mayo 11, 2017

Cientos de miles de personas inundaron la noche del 10 de mayo la emblemática Plaza de Mayo de Buenos Aires, para rechazar una sentencia de la Corte Suprema de Argentina, que reducía las penas de los condenados por la represión durante la última dictadura y que el parlamento neutralizó ese mismo día. Crédito: Daniel Gutman/IPS

Castigo a violadores de DDHH, irrenunciable para sociedad argentina

Lo que al principio fue una pésima noticia para gran parte de la sociedad argentina, que  considera que el juicio y castigo a quienes violaron los derechos humanos durante la última dictadura militar (1976-1983) son una conquista democrática irrenunciable, se