URUGUAY: Candidato de izquierda favorito en comicios del domingo

Los uruguayos concurrirán este domingo a las urnas en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, en un camino que parece conducir hacia un vuelco político radical marcado por la posible victoria de la izquierda.

El candidato izquierdista Tabaré Vázquez capitalizó un "clima de insatisfacción" y "una gran inseguridad que se suma a las preocupaciones tradicionales de los uruguayos sobre la igualdad", sostuvo el director de la firma encuestadora Cifra, Luis Eduardo González.

Mientras, los partidos Colorado y Nacional, que se alternan en el poder desde su fundación en 1836, "han cargado" en el actual gobierno "con la responsabilidad de restaurar equilibrios económicos, para de allí restablecer los equilibrios sociales", ciñéndose "a un discurso rigurosamente técnico", dijo González.

De acuerdo con la reforma constitucional aprobada por la ciudadanía en diciembre de 1996, para vencer en la primera vuelta es necesario que el candidato presidencial obtenga la mitad más uno de los votos válidos. De lo contrario, habrá una vuelta electoral definitivo el domingo 28 de noviembre.

La coalición izquierdista Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA), que encabeza Vázquez, se opuso a la enmienda que impuso la candidatura única por partido y la segunda vuelta electoral, impulsada por los partidos históricos Colorado y Nacional y el socialdemócrata Nuevo Espacio.

El EP-FA, constituido por los partidos Socialista y Comunista, ex guerrilleros tupamaros, demócratacristianos y escindidos colorados y nacionalistas, acusó a los impulsores de la enmienda de intentar cerrarle el camino hacia el gobierno.

El presidente Julio María Sanguinetti ha defendido la tesis de las "familias ideológicas", al referirse a la unión en una segunda vuelta electoral de colorados y nacionalistas frente a la izquierda para la elección del primer presidente del siglo XX.

Los colorados, cuyo candidato es Jorge Batlle, y los nacionalistas, encabezados por el ex presidente Luis Alberto Lacalle (1990-1995), sostienen que en la segunda vuelta no se enfrentan candidatos, sino que lo harán un "partido liberal" con un "partido marxista".

Vázquez, a quien las encuestas asignan más de 38 por ciento de los votos de este domingo, replicó que "al pueblo uruguayo no se lo corre con fantasmas como pretenden algunos dirigentes políticos".

Los partidos Colorado y Blanco, fundados en 1836. son los más antiguos de América Latina.

Desde su fundación en febrero de 1971, la izquierda ha registrado un sostenido aumento, pese a que durante la dictadura militar (1973-1985) sus dirigentes y militantes sufrieron la mayor represión desatada en la historia de este país.

En 1990, Vázquez, médico oncólogo afiliado al Partido Socialista que hoy tiene 59 años, asumió el cargo de intendente (jefe municipal) de Montevideo, donde viven 45,2 por ciento de los 3,2 millones de uruguayos, y comenzó su carrera política para convertirse en líder indiscutido de la coalición de izquierda.

La Corte Electoral dijo que el domingo habrá 2,4 millones de habilitados para votar en todo el país, de los cuales 92 por ciento reside en áreas urbanas.

En las elecciones nacionales de 1994, Vázquez fue candidato a la presidencia, pero perdió con Sanguinetti, del Partido Colorado, por apenas dos puntos porcentuales.

El eje de la propuesta del EP-FA son un conjunto de medidas combinadas en las áreas productiva, laboral y social.

El EP-FA propone financiar el costo de un "plan de emergencia", con la colocación de "bonos de emergencia social", la obtención de créditos en organismos internacionales, ahorros en los gastos del Estado y reorientación de recursos.

Pese a las encuestas, Vázquez cree que puede ganar en la primera vuelta y está seguro de que su partido también ganará en varios departamentos del interior del país.

La segura consagración del EP-FA como principal fuerza política uruguaya este domingo "es como si súbitamente hubiera caído la venda" de los ojos "del pueblo uruguayo", afirmó Vázquez el miércoles, al cerrar la campaña electoral en la capital.

"Estamos cerrando un siglo XX con una fuerza política que abre las puertas que dejó cerradas nuestro padre (José) Artigas (prócer de la independencia) cuando se fue al exilio (en Paraguay, en 1816) y que hasta ahora nadie ha sido capaz de abrir", afirmó.

El más cercano rival de Vázquez es Batlle, de 72 años, un abogado que que busca por quinta vez la culminación de una carrera política en la que fue dos veces diputado y otras dos senador.

Batlle integra una familia de raigambre colorada que le dio tres presidentes al país: Lorenzo Batlle (1868-1872), José Batlle y Ordoñez (1903-1907 y 1911-1915) y su padre, Luis Batlle Berres (1947-1951).

El postulante colorado, ubicado en las encuestas diez puntos porcentuales por debajo de Vázquez, es quien tiene más posibilidades de disputar la segunda vuelta con el candidato de la izquierda.

Por eso, Batlle procura polarizar sus propuestas de corte liberal con las de Vázquez.

"La enorme mayoría de los uruguayos piensan de la misma manera que nuestros mayores y están decididos a defender los ideales de libertad por los que ellos lucharon y dieron la vida", dijo.

"Es hora de que (los frenteamplistas) se den cuenta de que los que tienen que cambiar son ellos, que representan una ideología que no sirve, una conducta política que no asegura la libertad", afirmó Batlle.

El otro rival es el ex presidente Lacalle, del Partido Nacional, a quien las últimas mediciones ubicaron trece puntos debajo de Vázquez, pero marcando un crecimiento en la intención de voto.

El conservador Lacalle, de 58 años, fue objeto de fuertes críticas luego de dejar su gobierno, cuando varios funcionarios de su administración fueron procesados por actos de corrupción.

El abanderado nacionalista también integra una familia tradicional en la política uruguaya, pues es nieto del caudillo Luis Alberto de Herrera, quien durante las seis primeras décadas del siglo luchó sin éxito por encabezar el gobierno nacional.

A una distancia considerable de estos candidatos se ubica el socialdemócrata Nuevo Espacio, con cinco por ciento de la intención de voto.

Los legisladores que obtenga el Nuevo Espacio resultarán claves en el próximo Parlamento. El líder de este partido el senador Rafael Michellini, de 41 años, dijo que está dispuesto a integrar un gobierno de coalición.

La Unión Cívica, un viejo partido de orientación católica, postula a la presidencia al empresario Luis Pieri, de 53 años, y no registra en las encuestas ninguna posibilidad de obtener un escaño parlmentario.

En estas elecciones se aplica por primera vez una reforma constitucional según la cual que cada partido político sólo puede postular a un candidato a la presidencia.

La reforma también determinó que los candidatos se definan en elecciones internas, que se realizaron el 25 de abril, y que el futuro presidente sea electo a través de un sistema de dos vueltas si no alcanza la mayoría de los votos en la primera.

Este domingo también se elegirán senadores y diputados, y, según todas las encuestas, ningún partido obtendrá las mayorías parlamentarias necesarias de dos tercio y tres quintos para aprobar leyes especiales, efectuar algunas designaciones y levantar vetos presidenciales.

La renovación del parlamento comprende a la totalidad de las 129 bancas, conformadas por 30 senadores y 99 diputados. Quien resulte electo vicepresidente presidirá, a su vez, el Senado y la Asamblea General, órgano legislativo que reúne a ambas cámaras.

La reforma también separó las elecciones nacionales de las de las autoridades municipales de los 19 departamentos en que se divide el país, instancia que se cumplirá en mayo del 2000. (FIN/IPS/rr/mj/ip/99

Archivado en:

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe