Agencias humanitarias reiteran compromiso con Afganistán

Niñas recogen agua en el campamento de desplazados Nawabad Farabi-ha, cerca de la ciudad Mazar-e Sharif en el norte de Afganistán. Organizaciones civiles y agencias de las Naciones Unidas reclaman respeto y asistencia para cientos de miles de desplazados a causa del conflicto afgano. Foto: Acnur

NACIONES UNIDAS – Agencias humanitarias y para el desarrollo de las Naciones Unidas, junto a varias coaliciones civiles de ayuda internacional, reiteraron sus compromisos con el pueblo de Afganistán tras la violenta captura del poder por el movimiento islamista talibán la última semana.

“El pueblo de Afganistán necesita nuestro apoyo ahora más que nunca. Nuestras organizaciones están comprometidas a ayudarlos y protegerlos. Nos quedaremos en Afganistán y cumpliremos”, asentó la declaración de 15 entidades divulgada este jueves 19, Día Mundial de la Asistencia Humanitaria.

Recordaron que a principios de 2021 la mitad de la población de Afganistán, un país de 38 millones de habitantes, incluidos más de cuatro millones de mujeres y casi 10 millones de niños, ya necesitaba asistencia humanitaria.

“Un tercio de la población se enfrentaba a niveles de crisis y emergencia de inseguridad alimentaria aguda y más de la mitad de todos los niños menores de cinco años estaban desnutridos”, indicaron.

Esas necesidades “han aumentado drásticamente debido al conflicto, la sequía y la covid-19. Desde finales de mayo, el número de personas desplazadas internamente debido al conflicto y que necesitan ayuda humanitaria inmediata se ha más que duplicado, llegando a 550 000”.

Por ello “nos hacemos eco del llamamiento del secretario general de las Naciones Unidas (António Guterres) para que todas las partes, incluidos los talibanes, cesen la violencia y cumplan con el derecho internacional humanitario y los derechos humanos.

Los talibanes “deben permitir y facilitar el acceso seguro, rápido y sin obstáculos de los trabajadores humanitarios, tanto hombres como mujeres, para que puedan entregar ayuda a los civiles necesitados dondequiera que se encuentren”.

Reportes de medios de comunicación daban cuenta de protestas ante las medidas restrictivas impuestas por los talibanes –a la libertad personal de las mujeres y otros derechos, en el marco de su interpretación de la sharia o ley islámica- con saldo de varias personas muertas o heridas en algunas ciudades.

En Afganistán “se han logrado importantes avances en los últimos años, en particular en lo que respecta a la igualdad de género y el acceso de las niñas a una educación de calidad: debe preservarse. Y es necesario hacer mucho más para hacer realidad los derechos de las mujeres y las niñas”, indicó el texto.

Por ello, los responsables de las entidades humanitarias “continuaremos comprometidos para asegurarnos de que esto suceda”.

El documento está firmado por los conductores del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, la Organización Mundial de la Salud y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Asimismo, por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, la Organización Internacional para las Migraciones, el Programa Mundial de Alimentos, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

También firmaron la relatora especial sobre derechos de los desplazados internos y el coordinador de socorro de emergencia y asuntos humanitarios de la ONU.

Del lado de la sociedad civil suscribieron el documento responsables del Consejo Internacional de Agencias Voluntarias, una red de más de 100 oenegés en todos los continentes, y de la coalición global de lucha contra la pobreza Oxfam.

Se sumaron las oenegés de auxilio internacional InterAction y Catholic Relief Services, estadounidenses, y la irlandesa Concern Worldwide.

Reconocieron que “la operación humanitaria también dependerá de la financiación, el movimiento dentro, hacia y desde Afganistán, y el acceso a las instalaciones de salud”, por lo que “se debe apoyar el papel fundamental de las organizaciones humanitarias de primera línea”.

Entre ellas, Médicos Sin Fronteras informó que mantiene sus operaciones en hospitales de cinco ciudades, Herat, Kandahar, Khost, Kunduz y Lashkar Gah, atendiendo urgencias médicas, obstétricas y quirúrgicas.

Las agencias pidieron que los donantes de la comunidad internacional mantengan su apoyo financiero a las operaciones humanitarias en Afganistán, pues lo programas para llegar con auxilios a unos 16 millones de personas este año necesitan 1300 millones de dólares y de ese monto solo se ha recibido 37 por ciento.

Como quiera que también se debe permitir que los civiles busquen seguridad y protección, incluido el derecho a buscar asilo  -miles de personas tratan de huir de Afganistán y el aeropuerto de la capital, Kabul, ha vivido días de caos- “exhortamos a los gobiernos a que mantengan las fronteras abiertas para recibir a los refugiados”.

Al reclamar que “todas las partes deben proteger a los civiles y respetar los derechos y libertades de todos”, la declaración reiteró que “seguimos comprometidos con el pueblo de Afganistán y haremos todo lo posible para quedarnos y brindar asistencia, especialmente a los más vulnerables”.

A-E/HM

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe