Nueva alianza busca poner fin al sida infantil para 2030

Tres agencias de las Naciones Unidas y varios de sus socios anunciaron una alianza para tratar de terminar con el flagelo del VIH sida infantil para el año 2030
Una familia se somete a una prueba de detección de VIH en su hogar en una aldea de Costa de Marfil. La nueva iniciativa contra el sida en los niños, niñas y adolescentes se dirigirá primeramente a los países de África subsahariana más azotados por el flagelo. Foto: Frank Dejongh/Unicef

MONTREAL, Canadá – Tres agencias de las Naciones Unidas y varios de sus socios anunciaron una alianza para tratar de terminar con el flagelo del VIH/sida en los niños para el año 2030, al concluir este martes 2 en esta ciudad la 24 Conferencia Internacional sobre el Sida.

“La brecha en la cobertura de tratamiento entre niños y adultos es un escándalo”, señaló Winnie Byanyima, directora ejecutiva del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (Onusida).

Mientras que 76 % de los seropositivos adultos tienen acceso a las terapias antirretrovirales, los menores que acceden a ellas son apenas 52 %.

Los datos de Onusida indican que 1,2 millones de niños y adolescentes portadores del virus de inmunodeficiencia humana no reciben tratamiento. De ellos, 800 000 tienen entre 0 y 14 años, y entre 15 y 19 los restantes 400 000, muchos de los cuales adquirieron el VIH recientemente.

Onusida estima que al cierre de 2021 había 38,4 millones de personas viviendo con el VIH, entre ellos 1,7 millones de niños de hasta 14 años, y unos 28,7 millones accedían a terapia antirretroviral.

El año pasado hubo 1,5 millones de nuevas infecciones y las muertes asociadas al sida se cifraron en 650 000. Desde que se inició la epidemia hace casi cuatro décadas han muerto por esas causas más de 40 millones de personas.

Para encarar las inequidades y profundizar en los tratamientos, se creó en el marco de la conferencia la “Alianza global para acabar con el sida en los niños para 2030”, dirigida por Onusida junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Participan organizaciones de la sociedad civil, incluida la Red mundial de personas que viven con el VIH, gobiernos nacionales de los países más afectados y otros socios internacionales.

La Agenda de las Naciones Unidas para 2030 estipuló, entre sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, el ODS 3, “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”, una de cuyas metas es poner fin a las epidemias de sida y de otras enfermedades transmisibles.

Las agencias de la ONU señalaron que el estigma, la discriminación, las leyes y políticas punitivas, la violencia y las desigualdades sociales y de género arraigadas en las sociedades dificultan el acceso de las mujeres, los adolescentes y los niños a la atención que requieren.

Plantearon que hace falta un apoyo político sólido, en los niveles global, nacional y local, para prevenir la transmisión vertical del virus y brindar tratamiento pediátrico y para adolescentes a los seropositivos en esos colectivos.

Indicaron que las actividades preventivas y terapéuticas entre menores de 20 años no han sido prioritarias en las estrategias, planes y presupuestos nacionales.

La inversión insuficiente en servicios dirigidos o basados en la comunidad también dificulta el acceso a pruebas, tratamiento y seguimiento en el cuidado, sobre todo entre las poblaciones más vulnerables, que incluyen a los niños y adolescentes.

Según Onusida, a finales de 2021 había 21 400 millones de dólares dedicados a la respuesta al sida en los países de ingresos bajos y medianos, y alrededor de 60 % del total de los recursos procedía de fuentes nacionales.

Los primeros países a los que se dirigirá la nueva iniciativa contra el sida infantil están en África al sur del Sahara: Angola, Camerún, Costa de Marfil, Kenia, Mozambique, Nigeria, República Democrática del Congo, Sudáfrica, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabue.

En África subsahariana, seis de cada siete nuevas infecciones en adolescentes de entre 15 y 19 años afectan a niñas, y las niñas y mujeres jóvenes de entre 15 y 24 años tienen el doble de probabilidades de vivir con el VIH que los hombres jóvenes.

Las actividades de la nueva alianza se dirigirán a otorgar tratamiento adecuado a todas las mujeres y adolescentes embarazadas o lactantes portadoras del VIH para eliminar la transmisión de madre a hijo, y prevenir y detectar nuevas infecciones de VIH entre las adolescentes y mujeres embarazadas y lactantes.

Asimismo, a hacer accesibles las pruebas de diagnóstico y el tratamiento y atención integral para bebés, niños y adolescentes expuestos al virus o portadores; promover los derechos a la salud y la igualdad de género, y eliminar barreras sociales y estructurales que dificultan el acceso a los servicios.

A-E/HM

 

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos