FORO SOCIAL MUNDIAL: Protesta en cadencia afrocaribeña

La joven multitud reunida en esta antigua fortaleza colonial escuchó el lunes con seria atención al profesor portugués Boaventura de Sousa Santos explicar los matices de una verdadera democracia, pero después, en la calle, se desató el trópico.

No había más remedio. En la marcha de inauguración del Foro Social Mundial Temático (FSMT), que se celebra hasta este viernes en la septentrional ciudad colombiana de Cartagena de Indias, las pancartas denunciaban un orden mundial injusto y los gritos anunciaban resistencia, pero los tambores afrocaribeños derrochaban danza y placer.

Durante este FSMT se debaten cuatro temas: democracia, derechos humanos, guerra y narcotráfico.

Cerca de 5.000 personas desfilaron por las calles de Cartagena de Indias, bañadas por la humedad. Bordearon las imponentes murallas de un imperio que se creyó invencible, se metieron por las elegantes calles restauradas, pasaron frente a sórdidos prostíbulos y hoteles baratos, talleres y descampados, hasta llegar, sudorosos, a la imponente Plaza de la Aduana.

Las comparsas, los grupos de baile compuestos por niñas, niños, adolescentes y ancianos, casi todos negros, dominaban la escena de tambores. Semidesnudos, con atuendos traídos de memorias esclavas, o encerrados en inapropiados vestidos coloniales, el ritmo era siempre el mismo, el que recuerda la libertad.

Alguien comentó que la sensualidad natural de aquellos niños y niñas provocaría horrores a los adalides de la cruzada mundial moralista.

Pero no en Cartagena de Indias, que respira sensualidad en cada esquina, música y fiesta en cada rostro.

Y sin embargo, viven en la pobreza tres cuartas partes de los habitantes de esta ciudad-monumento, protegida por la Organización de las Naciones Unidas como patrimonio cultural de la humanidad, antiguo puerto principal de España en las colonias, sueño de los piratas, abierto al mar Caribe y hoy cubierto de hoteles y exenciones impositivas.

Cartagena, soberbia, alegre y pobre, es tal vez el reflejo del movimiento que quiere lanzar el Foro Social Mundial, un mundo en que "nadie sea tan pobre como para tener que venderse a otro, y nadie tan rico como para comprar a otro", en palabras del filósofo francés Jean Jacques Rousseau, citado aquí por De Sousa Santos.

En la marcha se mostró gran parte de la diversidad de este movimiento aún con formas difusas y pocos límites: mientras un grupo de adolescentes desenterraba la consigna guerrillerista "Camilo, Guevara, el pueblo se prepara", un poco más adelante un grupo de mujeres vestidas de negro exigía el derecho a "no parir más niños y niñas para la guerra".

En la monumental plaza diseñada por los colonialistas en su estilo tradicional —cuadrangular, bordeada de portales, sin árboles— comenzó a tocar suavemente una orquesta sinfónica juvenil, mientras la multitud se desparramaba por la noche, los cafés y bares de los antiguos almacenes españoles. El Foro comenzó.

Archivado en:

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe