MSG005G/01E DROGAS: Rio de Janeiro, escenario de un teatro del absurdo

La prometida guerra al narcotrafico en esta ciudad por parte de las autoridades federales brasilenas, anunciada a fines de octubre, se limita por ahora a declaraciones, reuniones, golpes de efecto teatral y juegos escenicos variados, por ambos bandos.

El ultimo lunes, dos traficantes de la "favela" de Parada de Lucas llamaron por telefono a la prensa y las autoridades para anunciar que se retiraban de las actividades y entregarian sus armas, "para evitar un derramamiento de sangre en la comunidad".

El propio gobernador del estado, Nilo Batista, fue en helicoptero hasta el miserable barrio, frente a cuya Asociacion de Vecinas los delincuentes habian dejado 14 armas y algunas municiones. En una callejuela cercana se encontraron otras cuatro.

Segun una carta entregada a traves de la presidenta de la asociacion, Santuza Constantino, los traficantes Adao y Gege anunciaban que abandonarian el estado pues "no hacemos guerra a la policia, ni mucho menos a las Fuerzas Armadas".

El gobernador Batista considero que el gesto tenia "valor simbolico", y parecio decepcionado con la cantidad y calidad de las armas. Sus subordinados de la policia explicaron que se trataba de armas viejas, herrumbradas y fuera de uso.

El gesto sorprendente de los delincuentes no ha tenido aun una explicacion satisfactoria. Una fuente policial dijo al diario "Jornal do Brasil" que se trata de una farsa, y que tales "traficantes" ni siquiera existen.

Segun esa interpretacion, el jefe del narcotrafico en el barrio, el conocidisimo "Robertinho de Lucas", habria decidido una accion diversionista, fingiendo la paralizacion de sus actividades, para esconderse "hasta que pase la tormenta".

El martes, los puntos conocidos de venta de drogas en la favela no estaban funcionando, ni se veian traficantes armados como era normal. Sin embargo, en callejuelas laterales se podia comprar cocaina como siempre, aunque un poco mas cara, y algunos vecinos afirmaron que los traficantes continuaban alli.

Una fuente policial que prefiere el anonimato dijo a IPS que en realidad se trato de una accion de los sectores de la policia comprometidos con la venta de drogas, que tratarian de hacer creer que solo la amenaza de intervencion militar habia sido suficiente para intimidar a los bandoleros.

Segun esa version, se trataria de crear un clima que haga innecesaria la participacion de los militares, uno de cuyos objetivos declarados es sanear a los sectores corruptos de la policia.

Este miercoles, otro grupo de traficantes, de la "favela" de Acari, entrego 28 armas en un procedimiento muy semejante. Una carta firmada por "Jorge Luiz" anuncio la retirada de los traficantes del barrio, para "evitar la muerte de inocentes".

Una vez mas, se trataba de armas en malas condiciones y con muestras de no haber sido usadas desde hace bastante tiempo, segun la policia. Esta vez, sin embargo, el gobernador del estado no participo en la ceremonia.

El portavoz del Comando Militar del Este, coronel Luiz Cesario, considero ridicula la supuesta "rendicion" de los narcotraficantes.

"Esa deposicion de armas es irrelevante. ?Acaso alguien cree todavia en Papa Noel?", comento el militar.

Otros bandidos han adoptado tacticas exactamente opuestas. El martes, el Instituto Medico Legal de Caxias, en la periferia de Rio, fue tiroteado por traficantes de la favela de Vila Operaria.

El Instituto es el organo policial donde se realizan las autopsias, y el peligro de los balazos obligo a los tecnicos a suspender su trabajo, y por lo tanto se suspendieron tambien los entierros de los muertos que deben ser examinados por el forense.

El autor de la accion fue el conocido delincuente Flavio Pires Goncalves, "Negao", jefe del trafico en ese barrio de Caxias y en la favela de Vigario Geral, en Rio, famosa por la matanza de 23 vecinos realizada por un grupo de policias en agosto de 1993.

Mientras tanto los militares mantienen interminables reuniones en la sede del Comando Militar del Este y en la Fortaleza de Sao Joao, donde establecio su cuartel general –y residencia– el comandante de la accion antidrogas, general Roberto Camara Senna.

Entre las principales razones para la demora en actuar del ejercito se manejan las dificultades presupuestales, la necesidad de obtener del gobierno compromisos de accion comunitaria efectiva en las favelas que sean "liberadas" de traficantes y la propia seguridad de los militares.

Es objeto de particular preocupacion de los comandos el hecho de que alrededor de 4.000 soldados viven en favelas y, en el caso de un enfrentamiento violento con los traficantes, podrian ser victimas de acciones de represalia.

Mientras tanto, helicopteros militares han sido observados sobrevolando algunas favelas donde el narcotrafico es especialmente activo, y se supone que realizan relevamientos aerofotograficos de ultima hora.

Las autoridades militares mantienen absoluta reserva, pero dejan escapar indicios de que la primera accion tendra caracter "ejemplar" y cubrira un amplia area de favelas actualmente dominadas por los delincuentes.

Sin embargo, las cosas no cambiaron mucho, por ahora. Este martes Elza Carvalho de Andrade, que pasaba en un omnibus por el barrio periferico de Santa Cruz, murio de un balazo en la cabeza durante un tiroteo entre policias y traficantes en el conjunto de viviendas Antares.

Es por lo menos la victima numero 50 de esa clase de "accidente", este ano. Un tipo de muerte que se creeria propio de la guerra de Bosnia, no de la mas hermosa ciudad brasilena. (FIN/IPS/rb/dg/dn-np/94

Archivado en:

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos