La recuperación económica poscovid se ralentiza en Asia

Escena de una calle en Katmandú, la capital de Nepal. Las economías del sur de Asia crecerán este año y el próximo, aunque menos de lo previsto hace seis meses, debido a impactos de la crisis de la covid-19, como restricciones a la movilidad y demoras en la vacunación. Foto: BM

MANILA – El crecimiento económico de los 45 países y territorios en desarrollo de Asia y el Pacífico alcanzará a 7,1 y no a 7,3 por ciento como se estimó en abril, debido a la lenta vacunación y otros impactos de la crisis de la covid-19, señaló este lunes 27 un reporte del Banco Asiático de Desarrollo (BAD).

“Los países en desarrollo de Asia siguen siendo vulnerables a la pandemia, ya que las nuevas variantes provocan brotes, lo que genera nuevas restricciones a la movilidad en algunas economías”, dijo el economista jefe interino del BAD, Joseph Zveglich.

Los casos de covid en Asia en desarrollo aumentaron desde que surgió la variante delta del virus en abril, se cifraban en 163 000 a finales de agosto y alcanzaron un máximo de 430 000 por día durante mayo.

Mientras tanto, el progreso de la vacunación en esos países es desigual y está a la zaga del de las economías avanzadas. Al 31 de agosto, 28,7 por ciento de la población de la región tenía protección total con las vacunas, en comparación con 51,8 por ciento en Estados Unidos y 58 por ciento en la Unión Europea.

El grupo de los países en desarrollo de Asia-Pacífico excluye a los de Medio Oriente, las naciones industrializadas hace décadas, Australia, Japón y Nueva Zelanda, y las recientemente industrializadas: Corea del Sur, Hong Kong, Singapur y Taiwán.

La perspectiva de crecimiento para 2022 se elevaría levemente, 5,4 por ciento en vez de 5,3 por ciento calculado en abril, siempre sujeta a los nuevos brotes de covid, restablecimiento de bloqueos y lentitud en el lanzamiento de vacunas.

El camino de recuperación dentro de la región es desigual, y la previsión de crecimiento de Asia oriental para este año se elevó a 7,6 por ciento en comparación con 7,4 por ciento en abril, ya que un aumento en la demanda mundial impulsa las exportaciones de la región.

Las perspectivas de crecimiento de Asia oriental para 2022 se mantienen en 5,1 por ciento y las de China, la economía más grande de la región, en 8,1 por ciento para 2021 y 5,5 por ciento para 2022.

Para Asia central, los estimados de crecimiento económico este año se elevan a 4,1 por ciento desde 3,4 por ciento proyectado en abril, por mejores perspectivas para Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Kazajstán y Uzbekistán. La perspectiva de la subregión para 2022 mejora, de cuatro a 4,2 por ciento.

El BAD espera un crecimiento de 8,8 por ciento en el sur de Asia este año, en comparación con 9,5 por ciento que se previó en abril. Sin embargo, las perspectivas para 2022 mejoran, de 6,6 a siete por ciento.

La proyección para India, la economía más grande de la subregión, se rebajó un punto, a 10 por ciento, en 2021, y para el año próximo mejora, de siete a 7,5 por ciento.

Los pronósticos para el sudeste asiático y el Pacífico también se revisaron a la baja, ya que las economías de estas subregiones continúan lidiando con nuevas variantes de virus, continuos bloqueos y restricciones, y lentos lanzamientos de vacunas.

Las proyecciones de crecimiento del sudeste asiático para 2021 se han reducido a 3,1 por ciento (4,4 en abril) y para 2022 a cinco por ciento (5,1 por ciento en abril).

Se prevé que la economía del Pacífico –fuertemente asociada al turismo- se contraiga 0,6 por ciento este año, en comparación con 1,4 por ciento de crecimiento proyectado en abril, antes de expandirse 4,8 por ciento en 2022.

El BAD espera que la inflación en los países en desarrollo de Asia se mantenga bajo control, en 2,2 por ciento este año y 2,7 por ciento en 2022. La tendencia actual de aumento de los precios internacionales de las materias primas y los alimentos podría avivar la inflación en algunas de las economías de la región.

“Las medidas políticas no deben centrarse solo en la contención y la vacunación, sino también en el apoyo continuo a las empresas y los hogares, y en la reorientación de los sectores de la economía para que se adapten a una nueva normalidad una vez que la pandemia disminuya, para impulsar la recuperación”, expuso Zveglich.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe