NICARAGUA: Sandinistas alcanzan acuerdo electoal con ex contras

El acuerdo alcanzado por el sandinismo con una decena de dirigentes de la ex guerrilla "contra", a quienes prometió coparticipación en el gobierno en caso de vencer en las elecciones del 20 de octubre en Nicaragua, abre al sector nuevas posibilidades en la puja con el candidato liberal Arnoldo Alemán.

El Frente Sandinista se comprometió a ceder a estos grupos de la "contra", con los que combatió militarmente durante su gobierno, en la década del 80, los ministerios de Gobernación, Reforma Agraria y Recursos Naturales.

"Son puntos claves para nosotros, porque tienen que ver con nuestra seguridad personal y con la legalización de nuestras propiedades", dijo Elia María Galeano, alias "Comandante Chaparra".

"Nos han prometido cuotas de poder en las delegaciones departamentales de gobierno, para que podamos darle respuestas a los combatientes", insistió Galeano, fundadora del Comando "Diriangén", uno de los principales destacamentos de la guerrilla antisandinista en la década pasada.

El candidato presidencial sandinista, Daniel Ortega, se comprometió también a impulsar un programa de titulación de tierras, de créditos agrícolas y de programas especiales en beneficio a las víctimas de la guerra pasada, de un bando y de otro.

"Es una alianza por Nicaragua, por la Patria. Hoy dimos un ejemplo al mundo de lo que somos capaces los nicaragüenses", señaló Daniel Núñez, dirigente campesino sandinista, quien perdió un hermano en la guerra con los "contras".

"A partir de este día, juramos cerrarle las puertas a la guerra y trabajar por un gobierno de unidad, que se preocupe por los pobres", añadió Núñez.

Alemán quitó por su parte trascendencia al acuerdo, y aseguró que no le dará réditos electorales a su oponente.

"Fue un show," y "no le traerá ningún resultado ni beneficio al sandinismo, ya que no fue firmado con la directiva de la Resistencia Nicaragüense", señaló el dirigente liberal.

No obstante, según los promotores del acuerdo, en el evento se dieron cita unos 4.000 ex combatientes antisandinistas procedentes de todo el país.

Estos grupos opositores al gobierno sandinista, que dejaron las armas en 1990, una vez que asumió el gobierno la presidenta Violeta Barrios de Chamorro, tenían durante los años de guerra unos 16.000 integrantes.

El acto en el que se selló el acuerdo fue opacado por desórdenes, provocados por un pequeño grupo de ex guerrilleros antisandinistas, que acusaron de "traidores" a sus ex compañeros de armas y de "asesinos" a los sandinistas.

La batalla verbal llegó a tal punto que impidió que el candidato a la vicepresidencia por el Frente Sandinista, Juan Manuel Caldera, pronunciara su discurso.

El orden retornó tras una intervención directa de Daniel Ortega, quien saltó de su silla y brincando sobre las mesas llegó hasta donde estaba el grupo de agitadores, tomó un micrófono y leyó el compromiso de siete puntos frente a ellos.

El gesto logró acallar las voces de protesta y obligó a los agitadores a retirarse del lugar. (FIN/IPS/rf/jc/ip/96

Archivado en:

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe