DESARROLLO: El mundo debe escuchar a los pequeños agricultores

Será imposible hablar de sostenibilidad en Río+20 sin escuchar qué tienen para decir los pequeños agricultores del mundo, sostuvo el director de la Oficina de Asociación y Movilización de Recursos del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Mohamed Béavogui.

Río+20 debe escuchar a los pequeños agricultores del mundo, dijo Béavogui a IPS. Crédito: Cortesía de Mohamed Béavogui
Río+20 debe escuchar a los pequeños agricultores del mundo, dijo Béavogui a IPS. Crédito: Cortesía de Mohamed Béavogui
Los pequeños productores tienen mucho para aportar, por ejemplo en crisis alimentarias como la del Sahel, zona árida entre el desierto del Sahara en el norte y las sabanas de Sudán en el sur.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, conocida como Río+20, se realizará del 20 al 22 de este mes en Río de Janeiro.

Unos 18 millones de personas en el Sahel corren riesgo de inseguridad alimentaria y desnutrición, alertó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Las sequías recurrentes, la degradación ambiental, los altos precios de los granos, la caída de las remesas de los emigrantes, el desplazamiento de personas y la pobreza crónica crearon una situación que, entre otras cosas, causó una caída de 26 por ciento de la producción de cereales respecto de 2011.
[related_articles]
Hallar soluciones a largo plazo es clave en este contexto, subrayó Beavogui.

Entrevistado por IPS, el funcionario del FIDA dijo que el mundo puede aprender de los pequeños productores para promover una agricultura sostenible.

IPS: Regiones como el Sahel parecen ser azotadas por el hambre en forma recurrente, generalmente por razones predecibles. ¿Qué cambios estructurales se pueden hacer para romper este ciclo?

MOHAMED BÉAVOGUI: Primero, debemos invertir en la promoción de una mayor capacidad para llevar a cabo actividades de autoayuda en determinadas comunidades, en respuesta a la escasez de producción, así como coordinar e implementar más efectivamente las actividades de asistencia gubernamentales e internacionales.

En segundo lugar, hemos aprendido que en las áreas donde se han realizado intentos de adoptar enfoques sostenibles de largo plazo, como la regeneración de tierras, la solución de los problemas de disponibilidad de agua y la irrigación por goteo, los efectos adversos de las sequías han sido menores.

Pero esto significa que debemos trabajar todos juntos. Los gobiernos deben impulsar las políticas adecuadas para permitir que se obtengan los insumos, necesarios particularmente semillas resistentes a las sequías, así como políticas que permitan la adopción de buenos servicios de extensión y mejor acceso, particularmente para las mujeres y los jóvenes.

Debemos, por tanto, invertir mejor en carreteras para permitir el transporte de alimentos desde las zonas de alta producción hasta las que presentan déficit.

IPS: El FIDA ha apoyado la agricultura orgánica en proyectos piloto, como el de productores de cacao en Santo Tomé y Príncipe, como forma de apuntalar mercados más lucrativos. ¿Se están expandiendo estos mercados y ofrecen alguna oportunidad para una asociación público-privada que realmente beneficie a los pequeños agricultores?

MB: Sí, es una buena forma de contribuir a la creación de riqueza para los pequeños productores rurales.

Tuvimos experiencias muy exitosas en Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Uganda y en muchas partes de América Latina.

¿Pero qué hemos aprendido? ¿Cuáles son los factores de éxito para poder llegar allí? Y cuando digo "allí" me refiero a la situación en la que el agricultor obtiene un precio justo por su producto, incrementando sus ingresos de forma respetable, y su socio, el empresario privado, también está satisfecho y haciendo dinero. Porque esa es la realidad: todo se trata de hacer dinero, pero de forma justa.

Entonces, el primer factor de éxito es pensar a largo plazo. Debemos trabajar con verdaderos profesionales del sector privado, socios, comprometidos con el desarrollo, con los seres humanos. Además de los negocios y el comercio, es fundamental para esto algún tipo de enfoque ético al trabajo. Así que, en resumen, necesitamos un compromiso genuino de todos.

El segundo factor de éxito es trabajar con productores organizados para asegurar una masa crítica. Permitirles tener, primero, el tamaño suficiente para la oferta y, en segundo lugar, minimizar los costos de procesamiento y de mercadeo.

En tercer lugar, necesitamos asegurar la calidad para tener buen acceso a los mercados y buenos precios, y necesitamos optimizar la logística para reducir otra vez los costos, así como una fácil transferencia del conocimiento especializado y de las buenas prácticas.

IPS: La igualdad de género es una prioridad para el FIDA. ¿Les están dando los gobiernos a las mujeres, sobre todo a las jóvenes y del ámbito rural, la atención y el apoyo que necesitan?

MB: Creo que tenemos un largo camino por recorrer en ese sentido. Las políticas están cambiando. En África, las nuevas constituciones les están dando más espacio a las mujeres.

Si se ven los gobiernos, hay cada vez más mujeres en posiciones de alto nivel, y lo mismo ocurre en diferentes corporaciones.

Donde creo que todavía hay mucho trabajo por hacer es en el caso de las mujeres de las zonas rurales.

En los papeles hay mucha discusión sobre cómo ayudamos a las mujeres, pero cuando se analizan las actividades, en los hechos, se ve que los servicios de extensión para la agricultura están dirigidos frecuentemente a los hombres.

IPS: Hay un creciente reconocimiento de que la agricultura sostenible es central para el desarrollo humano. ¿Qué espera que se logre en Río+20 en este aspecto?

MB: Nosotros con el FIDA estamos insistiendo en que no podemos lograr sostenibilidad sin involucrar a los principales actores. Tenemos unos 2.000 millones de pequeños agricultores en todo el mundo.

Estas personas están trabajando todos los días las tierras que tenemos en el planeta, se ocupan de nuestras aguas, de nuestros bosques, de nuestro ganado. De hecho, de nuestra naturaleza.

Así que es imposible hablar de sostenibilidad de nuestro ambiente sin involucrar realmente a estas personas.

Pueden ayudarnos a tener una agricultura sostenible, que nos permita producir suficiente alimento y al mismo tiempo preservar nuestra naturaleza.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos