Los resultados de las elecciones legislativas y estaduales de esta semana en Estados Unidos confirmaron los temores de muchos gobernantes latinoamericanos sobre probables turbulencias en las relaciones de Washington con el resto del continente.

La victoria de los candidatos republicanos en dos tercios de las elecciones realizadas en los 36 estados norteamericanos, y principalmente la aprobacion de la resolucion 187 en California, pusieron en evidencia que los sobrinos del "tio Sam" han hecho una opcion preferencial por el conservadurismo.

La decision de la mayoria de los californianos de prohibir el acceso de inmigrantes ilegales a la asistencia publica medica, social y escolar mostro la tendencia de una parte considerable de los norteamericanos de culpar a los extranjeros por los problemas internos de Estados Unidos.

El caso de la resolucion 187, calificada de xenofoba por altos funcionarios del gobierno mexicano, provoco olas de choque en El Salvador, Nicaragua, Mexico, Republica Dominicana, Haiti y hasta Cuba, paises que temen un regreso masivo de miles de trabajadores clandestinos en Estados Unidos.

Hay casi 187 mil salvadorenos y cerca de um millon de mexicanos amenazados de expulsion. El caso mas dramatico de cambio de actitud hacia los extranjeros sucede con los exilados cubanos, que de heroes de la democracia pasaron a la condicion de indeseables.

Desilusionados, muchos anticastristas estan regresando a Cuba despues del cierre, en setiembre, de las puertas del paradisiaco "american way of life".

Un eventual regreso masivo de los emigrantes agravara los problemas sociales de los paises exportadores de mano de obra barata y les privara de una millionaria fuente de ingreso de divisas.

Los salvadorenos y mexicanos envian por ano a sus familiares alrededor de 800 millones de dolares y 3.500 millones, respectivamente.

A la caza de votos de electores estadounidenses desilusionados con la politica y con la baja del poder adquisitivo de los salarios, los candidatos, tanto republicanos como democratas, apelaron al localismo, proteccionismo y hasta a la xenofobia.

La nueva derecha norteamericana no es ideologica como en los tiempos de Ronald Reagan o del macartismo. Es inmediatista, inmobilista y sobretodo obcecada por el deseo de impedir la reeleccion del presidente Bill Clinton dentro de dos anos.

La nueva composicion del Senado y de la Camara de Representantes revela una marcada tendencia contra la apertura de fronteras economicas.

La integracion comercial con Mexico y Canada debe enfrentar nuevos y poderosos obstaculos, porque la mayoria de los senadores y representantes buscara calmar a votantes atemorizados por la posible perdida de empleos frente a una mano de obra latinoamericana mas barata.

Hasta el acuerdo mundial de libre comercio, mas conocido como Ronda Uruguay, esta atrapado en la agenda del congreso norteamericano por la oposicion de parlamentarios proteccionistas que hoy reniegan de decadas de apasionada cruzada contra las barreras arancelarias en el Tercer Mundo.

El senador democrata Ernest Hollings, presidente de la poderosa Comision de Comercio del Senado es hoy un defensor de la teoria de que los paises industrializados estan exportando empleos e importando desempleados, como consecuencia de la globalizacion economica mundial.

Para America Latina las perspectivas son desalentadoras en la medida que el continente adhirio masivamente a la teoria neoliberal y hoy esta mas que nunca expuesto a las oscilaciones del mercado mundial.

No hay un camino de regreso a corto plazo porque la consecuencia seria una catastrofica desestabilizacion en paises que recien salieron de largos periodos de inestabilidad economica. (FIN/IPS/cc/mso/ip/94). —

Archivado en:

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos