AMBIENTE-INDIA: Inundaciones en retrospectiva

“Pasamos casi un día entero desesperados, mojados y hambrientos. La casa y las herramientas de la granja, todo flotaba, y nosotros mirábamos sin poder hacer nada”, describió el indio Raja Angamutthu.

Parte de una familia de tres generaciones de agricultores del distrito de Cudappah, en el sudoriental estado indio de Andhra Pradesh, Angamutthu es uno en decenas de miles que padecieron las devastadoras inundaciones causadas por una profunda depresión atmosférica en la bahía de Bengala.

Las lluvias hicieron estragos en Andhra Pradesh y en el sudoccidental estado de Karnataka a comienzos de este mes.

Las pérdidas reportadas por ambos estados en vidas humanas, comercio y agricultura se estiman en 320.000 millones de rupias (6.937 millones de dólares).

Vastos sectores de tierras agrícolas quedaron anegados, se dañó infraestructura vital, como obras de irrigación, carreteras y conexiones eléctricas y de comunicaciones.
[related_articles]
Algunas estimaciones señalan que 150.000 hectáreas de tierras agrícolas en el norte de Karnataka quedaron totalmente sumergidas, mientras que alrededor de 112.000 hectáreas resultaron impactadas en los distritos de Kurnool, Guntur, Cuddapah y Mehboobnagar, en Andhra Pradesh.

Cultivos de ají, algodón, arroz, maíz, maní y legumbres —sustento de millones de agricultores— están devastados. Millones quedaron sin hogar, lo que llevó a los gobiernos estaduales a declarar la "calamidad nacional".

Ésta no es la primera vez que India experimenta un desastre de esta magnitud. En la última década, un ciclón azotó el oriental estado de Orissa en 1999, un terremoto sacudió el occidental estado de Gujarat en 2001 y un tsunami impactó en el sur del país en 2004, matando y desplazando a millones.

Los meteorólogos señalan que los desastres naturales están aumentando su frecuencia debido ala cambiante dinámica de los patrones climáticos, mayor densidad de población, urbanización no planificada, deforestación y desertificación.

En una entrevista con IPS, el investigador agrícola Prabhu Swaminathan dijo que la rápida deforestación es una de las principales razones de las inundaciones en India.

"Las inundaciones ocurren cuando un río sobrepasa su capacidad máxima de transportar agua", explicó.

"Cuando no hay bosques, el agua llega más rápidamente a los ríos, aumentando la posibilidad de inundaciones. La tala indiscriminada aumenta la sedimentación y erosión del suelo y reduce su capacidad de soportar las presiones de una población cada vez mayor", dijo.

Swaminathan agregó que cuando ya no hay raíces de árboles que sostengan el suelo, éste es arrastrado por la lluvia hacia los ríos, engrosando los sedimentos en los canales fluviales. A consecuencia, se reduce drásticamente la capacidad de los ríos de transportar agua, volviéndolos más propensos a desbordes.

"Ésta es una de las principales razones por las que en cada temporada monzónica aumenta el riesgo de inundaciones en Asia meridional", dijo.

Según el Ministerio de Recursos Hídricos, alrededor de 60 por ciento de la masa continental india es propensa a terremotos de variadas intensidades, mientras que alrededor de 40 millones de hectáreas son susceptibles de inundaciones.

India ha logrado encomiables avances científicos en materia de pronóstico y manejo de desastres. No obstante, sus beneficios raramente se traducen en prevención de pérdida de vidas humanas y de propiedades.

Según los expertos, el gobierno indio carece de un enfoque integral y multidisciplinario, que tenga en cuenta procesos científicos, de ingeniería y sociales. También falta incorporar el concepto de reducción de riesgos en las estrategias para el desarrollo, dijeron.

No es que en India no haya una estructura organizativa necesaria para hacer frente a las catástrofes. Existe el Marco Nacional de Desastres, y también hay un Comité Nacional de Manejo de Crisis y un Grupo de Manejo de Crisis. En el plano estadual, hay grupos dedicados a esta tarea, y también un Fondo de Alivio de Calamidades.

Según un alto funcionario de la Comisión Central del Agua que pidió no ser nombrado por no estar autorizado a hablar con la prensa, el Ministerio de Recursos Hídricos emite pronósticos y advertencias de inundaciones. "Pero, pese a esto, los pobres todavía quedan atrapados en esos desastres, a causa de sistemas inadecuados en el ámbito local", señaló..

En India, como en el resto de Asia meridional, las inundaciones continúan siendo una amenaza.

Un buen ejemplo es el río Meethi, cerca de Mumbai, cuyos depósitos de lodo y los desbordes que causan hacen que en cada monzón la ciudad se paralice.

Prácticas como eliminar regularmente el cieno, la arena y las hierbas de los drenajes antes de los monzones son muy útiles para prevenir desastres.

Otras medidas necesarias son los muros de contención en los trechos más vulnerables de los ríos. Además, se debería desalentar la construcción de asentamientos humanos en zonas de captación de agua, y estimular la plantación de árboles.

También se requieren programas para crear conciencia y participación de la comunidad. Debe haber ejercicios regulares para enseñar al público cómo evacuar edificios, ciudades y aldeas en poco tiempo. Y las instituciones locales deben entrenarse en un mejor manejo hídrico, dijo Swaminathan.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe