Misiones de salud en islas del Pacífico combaten tardía llegada de covid

Enfermeras locales dedicadas a trabajar en salas de hospital para pacientes con covid-19 en Kiribati, una nación del atolón del Pacífico, donde la enfermedad pandémica llegó tan solo en enero de este año. Foto: SPC

CANBERRA – Antes de que surgiera la pandemia de covid en 2020, los servicios de salud en muchos países de las islas del Pacífico carecían de recursos, fondos y personal. Ahora, tras tardíos brotes del coronavirus, es cada vez más urgente mejorar la capacidad y el desarrollo de los servicios médicos y de salud en países vulnerables, como Tonga y Kiribati.

En la nación del atolón del Pacífico central de Kiribati, los casos de virus se han disparado de cero a más de 3000 desde principios de año. Mientras tanto, el reino polinesio de Tonga fue golpeado a principios de este año por una devastadora erupción volcánica submarina y luego por un aumento en los casos de covid.

“La caída de ceniza y un tsunami de la erupción volcánica afectaron aproximadamente al 84 % de la población que cubre la totalidad de Tonga”, anunció la oficina del primer ministro de Tonga, Siaosi Sovaleni, a fines de enero.

El despliegue de expertos médicos y de salud en Tonga y Kiribati en febrero por parte de la organización de desarrollo regional, la Comunidad del Pacífico (SPC, en inglés) ha demostrado ser una misión de apoyo crucial para las pequeñas naciones insulares que forman parte de la organización intergubernamental de 22 países y territorios de Oceanía.

“Tonga se encuentra en un escenario único y sin precedentes. Está lidiando con un evento triple: la erupción volcánica, el tsunami y el brote de covid-19. Todos ellos están relacionados entre sí», explicó Sunia Soakai, directora adjunta del Área de Salud de Comunidad del Pacífico, desde Nuakalofa,  capital de Tonga.

La especialista asistencial explicó a IPS: «Estamos en Tonga en respuesta al brote de covid-19, ayudando a garantizar que se mantenga la calidad de las pruebas de covid-19, aspirando a una contaminación cero, para apoyar la prevención y el control de infecciones”.

Tonga, una nación archipiélago de 104 494 habitantes en el Pacífico sur, logró, durante mucho tiempo, evitar la pandemia, registrando su primer caso de covid recién en octubre del año pasado.

Luego, el 15 de enero, el volcán submarino Hunga Tonga Hunga Ha’apai, ubicado a 65 kilómetros al noreste de la isla principal del país, Tongatapu, entró en erupción violentamente, arrojando enormes cantidades de ceniza volcánica a la atmósfera y desencadenando olas de tsunami de gran alcance.

Los expertos en salud de la Comunidad del Pacífico realizan capacitación de laboratorio para las pruebas de covid con sus colegas de atención médica en Nukualofa, la capital de Tonga. Foto: SPC

Muchos isleños se vieron afectados, ya sea por problemas de salud, como dificultades respiratorias y cardiovasculares, la pérdida de fuentes de alimentación o el desplazamiento forzado.

Pero, cuando el mundo se acercó para ayudar, los esfuerzos de recuperación ante desastres se complicaron por un aumento en la pandemia. Al 20 de abril, Tonga registraba 9220 casos de covid y 11 muertes relacionadas.

Si bien los tonganos reciben atención médica pública gratuita, la nación isleña tiene una infraestructura de salud y recursos humanos limitados.

“Estamos brindando apoyo a tres hospitales ubicados en las islas exteriores de Tonga para aumentar sus capacidades para las pruebas de covid-19. Eso implica ayudarlos a recolectar muestras y, si es necesario, transportarlas a lugares donde haya equipos disponibles para las pruebas», detalló a IPS en una entrevista realizada desde Canberra, la capital australiana.

Detalló que «también se nos ha pedido que realicemos una revisión exhaustiva de los protocolos y procedimientos de salud del país, como el manejo de los fallecidos, requisitos de cuarentena y procedimientos relacionados con los trabajadores de la salud que regresan al trabajo después de un diagnóstico positivo de covid-19″.

“Y estamos trabajando para garantizar que otros servicios de salud sigan estando disponibles para pacientes que no tienen covid», puntualizó la médica especialista.

La Comunidad del Pacífico participa en el Equipo Conjunto de Gestión de Incidentes de varias agencias liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y brinda una amplia gama de servicios de apoyo, que incluyen el desarrollo de capacidades de los sistemas de salud, la mejora de la capacitación y las calificaciones de los trabajadores de la salud en toda la región y la puesta en marcha de nuevas investigaciones médicas.

“El equipo que se desplegó recientemente en Tonga fue muy oportuno. Llegaron cuando había mucha demanda en nuestro laboratorio para hacer pruebas. Esto fue antes de que las pruebas rápidas de antígenos se usaran ampliamente para las pruebas. Enviamos hasta 500 hisopos por día y esto fue un desafío para nuestro laboratorio”, dijo Ana Akau’ola, superintendente médica del Hospital Vaiola, el principal de Nukualofa.

A principios de año, Elisiva Na’ati, dietista de la Comunidad del Pacífico, llegó al país para ayudar en los esfuerzos de recuperación tras el desastre volcánico. “Vino cuando surgió la necesidad de desarrollar propuestas nutricionales para los isleños que habían sido desplazados tras el tsunami”, agregó la médica Akau’ola en diálogo con IPS desde la capital tongana.

En Kiribati, Margaret Leong, asesora de control y prevención de infecciones de la Comunidad del Pacífico, mientras realiza una capacitación sobre el uso de EPP con el personal de atención médica local. Foto: SPC

Al otro lado del vasto océano Pacífico, que contiene 22 naciones y territorios insulares con una población total de alrededor de 11,9 millones, el papel de la Comunidad del Pacífico durante la pandemia es, para muchos isleños, la diferencia entre la vida y la muerte.

Muchos gobiernos nacionales trabajan con presupuestos y, por lo tanto, fondos y recursos para la salud limitados, con servicios hospitalarios repletos y de especialistas a menudo solo disponibles en los principales centros urbanos.

Solo 12 de los 21 países de las islas del Pacífico han alcanzado la meta global de 4,5 trabajadores de la salud por cada 1000 personas y el gasto nacional en salud por habitante en 10 países del Pacífico es de 500 dólares estadounidenses o menos, en comparación con el promedio mundial de 1000 dólares, según datos de la OMS.

Las clínicas y hospitales se ven sobrecargados no son solo los isleños los que padecen el virus, sino también por enfermos los que padecen otros males graves, como la tuberculosis, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Desde que surgió la pandemia, la SPC ha proporcionado a los países laboratorios, tecnología médica y habilidades para la prueba de covid. También ha asistido con campañas de vacunación, ha mejorado las capacidades de las enfermeras para una mayor responsabilidad y ha fortalecido las capacidades nacionales para monitorear las amenazas emergentes para la salud pública.

En los atolones de Kiribati, hogar de unas 119 940 personas, los profesionales médicos y de la salud de la Comunidad del Pacífico trabajaron junto con el personal de salud local, los pacientes y los socios internacionales, como Unicef,  la OMS y el Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio de Australia, que proporcionaron fondos.

Australia mantiene una relación especial de cooperación y respaldo con la SPC.

Fue así que Kiribati logró evitar que la covid traspasará dentro de sus fronteras hasta enero, cuando se identificó su primer caso en un viajero extranjero. Para el 20 de abril de 2022, Kiribati había diagnosticado 3076 casos de virus en el país, con 13 muertes.

“Vinimos al terreno en el punto álgido. Llegamos a ayudar con la preparación de las salas, para apoyar la capacitación en el uso de equipo de protección personal. Instalamos centros de aislamiento para pacientes en la comunidad porque las camas de los hospitales estaban llenas», dijo Margaret Leong, asesora de prevención y control de infecciones de la SPC.

«También trabajamos con el personal de aeropuertos y controles fronterizos, ayudándolos a usar EPP prácticos y efectivos, como batas desechables”, explicó a IPS la especialista, que fue enviada a Kiribati en febrero.

La capacitación de laboratorio realizada por la misión médica y de salud dirigida por la Comunidad del Pacífico en febrero y marzo impulsó la capacidad de los servicios de salud de Kiribati para hacer frente al incremento de casos de covid. Foto: SPC

Leong detalló que “algunos de los problemas y desafíos que tuvieron fueron la fatiga del trabajador de la salud y el estrés psicológico. El personal se estaba enfermando, por lo que no había suficientes trabajadores de la salud en el momento más intenso. Esto estresó a los demás trabajadores de la salud”.

Al mismo tiempo, Lamour Hansell dirigió la parte de la misión de los Servicios de Atención Clínica de la Comunidad, ayudando a manejar a los pacientes con covid en las unidades de cuidados intensivos.

“Pusimos en marcha un nuevo hospital para pacientes con COVID, suministrando nueva infraestructura. Se encontró un viejo hotel [en Nuku’alofa] y se convirtió en un centro de cuidados intensivos. La Unidad de Cuidados Intensivos estaba ubicada en el lobby principal del hotel y fue una de las mejores en las que he trabajado”, dijo el médico especialista a IPS.

El trabajo fue incesante, ininterrumpido y exigente, pero Hansell solo tuvo elogios para sus colegas locales, quienes, dijo, fueron flexibles y adaptables frente a enormes presiones profesionales y personales.

Fue testigo de muchos momentos de coraje y fortaleza de sus compañeros de trabajo, recordando especialmente a IPS a “uno de los médicos que tuvo que tratar y manejar a su propia abuela que tenía covid-19″. «Fue algo muy aleccionador de ver, una lección de humildad e inspiradora”, enfatizó.

El número de nuevos casos de virus se ha desacelerado en ambos países desde principios de abril, pero las restricciones internas de bloqueo siguen vigentes. Si bien las misiones en el país de la Comunidad del Pacífico respondieron al pico de la crisis, la organización está disponible durante todo el año para brindar apoyo logístico virtual y orientación a las naciones de las islas del Pacífico cuando sea necesario.

T: MLM / ED: EG

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos