Opinión

Los ricos aprovechan la distracción de las compensaciones de carbono

Este es un artículo de opinión de Anis Chowdhury y Jomo Kwame Sundaram. Chowdhury es un exprofesor de economía de la Universidad Occidental de Sídney y ocupó altos cargos en la ONU entre 2008 y 2015 en Nueva York y Bangkok. Kwame Sundaram es un exprofesor de economía y ex secretario general adjunto de la ONU para el Desarrollo Económico.

El mercado de compensación del carbono, un controversial e inadecuado instrumento para reducir los gases de efecto invernadero. Foto: AApsky/Shutterstock-The Conversation

SÍDNEY / KUALA LUMPUR –  Los mercados de compensación de carbono permiten que los ricos emitan mientras los intermediarios financieros se benefician. Al fomentar la ficción de que se puede pagar a otros para que reduzcan los gases de efecto invernadero (GEI), socava los esfuerzos para hacerlo.

Comprometerse a alcanzar las emisiones netas de carbono se ha convertido en uno de los principales objetivos de la política sobre cambio climático. Pero la mayoría de los científicos del clima coinciden en que el objetivo es peligrosamente engañoso. En apariencia, promueve la descarbonización, pero en realidad permite que las emisiones de carbono sigan aumentando.

¿Un gran avance?

El 28 de enero de 2021, dos promotores de la acción climática de alto nivel, los presidentes de la COP25 y la COP26 y la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) lanzaron la iniciativa «Carrera hacia el cero», durante el último Foro Económico Mundial de Davos.

En noviembre, más de 130 países se comprometieron a alcanzar las emisiones netas de carbono para 2050. A pesar de los conocidos contratiempos, el Pacto Climático de Glasgow, con el que concluyó el 13 de ese mes la 26 Conferencia de las Partes (COP26) de la CMNUCC, ha sido aclamado como un gran avance en el camino hacia un futuro más seguro.

Antes de la COP26, muchas ciudades, regiones, empresas, inversores e instituciones de enseñanza superior se sumaron a los 120 países ya comprometidos entonces. Lograr el cero neto mediante el comercio de compensaciones se ha convertido así en la principal distracción de la acción climática.

Tras las difíciles y prolongadas negociaciones posteriores al Acuerdo de París, logrado en 2015 en la COP21, el artículo 6 fue el último de sus 29 artículos acordado. Ese artículo 6 unifica las normas de comercio de carbono con el fin de minimizar la doble contabilidad.

La compensación permite a los países y empresas seguir emitiendo GEI en lugar de reducirlos. La compra de compensaciones les permite afirmar que sus emisiones han sido canceladas. Así, los mercados de compensación han frenado la acción climática en el Norte rico, responsable de dos tercios de las emisiones acumuladas.

Trampas baratas

Está claro que el artículo 6 no pone fin a las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros GEI.

El Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kioto, predecesor del Acuerdo de París, también permite no reducir la producción de GEI pagando a otros para que lo hagan. Así, los mercados de compensación permiten a los ricos evitar la reducción de los vertidos de GEI a un costo menor.

Anis Chowdhury

Pero, ¿por qué pagar por reducciones de emisiones que se habrían producido de todos modos, incluso sin ser pagadas a través de la venta de compensaciones? En el mejor de los casos, el cero neto es un juego de suma cero que mantiene los niveles de GEI en la atmósfera. Pero el progreso requiere una reducción de CO2, es decir, ser negativo en términos netos, no sólo cero en términos netos.

Muchos créditos de carbono que se venden como compensaciones no eliminan adicionalmente el carbono como se afirma.

Por ejemplo, JP Morgan, Disney y BlackRock han pagado millones para proteger bosques que ni siquiera están amenazados. Un consejero delegado aceptó que su compra de compensaciones en un programa forestal de Tanzania es un engaño.

La publicación británica The Economist considera que las compensaciones de carbono son un engaño barato.

Al aumentar la oferta de compensaciones, los precios se mantuvieron bajos. El sistema sigue teniendo un gran margen de maniobra. Las empresas que hacen un uso intensivo de la energía se confabulan y ejercen presión contra los altos precios del carbono, insistiendo en que perjudican la competitividad.

A menudo comprando al por mayor, pagan demasiado poco por los créditos de carbono para incentivar el cambio a la energía renovable. Un promedio de solo tres dólares por tonelada de CO2 en 2018 no puede acelerar el camino a las transiciones energéticas deseables.

Menos de 5 % de todas las compensaciones reducen realmente el CO2 en la atmósfera. Un estudio de 2016 de la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la Unión Europea (UE), sobre los proyectos de compensación del MDL encontró que 85 % no proporcionó ningún beneficio ambiental.

Ganar dinero en su lugar

La Alianza Financiera de Glasgow para el Cero Neto (GFANZ, en inglés), un club de inversores de 130 billones (millones de millones) de dólares de más de 450 empresas financieras de 45 países, se presentó en la COP26 de Glasgow. Está presidido por el exgobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ahora enviado especial de las Naciones Unidas para la acción climática y las finanzas.

Jomo Kwame Sundaram
Jomo Kwame Sundaram

La GFANZ afirma que está aprovechando el poder de las grandes finanzas para alcanzar de forma innovadora el objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura por encima de los niveles preindustriales por debajo de 1,5 grados Celsius.

Sus defensores afirman que así se desbloquearán billones de dólares para proteger los bosques, aumentar la generación de energía renovable y mitigar de otro modo el recalentamiento global. Sin embargo, la GFANZ ni siquiera pretende reducir la financiación de las industrias intensivas en GEI.

Los miembros de la GFANZ pagan a los expertos, a las organizaciones no gubernamentales (ONG) y a los gobiernos para que afiancen trayectorias hacia cero emisiones. Los mercados de compensación han permitido a las ONG medioambientales ganar dinero con supuestos proyectos de mitigación del clima o certificando otros planes.

Mientras tanto, las grandes empresas pulen sus credenciales ecológicas con la compra de compensaciones. Al fin y al cabo, no hay una métrica acordada que garantice la alineación de la cartera con las metas del Acuerdo de París. No es de extrañar que el enviado de las Islas Marshall para el clima inste a permanecer vigilantes contra el lavado verde.

El Banco Mundial, al promover soluciones de mercado, ha observado un reciente aumento de la demanda por parte de los principales inversores financieros, como Goldman Sachs, Morgan Stanley y Lansdowne Partners. Pero la mayor parte se destina a los beneficios del arbitraje, la especulación o el comercio para terceros, no a la descarbonización o a la reducción a nivel cero.

Incluso Larry Fink, director general de Blackrock, el mayor gestor de activos del mundo, se muestra escéptico.

«Nos mentimos a nosotros mismos si pensamos que podemos hacerlo simplemente pidiendo a los bancos y a las empresas de servicios financieros, a las empresas públicas, que se ajusten a los informes del TCFD (sigla en inglés del Grupo de Trabajo sobre Revelaciones Financieras relacionadas con el clima). Estamos creando el mayor arbitraje de capital de nuestras vidas”, afirmó.

Vendiendo un trozo de cielo

Los mercados de compensación han supuesto nuevas oportunidades para crear nuevos activos negociables. Mediante la agregación de todas las emisiones de GEI procedentes de los combustibles fósiles, la deforestación, los vertederos, la agricultura, etc. se han diseñado nuevos productos financieros rentables para el comercio de emisiones y los créditos de carbono.

La premisa implícita es que los enfoques basados en el mercado siempre funcionan mejor para abordar los problemas, en este caso, para reducir las emisiones de GEI. No distinguen entre las emisiones de lujo y las debidas a los medios de vida de los pobres.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo:

Mientras tanto, el 1 % más rico del mundo produce el doble de emisiones de carbono que el 50 % más pobre. Y lo que es peor, las emisiones de los jets privados, los megayates y los viajes espaciales de los superricos agravan enormemente el calentamiento planetario.

Al igual que con el MDL de Kioto y los mercados de compensación voluntaria, la carga de la reducción de emisiones se ha trasladado del Norte industrial al Sur en desarrollo. Mientras los países ricos siguen emitiendo gases de efecto invernadero, se espera que los países en vías de desarrollo se sinceren.

Para los pobres no hay dinero

En la presentación de la GFANZ, Mark Carney afirmó: «No se equivoquen, el dinero está aquí, si el mundo quiere utilizarlo. Pero los países en vías de desarrollo siguen esperando ver los 100 000 millones de dólares anuales prometidos para ayudar a financiar sus esfuerzos de mitigación y adaptación”.

Tras la fuerte oposición de Estados Unidos en las negociaciones del Artículo 6, los países en desarrollo no consiguieron asegurar las transferencias internacionales de los resultados de mitigación, es decir, las contribuciones obligatorias al Fondo de Adaptación a partir de los ingresos del comercio internacional de emisiones entre las Partes que suscribieron el Acuerdo de París.

Estados Unidos y la UE también bloquearon con éxito un fondo para pérdidas y daños destinado a financiar la recuperación y la reconstrucción después de los desastres climáticos. De este modo, Glasgow no consiguió aportar ninguna financiación adicional significativa para los países pobres para la adaptación al cambio climático, así como para las pérdidas y los daños.

T: MF / ED: EG

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos