Asiático-estadounidenses crean grupos de defensa ante creciente xenofobia

Los estadounidenses de origen asiático soportan un creciente sentimiento antiasiático y expresiones de odio, por lo que se han organizado para luchar contra el racismo y la xenofobia en su contra y brindarse apoyo mutuo. De izquierda a derecha desde arriba, algunos dirigentes de ese movimiento: Boyung Lee, Russell Jeung, Cynthia Choi y Bryant Lin. Foto: Cortesía de Myleen Hollero

SAN FRANCISCO, Estados Unidos –  Boyung Lee, vicepresidenta de asuntos académicos y decana de la facultad de la Escuela de Teología Iliff, en Estados Unidos, aprovechaba una breve pausa en su jornada laboral para pasear por su barrio. El aire fresco la ayudaba a sobrellevar su dolor de viuda reciente y el estrés laboral.

Sin embargo, en mayo de 2020, este pequeño pero significativo ritual diario en la ciudad de Englewood, vecina a Denver, capital del estado centroccidental de Colorado, donde tiene sede su escuela metodista, terminó abruptamente para esta académica oriunda de Corea del Sur.

La reverenda Lee estaba caminando cuando vio un sucio camión blanco, pero no le dio importancia. Siguió caminando y entonces escuchó algo. El ruido continuó y, cuando miró hacia atrás, se dio cuenta de que el conductor del camión le estaba gritando.

Al escuchar atentamente, Lee se dio cuenta de que se burlaba de ella, incluso utilizando una de las expresiones xenófobas habituales dirigidas a la comunidad asiática y de las islas del Pacífico en Estados Unidos (AAPI, en inglés): “Vuelve a tu país».

Un poco conmocionada por este ataque hostil, Lee continuó caminando. Sin embargo, el conductor la siguió. Afortunadamente, Lee actuó con rapidez y corrió hacia la entrada de un edificio vecino, al que el conductor no pudo seguirla.

El incidente la hizo sentir insegura. Incluso le ponía nerviosa hacer la compra en el supermercado. El ataque verbal convirtió a una feminista coreana independiente en una persona dependiente.

Lee ahora se cubría con sombreros, que sumaba a las mascarillas utilizadas por la pandemia de covid-19, para evitar que los demás viandantes se dieran cuenta de que era asiática.

Empezó a sentirse segura cuando sus compañeros se ofrecieron a acompañarla en sus paseos. Sin embargo, fuera de eso, Lee tenía miedo y tardó más de un año en sentirse cómoda para salir a trabajar sola.

Enfadada porque su experiencia la había convertido en una persona dependiente, Lee pensó en cómo podía educar al público sobre la belleza de la cultura asiática.

Se asoció con algunos colegas asiáticos y trajo al campus y otros espacios a artistas estadounidenses de origen asiático. Organizó conferencias y talleres para educar a la comunidad sobre la intersección de la cultura asiática y el arte.

Gracias a esta experiencia, Lee se sintió empoderada y volvió a ser la feminista independiente que era antes.

Lee no está sola en sus experiencias de expresiones de odio, racismo y xenofobia hacia los asiáticos. Muchos miembros de la comunidad AAPI se enfrentan al acoso, la discriminación y los abusos, como expresiones de una xenofobia creciente.

Boyung Lee fue atacada por un camionero en esta calle en Englewood, una ciudad vecina a Denver, la capital del estado de Colorado, en Estados Unidos. Foto: Cortesía de BL

Cuando una mujer habló en chamorro (una lengua usada en Guan y otras islas del Pacífico) en un centro comercial de la ciudad de Dallas, en el estado de Texas, un transeúnte le tosió encima y se mofó: “Tú y tu gente sois la razón por la que tenemos el coronavirus. Vuelve a tu isla en un barco”.

Una madre intentó inscribir a su hija en una clase de gimnasia en Tustin, en el occidental estado de California, donde se ubica también esta ciudad de San Francisco. Sin embargo, el propietario se negó porque el nombre de la madre era asiático.

Estos fueron dos de los numerosos incidentes denunciados por “Stop AAPI Hate (Paren el odio contra los AAPI)”, un grupo de apoyo que trabaja para acabar con el racismo y la xenofobia contra la población de origen asiático.

Desde el 19 de marzo de 2020, cuando se decretó en el país la pandemia de covid, hasta el 31 de diciembre de 2021, hubo más de 10 000 incidentes denunciados a Stop AAPI Hate, de los cuales 4632 ocurrieron en 2020 y 6273 en 2021.

Según los datos del Centro para el Estudio sobre el Odio y el Extremismo,  en 2021 se produjo un aumento de 339 % en los delitos de odio contra los asiáticos en comparación con el año anterior.

El aumento de los delitos de odio contra los asiático-estadounidenses se debe al origen del virus, dado que al coronavirus que produce la covid se identificó por primera vez en la provincia de Wuhan, en China.

Debido a su origen, se utilizó una retórica hostil para denominar al coronavirus, como Kung Flu, virus chino y virus de Wuhan, que uso reiteradamente incluso el entonces presidente, Donald Trump.

La racialización del virus provocó un aumento del racismo, los prejuicios, la discriminación y los delitos de odio contra los asiáticos. Los acosos verbales más comunes fueron  ¡Vuelve a China y llévate tu virus, chino/a!

El informe más reciente publicado por Stop AAPI Hate reveló que 63 % de los incidentes de odio implicaban acoso verbal, 16,2 % agresiones físicas, 11,5 % violaciones de los derechos civiles y  8,6 % acoso en línea. La mayoría se produjeron en espacios públicos, como las calles e instalaciones de todo tipo.

A los asiático-estadounidenses se les acusó de haber traído el virus a Estados Unidos.

Russell Jeung, profesor de Estudios Asiático-Estadounidenses en la Universidad Estatal de San Francisco, trabajó con Cynthia Choi, codirectora ejecutiva de Chinese Affirmative Action, y junto con otros líderes de origen asiático encabezó la misión de luchar contra el racismo antiasiático.

Jeung quería dotar a las comunidades asiático-estadounidenses de recursos para que este acoso no volviera a producirse.

Junto con Choi y Manjusha Kulkarni, directora de la AAPI Equity Alliance, Jeung fundó Stop AAPI Hate para encontrar soluciones a las causas subyacentes de la discriminación y el odio.

Formó un equipo de investigación con estudiantes de la Universidad Estatal de San Francisco para recopilar datos y crear los informes publicados en el sitio web de Stop AAPI. Jeung y sus estudiantes descubrieron que los delitos de odio contra los asiático-estadounidenses se producían con mayor frecuencia en California.

Jeung también se dio cuenta de que los asiático-estadounidenses estaban adoptando una postura contra el racismo.

Los estadounidenses de origen asiático utilizaban sus plataformas de redes sociales y empleaban etiquetas, como #Racismisavirus, para asegurarse de que sus publicaciones se hicieran virales. Otra tendencia de la que fue testigo Jeung fue que los estadounidenses de origen asiático elegían a funcionarios que se manifestaban contra la xenofobia.

Como resultado, los estadounidenses de origen asiático acudieron en masa a votar en 2020. Como explicó Jeung, los asiático-estadounidenses votaron por candidatos que apoyaran sus creencias y prometieran luchar contra la xenofobia.

Chinese Affirmative Action, una organización de apoyo a los derechos civiles basada en la comunidad de origen chino para proteger sus derechos y los de los demás asiático-estadounidenses, y Stop AAPI Hate recogieron relatos de primera mano de personas que denunciaron por sí mismas lo que ocurría y lo que se les decía.

Las dos organizaciones trabajan en el avance de la equidad racial al tratar las tensiones raciales entre las comunidades asiáticas y otros colectivos. Su actividad les ayudó a comprender la naturaleza de los ataques violentos. Hasta ahora, se han denunciado más de 3700 casos a estas organizaciones.

También laboran con los medios de comunicación para compartir la información.

“Ciertamente, en toda mi vida no habíamos presenciado este nivel de odio dirigido a nuestras comunidades”, lamentó Choi.

Bryant Lin, profesor clínico asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y codirector y cofundador del Centro Asiático para la Educación y la Investigación en Salud, dirigió un proyecto que investigó la percepción de la gente sobre la relación entre la covid y la  y la discriminación. Para ello se encuestaron a 2000 personas de todo el país.

Lin explicó los resultados de su estudio.  Los chinos, coreanos, japoneses y otros asiáticos de las islas del Pacífico se declararon hasta 3,9 veces con más probabilidades de ser víctimas de discriminación racial, desde que surgió la covid.

También dijeron que experimentaron hasta casi 5,4 veces más probabilidades de preocupación por la agresión física a causa de la pandemia.

Aunque los asiáticos son muy diversos y heterogéneos, existen seis subgrupos principales en Estados Unidos que son tratados como un grupo monolítico.

Lin reveló que los asiáticos orientales tendían a experimentar más discriminación que los asiáticos del sur y del sureste. Los índices más altos de discriminación autodeclarada correspondían a los chino-estadounidenses.

“Nuestro estudio también descubrió que la gente estaba muy preocupada por las agresiones físicas, y también se planteaba comprar armas de fuego”, dijo Lin. Añadió que es probable que realicen otro estudio sobre cómo cambian las percepciones de los asiático-estadounidenses respecto a las expresiones de xenofobia en su contra.

T: MF / ED: EG

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos