PERIODISMO: Observatorio evaluará ética de los medios de prensa

El Observatorio Mundial de los Medios (Global Media Watch) promoverá la creación de comités nacionales para controlar las violaciones a la ética periodística en cada país, anunció este martes la organización, al finalizar el Tercer Foro Social Mundial (FSM).

La iniciativa, lanzada el año pasado por la agencia de noticias Inter Press Service (IPS) y el periódico francés Le Monde Diplomatique, ofrece un instrumento para proteger a los periodistas y al público de las manipulaciones, explicó Roberto Savio, presidente emérito de IPS y miembro del Consejo Internacional del FSM.

El propósito del Observatorio es denunciar las violaciones a la ética, al derecho de la población a una información plural y al libre ejercicio de la profesión periodística.

De acuerdo a Savio, la actividad periodística está básicamente sujeta a dos tipos de presiones: la del mercado, que opone intereses económicos a la ética, y la de la política, cuando los dueños de medios de comunicación los colocan al servicio de la lucha por el poder.

Una manipulación evidente se registró en la ciudad italiana de Florencia en noviembre, cuando se celebró el Foro Social Europeo, señaló Savio, nombrado secretario general del Observatorio.

Un gran diario italiano llamó a boicotear el Foro mediante el cierre de tiendas, hospitales y otros servicios, advirtiendo que la ciudad sería invadida por vándalos que destruirían un reducto de la cultura europea, relató Savio.

La marcha de un millón de personas contra la guerra en Iraq, promovida por el Foro, demostró que la población local se percató de las mentiras del periódico y adhirió a la manifestación por la paz. Pero el diario sostuvo que todo ocurrió como preveía, agregó Savio, nombrado secretario general del Observatorio.

El Comité del Observatorio Mundial de los Medios, que tendrá su sede en Francia, será presidido por el director de Le Monde Diplomatique, Ignacio Ramonet, y sus vicepresidentes serán el director general de IPS, Mario Lubetkin, y el periodista Joaquim Palhares, de la agencia brasileña de noticias Carta Maior.

De acuerdo a los estatutos y la carta de principios de la institución, los comités nacionales tendrán tres integrantes: un representante de los periodistas, otro del público, y un académico que aportará métodos y criterios científicos para evaluar la conducta ética de los medios de comunicación.

Observatorios nacionales ya fueron constituidos en Argentina, Uruguay y Venezuela, mientras en Brasil se está creando otro, informó Palhares.

Durante el FSM, finalizado este martes en la meridional ciudad brasileña de Porto Alegre, también empezó a actuar un Tribunal Internacional para juzgar casos de ”extrema manipulación” de los medios, como la que está ocurriendo en Venezuela, sostuvo el cineasta italiano Gabriele Nunzio, autor de una película sobre la historia venezolana.

El tribunal, impulsado por grupos venezolanos y personalidades como el premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel, constituyó un jurado de cuatro integrantes, entre los que se cuentan el escritor pakistaní Tariq Ali y la escritora y activista canadiense Naomi Klein, autora del libro ”No Logo”.

Una docena de periodistas y activistas prestaron testimonio en una sesión con casi 300 oyentes, refiriéndose al control monopólico que la oposición al presidente Hugo Chávez ejerce en las empresas periodísticas, a la presunta complicidad de éstas con empresarios y militares que comandaron el fallido golpe de Estado de abril, y al escaso profesionalismo del periodismo venezolano.

Savio aclaró que el Observatorio tiene un carácter distinto al del tribunal, porque su finalidad no es ”condenar a los medios”, sino alertar a la ciudadanía sobre las manipulaciones.

Además, no se orienta por criterios políticos como el tribunal, sino por análisis rigurosos de las noticias, que comprenden aspectos económicos, sociales y culturales, además de la política, acotó.

La participación de investigadores académicos y la aplicación de reglas y métodos científicos procurarán prevenir que el Observatorio se convierta en instrumento de campañas políticas, explicó Savio.

El objetivo ”no es practicar censura”, sino ofrecer herramientas para que consumidores de noticias y periodistas puedan sacar sus conclusiones sobre manipulaciones voluntarias, ocultamiento de información, distorsión de hechos, invenciones o propaganda. La sanción sería ética, apuntó Savio.

En un proyecto de esta naturaleza, la credibilidad es fundamental, por eso son indispensables criterios científicos y profesionales, añadió.

Los problemas de la comunicación y la información fueron objeto de intensos debates en las cinco jornadas del FSM, inaugurado el jueves pasado, entre ellos un seminario organizado el lunes por IPS y Le Monde Diplomatique.

En ese ámbito, Ramonet opinó que la prensa no constituye ya el llamado cuarto poder como fuerza crítica en defensa de los ciudadanos ante las arbitrariedades de los tres poderes del Estado.

A juicio de Ramonet, con la globalización y el protagonismo de las empresas trasnacionales, ese papel de la prensa perdió importancia, incluso por su vinculación con grandes intereses económicos privados.

En su opinión, ese espacio debe ser ocupado por el ”quinto poder”, la sociedad civil organizada y movilizada.

Savio, por su parte, recordó que en los años 70 existió un intento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) de impulsar discusiones y cambios en el sistema mundial de la información y comunicación.

La iniciativa, conocida como Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación, fue ridiculizada por los grandes medios de prensa, mientras Estados Unidos retiraba sus contribuciones a la Unesco, concluyó. (

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe