Personal de la ONU contra entrega a Wall Street de sus milmillonarias pensiones

Un dibujo descriptivo de la tarea de la Caja Común de Pensiones del Personal de las Naciones Unidas. Imagen: CCPPNU

NACIONES UNIDAS – La Caja Común de Pensiones del Personal de las Naciones Unidas (CCPPNU) tiene una asombrosa cartera de más de 81 500 millones de dólares, muy por encima del presupuesto anual de la ONU, de 3100 millones de dólares, y de su presupuesto promedio para el mantenimiento de la paz, de más de 6.400 millones de dólares.

Los miles de jubilados de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) y sus beneficiarios, más de 71 000 en el último recuento, que dependen de sus pensiones para sobrevivir económicamente, protegen implacablemente el Fondo, al tiempo que se manifiestan contra cualquier intento de inversiones arriesgadas.

CCPPNU tiene como mandato el proporcionar prestaciones de jubilación, fallecimiento, invalidez y otras relacionadas al personal, tras el cese de sus servicios.

El Comité Coordinador de Sindicatos y Asociaciones Internacionales del Personal del Sistema de las Naciones Unidas (CCISUA), que representa a más de 60 000 funcionarios de todo el mundo, protesta ahora contra un nuevo plan propuesto para «externalizar una gran parte de las inversiones del fondo de pensiones a Wall Street».

En una carta dirigida a Pedro Guazo, representante del secretario general para la inversión de los activos de la Caja, la presidenta del CCISUA, Prisca Chaoui, advirtió en la primera quincena de marzo que la propuesta de externalización «pone en tela de juicio la naturaleza de nuestro fondo de pensiones».

“¿Se trata de un sistema que sigue siendo gestionado con prudencia por expertos contratados por la Caja, que por ser personal de las Naciones Unidas tienen un interés en su salud a largo plazo, un sistema que emplea las economías de escala de la Caja para mantener los costes bajos y que, según el propio Fondo, ha superado los resultados del sector privado hasta ahora?”, se pregunta la dirigente.

“¿O es un sistema que se subcontrata a Wall Street para que sea víctima de una cultura de primas a corto plazo para enriquecerse rápidamente, sin tener en cuenta el bienestar de los beneficiarios de todo el mundo?”, añade.

Chaoui asegura que, según la información brindada, «no entendemos las razones que hay detrás del paso a la gestión externa, dada la innecesaria y costosa duplicación de la capacidad interna».

“También creemos que su intención de ‘detener la hemorragia’ ha sido abordada por los cambios de gestión que ha implementado en respuesta a los problemas señalados por la Oficina de Servicios de Supervisión Interna (OSSI) de la ONU, y a través de una nueva asignación estratégica de activos que reduce significativamente nuestra exposición a los activos de riesgo”, remarca presidenta del CCISUA en su misiva.

Dado que el fondo de pensiones tiene acceso a los mismos instrumentos financieros que Wall Street, y emplea a funcionarios de inversión igualmente experimentados, argumenta Chaoui que no debería haber ninguna razón para un menor rendimiento.

“De hecho, las otras carteras del fondo de pensiones han funcionado bien bajo gestión interna”, destaca.

A juicio de Chaoui, “hoy nos encontramos en una bifurcación que decidirá el futuro de nuestro fondo. Les pedimos que den marcha atrás en la estrategia de externalización y mantengan la gestión de nuestros activos de forma segura dentro de la empresa»,

Mientras tanto, una petición que circula actualmente entre los jubilados y el personal de la ONU, en demanda de firmas para oponerse a la externalización, dice que el secretario general, António Guterres, afirma que se trata de una medida temporal que aumentará el rendimiento.

“Sin embargo, los planes autorizan un aumento de la subcontratación durante un periodo de tres años», destaca.

«Y a largo plazo, nuestro fondo de pensiones de la ONU, conservador y gestionado internamente, ha obtenido mejores resultados que muchos fondos de salarios finales gestionados externamente que se han visto obligados a cerrar. De hecho, nuestro fondo está en equilibrio actuarial», dice la petición de firmas.

Según la propuesta, hasta 75 % de la cartera de renta fija del fondo se gestionará externamente.

La Secretaría General sigue adelante con la subcontratación a pesar de las fuertes preocupaciones expresadas en la reunión de febrero del consejo de administración de las pensiones.

También a pesar de la carta de protesta del CCISUA y de la propia Junta de Auditores de la ONU, que señaló que el fondo no es capaz de evaluar eficazmente a sus gestores externos.

“En 2007, un año antes de la crisis financiera mundial de 2008-2009 y el colapso de muchas instituciones financieras, el ex secretario general Kofi Annan consideró la posibilidad de subcontratar a Wall Street. Pero cambió sabiamente de rumbo tras las protestas del personal y mantuvo nuestro fondo a salvo”, dice la petición.

“Al entregar nuestro fondo de pensiones a Wall Street en estos tiempos de turbulencia financiera, corremos el riesgo de convertirnos en víctimas de una cultura de bonificaciones a corto plazo, en la que la codicia es buena, que tiene poca consideración por el bienestar de nuestro personal y de los jubilados de todo el mundo y poca consideración por los valores éticos de la ONU», dice la petición.

El título de esa solicitud es bien elocuente: «Secretario General António Guterres: No entregue nuestro fondo de pensiones de la ONU a Wall Street».

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

En la solicitud se destaca que “firmando esta petición, usted pide al secretario general que detenga una vez más la subcontratación de nuestro fondo de pensiones y mantenga su gestión dentro de la organización. Por favor, comparta esto con sus colegas de toda la ONU y de los organismos especializados”.

El responsable de inversiones responde

En respuesta a las continuas protestas, Guazo, el representante para la inversión de los activos de la CCPPNU, dijo el 16 de marzo que la Caja es consciente de las preocupaciones adicionales expresadas sobre la externalización temporal de parte de la cartera de renta fija.

“Tal y como se presentó en la última reunión del Comité de Pensiones de los días 24 y 25 de febrero de 2022 y en mi mensaje del 12 de marzo de 2022, las inversiones de la Caja de Pensiones de las Naciones Unidas se están comportando muy bien en general, dado el actual contexto económico y geopolítico”, señaló.

Sin embargo, argumentó Guazo, el Fondo puede hacerlo mejor en la cartera de renta fija. Durante muchos años esa cartera ha tenido un rendimiento inferior al de su índice de referencia, como se indica en el sitio web del Fondo aquí.

Añadió que el Equipo de Renta Fija de la Oficina de Gestión de Inversiones de la Caja presentó una propuesta para gestionar parte de la cartera internamente (35 %) y, temporalmente, utilizando un asesor externo bajo la supervisión y control del mismo equipo interno (65 %).

Este 65 % de la cartera de renta fija representa alrededor de  18% de la cartera total gestionada por la Oficina de Gestión de Inversiones.

“Esta propuesta ha sido revisada por el comité interno, por el Consejo de Pensiones y por el Comité de Inversiones del Fondo, coincidiendo en que es una buena solución temporal para aumentar el rendimiento de la cartera de renta fija. El uso de asesores externos temporales es una de las mejores prácticas en el sector de los fondos de pensiones para hacer frente a las clases de activos de bajo rendimiento», señaló.

El beneficio inmediato para el Fondo de Pensiones de la ONU, aseguró Guazo, será de 60 millones de dólares adicionales al año en beneficios, mientras insistió que se trata de una solución solo temporal. Cuando el equipo esté listo dentro de unos meses, la Oficina de Gestión de Inversiones volverá a manejar la cartera internamente, prometió.

“Espero que esto aclare el objetivo y los beneficios de esta operación, que, de nuevo, se aplicará sólo por un tiempo limitado», añadió.

Por su parte, Ian Richards, expresidente del CCISUA, dijo a IPS que tras el lanzamiento de la petición sindical «me han inundado de mensajes del personal”.

Observan lo que está ocurriendo en los mercados en este momento y no creen que sea el momento de que Wall Street se haga cargo de las cosas, explicó.

“Se preguntan por qué ahora, cuando los dirigentes de los fondos de pensiones llevan años, y hasta el pasado otoño en la Asamblea General, alardeando de las ventajas de una gestión interna segura y conservadora”, detalló.

A su juicio, “muchas preguntas, incluidas las que he planteado al respecto, siguen sin respuesta» sobre esta cuestionada externalización que pretende poner una gran tajada de los muy jugosos 81 500 millones de dólares de la cartera de pensiones de la ONU en manos de Wall Street.

T: MF / ED: EG

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos