MÉXICO: Golpes contra la tribu melancólica

“Somos una organizacion kompleja y capaz de eliminar a EMOS en este mundo, si kieren kontaktarnos nuestro korreo es (…).” Mensajes electrónicos como éste animan una ola de intolerancia contra una de las jóvenes tribus urbanas de México. Varios “emos” fueron golpeados y repudiados este mes en público y a través de mensajes en Internet. Sus detractores son jóvenes sin filiación clara o que pertenecen a otras tribus, como metaleros, punks, darks, punketos y sakatos, entre otros.

Los emos (término que parece tener origen en el adjetivo "emocional") son, en su mayoría, adolescentes que visten ropa negra y rosa y zapatos tenis, cubren la mitad de su rostro con un fleco de cabello y pintan sus ojos y uñas de colores oscuros

Además, escuchan un estilo de música melancólica derivada del pop-punk y el rock gótico, denominado también emo o emo-core, y profesan una filosofía que privilegia la tristeza y los pensamientos suicidas.

"Hola culeros, los saluda el Anticristo… ¿quiénes son los emos, estos anormales asexuados, a los que no les bajaron los huevos, estos putos que lloran como nenas…?", se escucha en un vídeo difundido en el sitio de Internet YouTube que expone imágenes de emos mexicanos.

Aunque las tribus urbanas usualmente no comparten intereses e incluso llegan a aborrecer de la moda o la música que gustan a los otros, no se habían dado en el pasado mayores muestras de agresividad o intolerancia entre ellas.

Pero eso cambió a partir del 7 de marzo, cuando varios emos fueron echados a golpes e insultos de una plaza pública a la que solían acudir en la central ciudad de Querétaro. El argumento de los jóvenes agresores fue que afeaban el paisaje.

A partir de ese hecho, protagonizado por quienes se proclaman "anti-emos", circularon invitaciones anónimas en Internet a concurrir a los lugares donde se reúnen para atacarlos.

En la capital y en otras ciudades, la policía realiza desde entonces operativos para proteger a los emos, pues continúan las amenazas por correo electrónico.

Las tribus urbanas son expresiones culturales que aglutinan, en general, a jóvenes de barrios marginales que buscan protección mutua e identidad, señaló a IPS la antropóloga Paulina Leipen.

"La intolerancia manifestada en últimas fechas es una señal de degradación y marginalidad social creciente, por lo urge la atención del Estado", dijo Leipen, quien trabaja con niños urbanos en situación de calle.

La antropóloga señaló que, como otras tribus, los emos tienen su origen en cierto tipo de música y otras manifestaciones culturales, la mayoría originarias de Estados Unidos.

Uno de los grupo musicales que encanta a los emos es "My Chemical Romance" ("mi idilio químico", en inglés), cuyas canciones hablan de depresión y suicidio. Su primer disco, de 2003, se titula "I Brought You My Bullets, You Brought Me Your Love" ("te traje mis balas, me trajiste tu amor").

Su película de culto es "The Virgin Suicides" ("Las vírgenes sucidas", 1999), de la cineasta Sofía Coppola. El filme, basado sobre la novela homónima del también estadounidense Jeffrey Eugenides, relata la historia de un grupo de hermanas cuya vida se trastoca cuando la menor de ellas, de 13 años, se suicida.

"La melancolía y la búsqueda de la soledad marca a los emos, según dicen sus miembros, pero más que eso yo lo veo como una moda y en ese sentido no debe sorprender que en ese grupo también haya gente muy feliz", manifestó Leipen.

Fausto Pretelín, investigador de cuestiones sociales del Instituto Tecnológico Autónomo de México, opina que el "ornamento de la tristeza forma parte de la estética del emo", lo que se complementa con cierta moda y otros elementos que le dan "un efecto especial hollywoodense".

Nadie sabe con exactitud cuántos emos hay en México. Lo mismo sucede con los otros grupos urbanos. Sin embargo, se trata de colectivos minoritarios e incluso muchos habitantes desconocen su existencia.

En diversas ciudades del país, autoridades municipales llamaron los últimos días a tolerar a los emos, e incluso organizaron reuniones entre líderes de las diferentes tribus urbanas para apagar la ola de odio.

Pero a contracorriente de la exhortación general a la tolerancia, hay unas pocas autoridades que azuzan la persecución a los emos.

Gerardo Hernández, alcalde de la ciudad de Celeya, en el estado de Guanajuato, declaró abiertamente que los emos "dan mal ejemplo", por lo que advirtió que serán retirados de las plazas céntricas de esa urbe.

"No nos gustaría que estén en el centro. Afectan la imagen, dan mal ejemplo… Que estén en otro lado donde no causen mala imagen", dijo Hernández, quien pertenece al conservador y gobernante Partido Acción Nacional.

El estatal pero independiente Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación pidió investigar a las autoridades intolerantes y esclarecer a cabalidad el origen de las amenazas contra los emos.

El presidente del Consejo, Gilberto Rincón, consideró "fácil que un grupo minoritario, excéntrico y fácilmente identificable sea estigmatizado y luego se le discrimine".

El funcionario llamó a las autoridades y a la sociedad a ejercer la tolerancia como un valor supremo y a castigar legalmente quienes lo trastoquen.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe