GLOBALIZACION: Incoherencia entre agencias de la ONU

Una comisión independiente de expertos dictaminó que las críticas actuales a la globalización desaparecerían en una situación de pleno empleo aunque advirtió que para alcanzar ese objetivo es necesario que las instituciones internacionales actúen con coherencia.

El informe resaltó las contradicciones que surgen entre los organismos del sistema multilateral cuando se tratan aspectos relacionados con la globalización, y las diferencias de poderío entre las agencias dedicadas a cuestiones comerciales y financieras respecto de las especializadas en asuntos sociales.

El blanco de las críticas son el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio (OMC) y las agencias fundamentales de la ONU.

La gente dice que si se encuentra una solución al problema del empleo, su visión de la globalización sería diferente, confirmó el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Juan Somavia.

Las conclusiones divulgadas esta semana por la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización, creada por la OIT, establecen que la idea del ”trabajo decente” debe primar en la agenda política porque ”eso es lo que la población reclama”.

El informe de la comisión demuestra el reclamo global de que el trabajo digno se convierta en un objetivo universal. Se trata probablemente de la demanda democrática más expandida en todas las sociedades, reflexionó Somavia.

El concepto de trabajo decente acuñado por la OIT incorpora requisitos como la libre elección del empleo, la provisión de ingresos suficientes, el respeto de los derechos y de la representación sindical, además de la protección social y de condiciones laborales adecuadas.

Todo político sabe que no puede presentarse hoy a una elección sin ofrecer algo en el campo del empleo y a eso se refiere el informe ”Por una globalización justa: crear oportunidades para todos”, refirmó Somavia.

El director de la OIT aseguró que siempre abrigó la convicción de que el mundo afrontaría serios problemas si no encaraba la cuestión general de la globalización y en particular el ángulo de su dimensión social.

En las reuniones de jefes de las agencias de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), Somavia sostuvo que el foro mundial debía ocuparse del estudio de la globalización desde las distintas perspectivas de las instituciones que integran el sistema.

Pero la idea no prosperó y finalmente la OIT decidió crear, dos años atrás, una comisión de expertos coordinada por los presidentes de Finlandia, Tarja Halonen, y de Tanzania, Benjamin Mkapa.

Dicho grupo entregó un informe crítico que cuestiona el rumbo actual de la globalización y diagnostica que debe ser modificado pues sus beneficios se reparten entre muy pocos.

El dictamen acepta que no existen soluciones simples ni milagrosas, pero estima que se puede trabajar en una amplia gama de temas durante un período razonable.

En este punto la opinión de los expertos cuestiona el papel del sistema multilateral, que en algunos aspectos se ha desempeñado de manera poco satisfactoria en cuanto a eficiencia, efectividad, transparencia y responsabilidad, dijo Somavia.

El informe reprocha a las instituciones internacionales por la ausencia de equilibrio entre los temas económicos, por un lado, y los sociales y ambientales.

El director de la OIT mencionó la falta de coherencia entre esas instituciones, como demuestran las contradicciones entre políticas provenientes de un sector u otro del sistema multilateral. Esas falencias pusieron en descubierto la necesidad de una mayor capacidad de decisión democrática, dijo.

Las preocupaciones de la población se concentran en el empleo, insistió Somavia. En consecuencia, sugerimos que esas instituciones multilaterales se unan para pensar un enfoque político integrado sobre el crecimiento, las inversiones y la creación de puestos de trabajo en el mundo.

La presidenta de Finlandia estimó que luego de las conversaciones sostenidas por la comisión con el FMI y el Banco Mundial puede alentarse la esperanza de que las dos instituciones acepten reconocer mayor autonomía a los países para que tracen sus políticas de desarrollo.

La comisión criticó al sistema multilateral pero también lo alentó a trabajar con mayor coherencia, dijo Halonen.

Las organizaciones internacionales, como la OMC y la OIT, deben respetar los valores y los objetivos de las otras instituciones. Es realmente elemental que entre esas organizaciones exista coherencia y cooperación, insistió la jefa de Estado finlandesa.

Las recomendaciones de la comisión manifiestan que las organizaciones del sistema multilateral deberían tratar las políticas económicas y laborales internacionales de un modo más integrado y coherente.

Los expertos reconocen que en la práctica, la responsabilidad internacional de las políticas financieras, de desarrollo, comerciales y sociales se asignó a diferentes instituciones, pero los mecanismos adecuados de coordinación nunca se crearon.

El informe observa también que existen asimetrías de poder entre las instituciones que se ocupan del comercio y las finanzas, y aquellas encargadas de las normas y de los asuntos sociales.

Somavia insistió, durante la presentación del informe, que las organizaciones internacionales deben trabajar juntas para ocuparse de la globalización. Mientras no lo hagan, seguirán desempeñando su papel de manera deficiente, afirmó.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos