SALUD: Pobreza seguirá siendo principal causa de muerte

La pobreza seguirá siendo la principal causa de muerte en el mundo, según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) difundido hoy.

«La pobreza es una razón importante de que los bebés no sean vacunados, de que no haya agua potable ni saneamiento, de la escasez de fármacos y otros tratamientos y de que las madres mueran durante el parto», según el estudio.

En la actualidad aproximadamente 1.200 millones de personas viven con menos de un dólar por día, y casi 3.000 millones viven con menos de dos dólares diarios. La población mundial asciende a poco más de 6.000 millones de habitantes, según el Banco Mundial.

El estudio de la ONU agrega que las mujeres pobres seguirán padeciendo enfermedades, sobre todo aquellas que viven en zonas ambientalmente degradadas o vulnerables, de conflicto armado o violencia, o que son obligadas a abandonar sus viviendas por distintas razones, entre ellas económicas.

La feminización de la pobreza es un importante obstáculo al desarrollo social y económico, agrega el estudio.

Muchos problemas de salud seguirán siendo agravados por la contaminación, el ruido, la superpoblación, la falta de agua o saneamiento, los residuos y los peligros físicos derivados de las ciudades densamente pobladas.

El estudio «Salud y desarrollo sustentable» se presentará en la Comisión de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable que se reunirá el día 30 de este mes.

La comisión celebrará una sesión de tres días en preparación para la Cumbre Mundial de Desarrollo Sustentable (Cumbre de la Tierra II), a realizarse en Sudáfrica a fines de 2002.

El informe, que se concentra específicamente en la salud, señala que, a pesar de avances indiscutibles en muchas zonas, la mala salud sigue siendo un obstáculo para el desarrollo.

En algunos casos, el proceso de desarrollo en sí crea un ambiente dañino para la salud, como consecuencia de dificultades económicas, políticas y sociales.

En la última década aumentó la esperanza de vida, descendieron las tasas de mortalidad infantil y se redujo la proporción de niños con peso inferior al de su edad, señala el estudio.

En los países en desarrollo descendió el porcentaje de personas cuya esperanza de vida al nacer es inferior a los 60 años, de 38 por ciento a 19 por ciento entre 1990 y 1999. El porcentaje de personas sin acceso al agua potable descendió de 21 a 18 por ciento en la última década.

A la vez, muchas enfermedades infecciosas han retrocedido, debido a un mejor saneamiento, nutrición, fármacos y vacunas. La incidencia anual de poliomelitis, por ejemplo, descendió de los 350.000 casos en 1988 a un máximo estimado de 20.000 casos en 1999.

El número de países con casos de poliomelitis descendió de los 125 a los 30 en ese período, en su mayoría en Africa subsahariana y el subcontinente indio.

A pesar de esos avances, la salud humana enfrenta enormes obstáculos, asegura el estudio. Más de 200 millones de personas viven en países con una esperanza de vida promedio inferior a los 45 años.

La esperanza de vida promedio al nacer en 1999 era de 49,2 años en los 48 países más pobres, comparado con 61,4 años para todo el Sur en desarrollo, y de 75,2 para los países industrializados.

En muchos países de Africa subsahariana la esperanza de vida descendió en los años 90 debido al impacto del VIH/sida. Otros retrocesos en la salud sucedieron en Europa oriental y la ex Unión Soviética, donde la transición política y económica fue acompañada de una reducción de cinco años en la esperanza de vida de los hombres.

En algunos de los países más pobres del mundo, 20 por ciento de los niños mueren antes de cumplir los cinco años, sobre todo debido a enfermedades infecciosas relacionadas con el ambiente.

Más de 20 millones de mujeres al año padecen problemas de salud por problemas derivados del embarazo y el parto.

Seis enfermedades causan 90 por ciento de las muertes provocadas por las enfermedades contagiosas: sida, malaria, tuberculosis, pulmonía, enfermedades diarreicas y sarampión.

El VIH/sida es la amenaza a la salud de mayor crecimiento en la actualidad. Más de 12 millones de africanos murieron y 13,2 millones quedaron huérfanos por la enfermedad.

Casi 300 millones de personas se infectan cada año con malaria, y más de un millón mueren en ese lapso, precisó el informe. (FIN/IPS/tra-en/td/da/aq/he/01

Archivado en:

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos