TURQUIA: Concurso masivo desnuda mayor desempleo y mucha trampa

La presentación de 90.000 personas a un llamado para cubrir menos de 2.500 puestos de trabajo en Turquía desmiente cualquier visión optimista sobre las estadísticas de desempleo en este país, según los expertos.

La Dirección de la Seguridad Social (SSK) organizó el pasado fin de semana una prueba entre aspirantes a llenar 2.489 empleos vacantes en diversos sectores de la institución, desde altos cargos burocráticos hasta cocineros y vigilantes nocturnos.

El inusitado examen masivo, que se realizó durante tres días en el Palacio de los Deportes Yukselis, de Ankara, y terminó este lunes, no estuvo exento de desórdenes que hicieron necesaria la intervención de la policía montada.

Los dirigentes sindicales hicieron caudal de que las escenas presenciadas a lo largo de los tres días, durante los turnos del programa de exámenes, son muestra veraz de la entidad del problema del desempleo en Turquía.

"Tal cantidad de aspirantes, para 2.500 puestos, pone en ridículo las estadísticas oficiales de desocupación", declaró Cetin Uygur, alto dirigente de la confederación sindical DISK. "Nunca se habría visto algo igual si la tasa de desempleo fuera realmente de 7,8 por ciento, como afirma el gobierno".

Uygur destacó la cantidad de graduados universitarios que fueron candidatos a trabajos manuales, y de personas que ya tienen trabajo en el sector privado pero que, temerosos de perder sus empleos, se presentaron a puestos seguros en la SSK.

"Se están produciendo abandonos masivos de empleos privados, incluso en la industria automotriz donde los salarios son relativamente más altos", añadió.

"Mucha gente busca cambiar su ocupación por un puesto en el sector público, donde la seguridad en el empleo está mejor protegida por la ley, aunque ello signifique ganar menos".

La postergación de los exámenes por una semana, impuesta por una fuerte lluvia cuando estaba programada su realización en un estadio a cielo abierto, levantó sospechas de fraude.

Finalmente, según denunció Yildirim Kaya, dirigente del partido socialista ODP, a la puerta de la sede donde tuvieron lugar los exámenes se vendían las respuestas a precios que oscilaban entre dos y 25 dólares.

"Ya hemos pedido una investigación a fondo de esas acusaciones", informó Kaya a IPS. "Las imputaciones deben ser indagadas y los que resulten responsables deberán ser castigados de acuerdo con la ley".

Los candidatos que pasaron las pruebas, ya sea limpiamente o haciendo trampa, deben ser entrevistados por un tribunal de la SSK, una etapa en la que influirán factores políticos.

La SSK está bajo la égida del ministro de Trabajo, Necati Celik, que pertenece al islamista Partido del Bienestar (RP), principal socio de la coalición gobernante.

Según se afirma, Celik está empeñado en reemplazar a un alto número de funcionarios laicistas por cuadros islamistas del RP.

"Los exámenes en sí mismos no son más que una comedia, y los concursantes son simplemente los personajes de un juego predeterminado", dijo un funcionario de la SSK no identificado.

La SSK supervisa los servicios generales de seguridad social de todos los funcionarios estatales del país, incluyendo el servicio de salud, responsable de un déficit equivalente a 1,86 millones de dólares.

La organización dirige 115 hospitales y 305 dispensarios y centros sanitarios, entre otros servicios que presta. (FIN/IPS/tra-en/nm/rj/arl/lb/96

Archivado en:

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe