Unctad muestra progreso desigual en la Agenda 2030 y los ODS

La Unctad destaca la gestión de los desechos sólidos en Singapur. En la gráfica, un área de esparcimiento desarrollada junto a un vertedero, la cual ofrece vistas emblemáticas de la ciudad. Foto: VisualHunt/Pnuma

GINEBRA – El progreso global pautado en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas marcha de modo muy desigual y con oportunidades de desarrollo fuera del alcance de muchos países, constató la cuarta edición del Pulso ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) que ha publicado la Unctad.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) elaboró un Índice de Crecimiento Inclusivo (IGI en inglés), que analiza la capacidad de los países para lograr ese crecimiento, con un enfoque en la igualdad de género y la sostenibilidad ambiental.

La Unctad define al crecimiento inclusivo como oportunidades equitativas y no discriminatorias para que todos participen y se beneficien del desarrollo económico.

El nuevo IGI “pone a las personas y al planeta en el centro de atención y ayudará a guiar políticas más holísticas que persigan el bienestar de todos hoy y en el futuro”, dijo la secretaria general de la Unctad, Rebeca Grynspan.

El IGI registra “un progreso global desigual y, para demasiados países y objetivos, incluso una reversión en el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, según la Unctad.

El progreso se ha deteriorado bajo los efectos combinados de la pandemia covid-19, la guerra en Ucrania y los crecientes costos del cambio climático.

El análisis se basa en una serie de indicadores de varios de los 17 ODS y estadísticas oficiales relevantes para el comercio, la inversión, la financiación para el desarrollo, el transporte, la tecnología y la transición hacia una economía más ecológica y de mayor valor añadido.

Los 30 países con mejor desempeño del índice son todas economías desarrolladas, con Luxemburgo, Islandia y Noruega liderando la clasificación mundial. Por el contrario, los países en desarrollo de África tienen los puntajes IGI más bajos.

Muestra que muchas comunidades en África carecen de agua potable y solo uno por ciento de la población en algunos países del mundo tiene acceso a internet de banda ancha.

En términos de igualdad de género, 12 países en desarrollo, siete de África subsahariana, lograron un progreso sobresaliente entre 2009 y 2020. En promedio, América Latina fue la región en desarrollo con mejor desempeño en esa dimensión.

“El índice subraya la insuficiencia del crecimiento económico como única medida del progreso”, dijo Anu Peltola, quien dirige el trabajo de estadísticas de la Unctad.

“Necesitamos métricas más integrales y equilibradas para guiar los esfuerzos nacionales y globales para cerrar las brechas persistentes dentro y entre países y abordar las apremiantes desigualdades de oportunidad y resultado”, agregó Peltola.

El Pulso ODS muestra que los países desarrollados generan el doble de desechos per cápita que los países en desarrollo.

Las economías a las que les va bien en igualdad de género, condiciones de vida y desarrollo económico, muchas de Europa y América del Norte, producen la mayor cantidad de desechos sólidos por habitante.

Las naciones en desarrollo de África son responsables de la menor cantidad de desechos per cápita, pero a menudo enfrentan desafíos en la gestión de desechos, por ejemplo debido a la capacidad institucional y organizativa limitada.

Hasta ahora, solo unos pocos países han logrado desvincular la generación de desechos sólidos del crecimiento económico, y Singapur es un ejemplo.

La ciudad-Estado del sudeste asiático, que obtiene un puntaje de 81 sobre 100 en el pilar económico del IGI, solo genera 0,89 kilogramos de desechos per cápita por día.

La Unctad subrayó que, junto a Estados y otras entidades asociadas, ha desarrollado conceptos y métodos acordados a nivel mundial para rastrear el progreso con estos indicadores, y para ayudar a los países a orientar de manera efectiva los esfuerzos de políticas hacia el cumplimiento de los ODS.

En ese sentido reivindica que su cooperación técnica, volcada hacia países en desarrollo bajo el eslogan de “no dejar a nadie atrás” se concretó por ejemplo en 2021 en 217 proyectos, en 74 países, a un costo de más de 46 millones de dólares.

A-E/HM

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos