ONU proyecta sistema de alerta climática para todo el planeta

En todo el mundo se han quintuplicado los fenómenos meteorológicos extremos vinculados con el clima, y se necesita un sistema global de alertas tempranas para prevenir y minimizar su impacto en forma de desastres sobre las poblaciones. Foto: Daniel Pavlinovic / OMM

GINEBRA – La Organización Meteorológica Mundial (OMM) liderará un proyecto de las Naciones Unidas para proteger a toda la población del planeta, con sistemas de alerta temprana, ante los eventos extremos provocados por el cambio climático, se anunció con motivo del Día Meteorológico Mundial este miércoles 23.

“Las alertas tempranas y la acción temprana salvan vidas. Por ello, hoy anuncio que las Naciones Unidas encabezarán una nueva iniciativa para velar por que cada persona de la Tierra esté protegida por sistemas de alerta temprana en un plazo de cinco años”, expresó el secretario general de la ONU, António Guterres.

El plan de acción para alcanzar esa meta en cinco años se presentará en la próxima conferencia de la ONU sobre el clima, a celebrarse el venidero noviembre en Egipto.

Los fenómenos extremos relacionados con el tiempo, el clima y el agua son cada vez más frecuentes e intensos en muchas partes del mundo como consecuencia del cambio climático, recordó un reporte de la OMM.

La gente está más expuesta que nunca a peligros múltiples cada vez más agudos, a causa del crecimiento demográfico, la urbanización y la degradación del ambiente.

Un tercio de la población mundial, principalmente en los países menos adelantados y en los pequeños Estados insulares en desarrollo, aún no cuenta con la protección que brindan los sistemas de alerta temprana. En África, la situación es aún peor, dado que 60 % de las personas carecen de toda cobertura.

“Reconozcamos el valor de las alertas y medidas tempranas como herramientas fundamentales para reducir el riesgo de desastres y apoyar la adaptación al cambio climático. Los sistemas de alerta temprana salvan vidas. Asegurémonos de que funcionen para todos”: António Guterres.

Guterres calificó esa carencia como “inaceptable” y subrayó que el aumento de las temperaturas globales aumentará aún más la frecuencia y la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos.

“Reconozcamos el valor de las alertas y medidas tempranas como herramientas fundamentales para reducir el riesgo de desastres y apoyar la adaptación al cambio climático. Los sistemas de alerta temprana salvan vidas. Asegurémonos de que funcionen para todos”, insistió.

La OMM, al resaltar la frecuencia de los fenómenos climáticos, indicó que durante los últimos 50 años se han quintuplicado los desastres meteorológicos, climáticos o relacionados con el agua, y ocurre uno casi todos los días, provocando la muerte de 115 personas y pérdidas de 202 millones de dólares.

A pesar de ello, cantidad de vidas perdidas se redujo casi tres veces durante el mismo periodo gracias a las mejores alertas y pronósticos, así como a una gestión proactiva y coordinada de desastres.

La pandemia de covid-19 “ha dejado ver que en el mundo interconectado de hoy es necesario adoptar un enfoque multirriesgos y transfronterizo, para avanzar en el cumplimiento de los objetivos mundiales de acción climática, reducción del riesgo de desastres y desarrollo sostenible”, expuso un reporte de la OMM.

Considera fundamental una mayor coordinación entre los servicios meteorológicos e hidrológicos nacionales, las autoridades de gestión de desastres y los organismos de desarrollo, para mejorar la prevención, la preparación y la respuesta a esas crisis.

Petteri Taalas, secretario general de la OMM, dijo que hace falta invertir 1500 millones de dólares durante el próximo lustro para mejorar la calidad de los servicios y las infraestructuras relacionadas con los sistemas de alerta temprana.

Las inversiones deben efectuarse “especialmente en los países menos adelantados y en los pequeños Estados insulares en desarrollo”.

Según sus datos, los sistemas de alerta temprana brindan un retorno de la inversión de más de 10 veces, y con sólo 24 horas de advertencia de una próxima tormenta u ola de calor los daños se pueden reducir en 30 %.

Asimismo, una inversión de 800 millones de dólares en esos sistemas en países en desarrollo evitaría pérdidas de entre 3000 y 16 000 millones de dólares por año.

“Uno de los rendimientos más altos de las inversiones se logra mejorando los servicios de alerta temprana del tiempo, el agua y el clima”, recalcó Taalas.

Un sistema de alerta temprana para inundaciones, sequías, olas de calor o tormentas combina herramientas y recursos que permiten a la población saber que se avecina un clima peligroso e informa cómo los gobiernos, las comunidades y las personas pueden actuar para minimizar los impactos inminentes.

En su ausencia, “el creciente número de desastres debidos al cambio climático está poniendo en peligro la implementación de Objetivos de Desarrollo Sostenible”, trazados por las Naciones Unidas en 2015 para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar prosperidad para todos, concluyó Taalas.

A-E/HM

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos