AMBIENTE-ESPAÑA: Un paso atrás

El gobierno socialista de España retrocede en política ambiental pese a los compromisos en contrario asumidos en su programa electoral, según la catedrática María Novo, quien puso como ejemplo las medidas que favorecen a las grandes empresas y a las multinacionales.

Una muestra de ese cambio de actitud del gobierno, según el director del capítulo español de Greenpeace, Juan López de Uralde, es el pedido de baja a esa organización no gubernamental ambientalista presentado por el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, molesto por las críticas que ésta lanzó contra la política energética que lleva adelante.

López de Uralde señaló a IPS que en su organización no influye que un alto cargo gubernamental deje de ser socio, ya que tienen 105.000 afiliados de todo ámbito ideológico, empresarial, político y laboral.

Añadió, como prueba del desinterés de Sebastián, que Greenpeace se reunió con todos los ministros de Industria anteriores, mientras que él "nunca" los ha recibido, a pesar de haber estado 18 años como miembro de la organización.

En el plano de la energía renovable, la estrategia gubernamental beneficia a las grandes firmas transnacionales en vez de mantener el apoyo a los pequeños y medianos huertos solares, señalan las organizaciones no gubernamentales.

Sobre la energía solar fotovoltaica, la profesora Novo criticó la política gubernamental por "implantar medidas, en el decreto 1578/2008, que favorecen claramente a las grandes empresas y a las multinacionales, en detrimento de los pequeños productores".

Esta doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación, que también es profesora en la Universidad Nacional de Educación a Distancia, concluyó sus declaraciones a IPS con una sonrisa diciendo: "estoy a favor de que se utilice el mayor reactor nuclear de que dispone la humanidad, que es el sol".

Novo es responsable de la Cátedra Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible.

Además es consultora de la Unesco, integrante de la dirección de Científicos por el Medio Ambiente, directora del postgrado Internacional de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible y de la Red Internacional de Titulados Superiores en Educación Ambiental de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, asesora de la Carta de la Tierra Internacional e integrante de varias asociaciones sobre el tema ambiental.

Desde el Ministerio rechazan las críticas realizadas por los ecologistas y señalan que el 13 de este mes el Consejo de Ministros aprobó un proyecto para poner en marcha en los próximos tres años, de manera escalonada, instalaciones eólicas y termosolares con una potencia de 6.000 y 2.440 megavatios respectivamente.

En caso de cumplirse ese plan, la media de instalación anual de energías renovables se elevaría por encima de las realizadas en la legislatura de 2000-2003 y la actual, iniciada en 2004.

"España, que ya ocupa uno de los primeros lugares mundiales en energía eólica, se situará como el líder indiscutible en energía termosolar", señaló a IPS el ministro Sebastián.

López de Uralde, a su vez, afirmó en un comunicado dado a conocer el lunes que Greenpeace ha sido tan antinuclear desde antes que Sebastián se hiciera socio de esa organización como lo sigue siendo ahora.

El activista recordó que Greenpeace nació en 1971 para protestar contra los ensayos nucleares y que, cuando en los años 80 fue creado el capítulo español, su primera acción estuvo dirigida a oponerse a los vertidos de residuos radiactivos en la fosa atlántica.

Y, además, criticó muy duramente que el ministro afirmase que "la energía nuclear es imprescindible" y que su cartera presentase recientemente un proyecto de decreto-ley para subvencionar el uso de carbón nacional.

"Es de sobra sabido que el carbón es el combustible fósil que más dióxido de carbono (uno de los principales gases invernadero) emite por cada kilovatio que produce".

Por ello, agregó, "no parece lo más adecuado promover la quema de carbón, pero todavía menos cuando se lo hace en plena negociación internacional para llegar a un acuerdo global que frene el cambio climático".

López de Uralde precisó que Sebastián llamó al centro de atención telefónica al socio de Greenpeace para darse de baja "por discrepancias con las críticas" recibidas de esa organización hacia su política.

"Lo que nos preocupa, más que el hecho de que se dé de baja o no, es la política energética que desarrolla", concluyó López de Uralde.

Uno de los problemas mayores, según Greenpeace, es la contaminación por el uso del carbón. Por ello, activistas de esa organización abordaron a comienzos de este mes el buque Federico II, cargado con ese mineral, cuando surcaba las aguas cercanas a la bahía de Algeciras, en Cádiz, sobre la costa norte del mar Mediterráneo.

Después de señalar que ese combustible iba destinado a una empresa de la compañía transnacional italiana Enel, Greenpeace señaló en un comunicado que "el principal causante del cambio climático es la quema de carbón". Y por ello reclamó al gobierno español que deje de apoyar el uso de ese producto.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos