana por Codespa junto a su socio local, el banco Adopen, incluye tres pólizas: seguro de vida, incapacidad y gastos por fallecimiento, y ha tenido "mucho éxito", dijo. Ahora se están ofreciendo otros de salud y agropecuaria.
[related_articles]
Este microseguro, del que se benefician más de 2.000 personas en ese país caribeño, proporciona una cobertura de casi 1.000 euros (unos 1.375 dólares) y se puede adquirir mediante un único pago anual.

"Un dominicano paga cuatro euros anuales (5,5 dólares), que es lo que cuestan dos refrescos, para un seguro de vida de 1.000 euros", remarcó Pérez.

La cumbre del microcrédito, a la que asisten más de 2.000 delegados de casi un centenar de países, se celebra hasta este jueves 17.

Paloma Pérez, una voluntaria española que lleva dos meses en República Dominicana, dijo que el 3×1 es un producto muy demandado, muy barato y que cubre necesidades vitales, aunque señaló que hay "competencia de los seguros informales".

Un microseguro debe tener un costo muy bajo, una emisión ágil, cobertura suficiente y una tramitación simple y sin barreras administrativas que dificulten el acceso.

"Uno de los atributos que va a valorar la familia pobre es la agilidad en la entrega del dinero", indicó Pérez, quien consideró importante generar confianza hacia el servicio.

En su opinión, los retos son convencer a las compañías aseguradoras de que es factible desarrollar este instrumento de forma rentable y con objetivos sociales, y animar a la población a contratarlos.

A diferencia de las microfinanzas, más extendidas, los microseguros tienen aún poco camino recorrido.

Según el último Informe del Estado de la Campaña de la Cumbre de Microcrédito, publicado el 10 de noviembre, la concesión de microcréditos benefició el año pasado a 687 millones de miembros de familias receptoras, un número mayor que la suma de la población de la Unión Europea y Rusia.

Además, la cantidad total de familias muy pobres que obtuvieron este tipo de préstamos se multiplicó por 18 en los últimos 13 años, afirma el estudio.

En cambio, se estima que un total de 150 millones personas tienen acceso a un microseguro en el mundo, dijo a IPS la presidenta del Foro Latinoamericano y del Caribe de Finanzas Rurales, la mexicana Isabel Cruz.

Este instrumento está menos extendido en parte porque la industria aseguradora es "muy clásica" y poco susceptible a la innovación, y por falta de entendimiento de los posibles beneficiarios, sostuvo Cruz.

"La gente pobre no entiende qué es un microseguro, y necesita que se le introduzca el concepto por otros mecanismos graduales, con la ayuda de la educación financiera", manifestó Cruz. Esto exige a las aseguradoras cambiar sus reglas de funcionamiento, y estas "no están tan dispuestas a cambiar", argumentó.

Otra razón del menor desarrollo de los microseguros es la falta de canales para hacerlos llegar a la población, porque hasta ahora ha sido a través de las microfinanzas, pero, a su juicio, no siempre estas "entienden a los pobres" y, además, "vinculan el seguro a la protección del préstamo, en lugar de fortalecer a las personas frente a riesgos".

Para la experta mexicana, "los microseguros no son seguros chiquitos" y se requiere una "nueva arquitectura institucional de aseguradoras" y conceptos como redes de microseguros.

Además, "los reguladores no siempre entienden el microseguro, porque el monto del negocio es menor en relación a los seguros tradicionales".

En su opinión, se necesitan arquitecturas profesionales específicas para hacer más atractivos estos instrumentos microfinancieros. "Hay que dar valor al seguro, no venderlo como un producto financiero solamente, sino darle valor para el cliente. Y también se requieren reformas legales".

En Brasil, por ejemplo, se han creado los conceptos de microaseguradora, "broker" (agente o corredor) social y corresponsales de microseguros, lo que "es algo muy innovador".

La mayoría de los microseguros que se ofrecen en el mundo son de vida, y aún tienen poco desarrollo los que cubren catástrofes y los agrícolas, si bien, según Cruz, "son mucho más importantes".

Estela Cañas, directora del Centro de Gestión de la Micro y Pequeña Empresa de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, en El Salvador, dijo a IPS que es "vital que crezca el microseguro".

La incidencia de la violencia ciudadana en El Salvador hace que los microseguros de vida sean cruciales, y es preciso implementar también el de desastres naturales, sostuvo.

En Honduras, la Cooperativa Mixta Mujeres Unidas Limitada "Comixmul" de ahorro y préstamo tiene 21.500 prestatarias a las que atiende en 13 oficinas en todo el país, explicó a IPS su directora, Magda López.

Además de la oferta de microseguros específicos, las mujeres pagan una pequeña cuota por cada crédito, y se crea un fondo solidario para decesos y un plan médico para las socias, añadió.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos