Ventas de armas rusas aumentan, en contra de tendencia mundial

El Tupolev Tu-95 es un bombardero estratégico y portamisiles propulsado por cuatro motores turbohélice. Realizó su primer vuelo en 1952 y la Fuerza Aérea de Rusia prevé tenerlo en servicio hasta el 2040. Crédito: Dmitry Terekhov/cc by 2.0
El Tupolev Tu-95 es un bombardero estratégico y portamisiles propulsado por cuatro motores turbohélice. Realizó su primer vuelo en 1952 y la Fuerza Aérea de Rusia prevé tenerlo en servicio hasta el 2040. Crédito: Dmitry Terekhov/cc by 2.0

Las 100 mayores empresas productoras de armas acumularon 402.000 millones de dólares en ventas en 2013, según las últimas cifras publicadas por el Instituto Internacional de Estocolmo de Investigación para la Paz (Sipri).

Las ventas de armas y servicios militares descendieron aproximadamente un 2,0 por ciento respecto a 2012, en lo que es el tercer descenso anual consecutivo, según las cifras deSipri.

Sin embargo, las ventas de las compañías rusas crecieron 20 por ciento en 2013 en comparación con las de Estados Unidos y otros fabricantes de armas occidentales.

Siemon Wezeman, investigador del Sipri, dijo que «los notables incrementos» en la venta de armas rusas en 2012 y 2013 se explican, en gran parte, por las inversiones ininterrumpidas del Estado ruso en las adquisiciones militares a partir del año 2000.

«Estas inversiones están destinadas expresamente a modernizar las armas y las capacidades de producción nacional con el fin de llevarlas a la par de… las tecnologías de las principales productoras de armas de Estados Unidos y Europa occidental”, explicó a IPS.

Pero estas ganancias se registraron mucho antes de la intervención rusa en Ucrania y Crimea en febrero de este año.

Con las sanciones económicas y militares que Estados Unidos y Europa occidental adoptaron contra Moscú este año tras esas intervenciones, es posible que las ventas de armas rusas, en particular las exportaciones, desciendan cuando se conozcan las cifras correspondientes a 2014.

Pero «es casi imposible hacer predicciones» al respecto, observó Wezeman.

Las sanciones no tendrán un gran efecto a corto plazo, pero la industria rusa las sentirá si se mantienen varios años, agregó.

Las cifras del Sipri revelan que Europa occidental ofrece un panorama mixto, con ventas ascendentes de las empresas francesas, estables de las británicas y descendientes de las productoras de armas de Italia y España.

La proporción que ostentan las empresas fuera de América del Norte y Europa occidental en el mercado de armas mundial ha ido en aumento desde 2005, indicó Aude Fleurant, directora del Programa de Armas y Gastos Militares del Sipri.[related_articles]

La compañía rusa con el mayor incremento en ventas en 2013 fue la Tactical Missiles Corporation, con una expansión de 118 por ciento, seguida por Almaz-Antey (34 por ciento) y United Aircraft Corporation (20 por ciento), según el Sipri.

Las ventas de Almaz-Anteys en 2013 la convierten en la 12 productora de armas mundial, sin contar a China, y la aproximan a la lista de las 10 primeras, que desde el fin de la Guerra Fría está integrada exclusivamente por empresas de Estados Unidos o Europa occidental.

En 2013 la fabricante de productos electrónicos y de comunicaciones Sozvezdie se convirtió en la décima empresa rusa en sumarse a la lista de las 100 mayores vendedoras de armas del Sipri.

Hace varios años Rusia se percató de que está tecnológicamente atrasada en muchos aspectos relacionados con sus armas y que necesitará la colaboración extranjera para desarrollarlas, sostuvo Wezeman.

El país está buscando empresas occidentales para asociarlas en el desarrollo de nuevas generaciones de armas y componentes clave, señaló. Rusia está negociando con empresas europeas para su cooperación en el diseño de vehículos blindados, motores a reacción y aviónica, añadió el experto.

Pero «las sanciones liquidaron las negociaciones, lo cual deja a Rusia en la posición que estaba antes, sin toda la tecnología y sin los fondos o la experiencia para desarrollarla por sí misma”, destacó Wezeman.

Las sanciones también afectan la producción y el desarrollo de armas rusas para la exportación, precisó.

Algunas de las armas de exportación rusas más avanzadas, como los aviones de combate Su-30, se basan en componentes occidentales. Al parecer, también estarían prohibidos, pero solo en el caso de negocios acordados tras las sanciones, como lo estipulan las sanciones de la Unión Europea.

Según Wezeman, las autoridades rusas se quejan desde hace años de lo anticuadas que son sus fábricas de armas, con equipos de producción desgastados. Ahora se anunció un importante plan de modernización, pero Rusia no tiene la tecnología para hacerlo por su cuenta, agregó.

«Necesita el aporte de los países occidentales más desarrollados, pero eso está en gran parte descartado, con las sanciones y el cambio de las relaciones de Occidente con Rusia», comentó.

Es improbable que en el corto plazo las sanciones afecten las exportaciones de Rusia, aseguró.

Las primeras exportaciones afectadas serían las de helicópteros y aviones de entrenamiento con motores producidos en Ucrania, pronosticó.

Ucrania parece haber detenido todos los envíos de armas a Rusia, incluidos los motores para los helicópteros Mi-17 y Mi-24 y los aviones de entrenamiento y combate Yak-130. Las exportaciones cesaron oficialmente, pero no queda claro si el embargo abarca a 100 por ciento de sus productos o si excluye a los componentes utilizados en las armas que están destinadas para su exportación a Rusia, explicó Wezeman.

Como China e India desafían las sanciones de Estados Unidos y demás países occidentales, ahora Rusia busca socios en los grandes mercados de Asia, que incluyan acuerdos para el desarrollo conjunto de tecnología de armas.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe