Opinión

Inversión en energía limpia sí, pero países pobres necesitan también inversión en la gente

Este es un artículo de opinión de Philippe Benoit, director general de Energía y Sostenibilidad de Global Infrastructure Advisory Services 2050 (Servicios de Asesoría sobre Infraestructura Global 2050).

Una hilera de viviendas en un suburbio poblado por familias de bajos ingresos en Sudáfrica, con paneles solares en sus techos. Foto: Brendon Bosworth / IPS

PARÍS – Durante la 26 Conferencia de las Partes (COP26) sobre el clima, realizada en noviembre en Glasgow, un consorcio de filántropos, liderados por la Fundación Rockefeller, anunció un programa masivo para financiar proyectos de electricidad renovable para personas empobrecidas en países en desarrollo.

La creación de esa Alianza Mundial de la Energía para la Gente y el Planeta (GEAPP, en inglés) es una buena noticia.

Pero cuando se trata de generar el mayor beneficio para los empobrecidos, la financiación de la electricidad limpia debe complementarse con una inversión sustancial en las propias personas, diseñada para permitirles utilizar mejor estos electrones limpios para aumentar los ingresos de sus familias y salir de la pobreza.

Esta es una idea que ya está integrada en el enfoque propuesto por el GEAPP y en la que hay que seguir insistiendo durante su aplicación.

El GEAPP es un programa milmillonario para ayudar a la transición del sistema energético a las energías renovables, centrándose en los países del Sur en desarrollo (se plantea canalizar 100 000 millones de dólares en la próxima década, de capital público y privado, .

Pretende extender la energía limpia y de uso productivo a 1000 millones de personas desatendidas, crear decenas de millones de empleos verdes y evitar y prevenir más de 4000 millones de toneladas de emisiones.

El autor, Philippe Benoit. Foto: GIAS2050
El autor, Philippe Benoit.

Un componente clave son las inversiones para construir sistemas de energía renovable distribuidos que puedan instalarse rápidamente y ubicarse cerca de los consumidores en comunidades pobres, a menudo rurales. Mejorar la vida de los ciudadanos es un objetivo clave.

Sin embargo, podemos distraernos fácilmente por la magnitud del dinero que se propone para construir sistemas de energía limpia y olvidar que la electricidad, por sí misma, no superará la pobreza.

El GEAPP destaca los nuevos puestos de trabajo en el sector de las energías renovables y otras empresas de energía limpia que generarán sus inversiones.

Pero, lo que es más importante, también hace hincapié en el número aún mayor de puestos de trabajo que creará o mejorará en otros sectores (como la agricultura y la industria) al proporcionar acceso a la electricidad a las pequeñas empresas y otros usuarios finales rápidamente desde los sistemas de generación distribuida cercanos.

Proporcionar más electricidad a las personas que carecen de ella también producirá beneficios en materia de salud, educación y seguridad, entre otros.

Por todas estas razones, el GEAPP es una importante iniciativa de lucha contra la pobreza, además de la climática, y su masa multimillonaria no solo es impresionante, sino también lo que se necesita.

Por desgracia, los más pobres del mundo carecen a menudo de las herramientas necesarias para transformar los electrones en ingresos.

Los obstáculos a los que se enfrentan incluyen las siguientes carencias:

  • La falta de conocimientos técnicos para seleccionar, operar y mantener el equipo más adecuado;
  • la falta de conocimientos sobre la creación de microempresas;
  • la falta de exposición sobre cómo hacer crecer estas empresas hasta convertirlas en pequeñas y medianas empresas que puedan emplear a más personas;
  • y, lo que es más importante, la falta de acceso al crédito para comprar nuevos equipos y otros activos para hacer crecer sus negocios.

Los empresarios empobrecidos que, con el beneficio de la electricidad limpia recién suministrada, quieran crear un negocio o ampliar uno ya existente, necesitarán apoyo para responder a una serie de posibles preguntas.

¿Existe un mercado potencial para un nuevo taller de reparación de neumáticos? ¿Qué equipo es el más adecuado para comprar, y está disponible y es asequible? Con el nuevo acceso a la electricidad suministrada localmente, más fiable y barata, ¿tiene sentido ampliar un negocio casero?

¿Dónde pueden los pequeños empresarios, o incluso los microempresarios, conseguir el dinero para explotar esa nueva electricidad renovable distribuida que ahora reciben? ¿Hay centros de crédito cercanos y cómo se solicita un préstamo? ¿El acceso estable a Internet alimentado por un suministro fiable de electricidad renovable abre oportunidades?

Para responder a estas y a un sinfín de posibles preguntas, muchos empresarios desfavorecidos necesitan ayuda.

Para ayudarles a superar estos retos, los empresarios se beneficiarían de programas específicos de desarrollo de capacidades y otros programas de asistencia.

Este apoyo a menudo tendrá que cubrir las o competencias habilidades blandas (soft skills, las habilidades sociales de las personas), además de la asistencia con el hardware y el dinero.

Al igual que ha habido programas de extensión agrícola para ayudar a los agricultores, necesitamos programas de extensión eléctrica para ayudar a los empresarios con pocos recursos.

Son útiles los programas de formación profesional, técnica y similares, así como las tutorías, las asociaciones y los acuerdos de hermanamiento con empresas más establecidas.

Además, es importante llevar estos servicios a los usuarios finales, en lugar de exigirles que recorran largas distancias, a menudo para llegar a centros urbanos difíciles.

La generación distribuida (descentralizada) de energías renovables debe ir acompañada de programas de formación distribuidos, junto con centros locales de crédito y equipamiento que lleven el apoyo a los usuarios en sus comunidades.

Estas iniciativas no superarán todas las barreras que impiden el alivio de la pobreza (como los mercados limitados que pueden restringir las oportunidades de negocio en muchas comunidades rurales empobrecidas), pero pueden ayudar.

El GEAPP tiene la amplitud y la ambición de poner en marcha los necesarios programas de apoyo a la capacidad expansiva a escala. Los miles de millones que se invertirán en la construcción de nuevas energías renovables distribuidas y otros sistemas de energía limpia deben ir acompañados de una inversión masiva en el fortalecimiento de la capacidad de los propios usuarios finales empobrecidos.

La experiencia, sin embargo, ha demostrado que a menudo es más difícil reforzar las habilidades blandas y empoderar con éxito a las familias desfavorecidas que construir sistemas eléctricos.

El éxito requerirá no sólo cantidades sustanciales de financiación, sino también un gran número de personas sobre el terreno en las comunidades y el establecimiento de políticas y programas complementarios para los empobrecidos.

Los planes de GEAPP de trabajar con socios locales en cada mercado y de involucrar a los bancos de desarrollo y a otros socios de suministro pueden ayudar a establecer la base necesaria para avanzar en estos frentes.

Mantener la atención y el compromiso en las áreas programáticas y de capacidad más blandas para los pobres será importante incluso cuando el GEAPP financie sus inversiones a gran escala para remodelar el propio sistema eléctrico.

Reforzar la capacidad de las personas empobrecidas para transformar los electrones de las energías renovables en ingresos y otros avances económicos y sociales puede ayudar a estas familias a producir su propio futuro mejor.

El GEAPP ofrece una sólida plataforma potencial para avanzar en este esfuerzo. La implementación real será clave y el empoderamiento de las personas en situación de pobreza debe seguir siendo un objetivo.

T: MF / ED: EG

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos