SALUD-UE: Nueva política de ayuda contra el sida en países pobres

La Unión Europea (UE) adoptó hoy una estrategia para profundizar la lucha contra el sida, la malaria y la tuberculosis en los países pobres, donde causan la muerte a cinco millones de personas cada año, sobre todo en Africa subsahariana.

En todo el mundo existen 34 millones de personas que padecen el virus de inmunodeficiencia humana causante del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

Para el 2010, podrían morir hasta 30 millones de personas por el sida, que ya dejó huérfanos a 13,2 millones de niños y niñas y provocó gran mortandad entre la población económicamente activa de Africa.

Los estudios muestran que el sida puede provocar la pérdida de hasta 40 por del producto nacional bruto de estos países.

«En abril, la Comisión (Europea) adoptó una nueva política de desarrollo» con el objetivo de «reducir la pobreza», explicó el comisario de la UE a cargo de desarrollo, Poul Nielson. La Comisión Europea es el brazo ejecutivo de la UE.

«Aunque continuaremos el apoyo a los sistemas nacionales de salud, la Comisión busca mejorar el impacto de las estrategias y tecnologías existentes para proteger a los pobres de la infección de estas enfermedades», agregó.

Así mismo, «para reducir el costo del diagnóstico y la atención de las personas enfermas, y aumentar la inversión en investigación para hallar soluciones de largo plazo a la enfermedad, como vacunas para impedir la malaria y el sida», dijo.

El documento de la Comisión concluye que la UE debe desempeñar un papel importante para asumir iniciativas adicionales e innovadoras para responder a la urgencia de la situación.

La estrategia adoptada este miércoles incluye mejorar el efecto de las intervenciones, los servicios y los productos utilizados contra estas enfermedades.

En muchos de los casos, estas enfermedades se pueden prevenir o tratar utilizando medios y medicamentos de bajo costo, según la Comisión Europea. Pero esa ayuda no suele alcanzar a la población más vulnerable, sobre todo en los países en desarrollo.

Otro objetivo de la política de la UE es reducir el costo de los medicamentos mediante un enfoque integral que incluya políticas de precios, aranceles y regímenes impositivos, así como la aplicación de acuerdos sobre derechos de propiedad intelectual.

Entre los sistemas alternativos para mejorar el acceso a los medicamentos se incluyen precios diferenciales, acuerdos voluntarios de comercialización, transferencia de tecnología y aumento de la capacidad productiva, uso de productos genéricos y patentados.

La política también señala la necesidad de aumentar la inversión en la investigación y el desarrollo de medicamentos contra las tres enfermedades.

Sólo los países que pueden pagar por las medicinas determinan la investigación y el desarrollo en la industria farmacéutica. En consecuencia, sólo 10 por ciento de la investigación en salud se destina a enfermedades que comprenden 90 por ciento de la carga mundial de enfermedades.

Hacen falta incentivos para alentar a la industria farmacéutica europea a invertir en enfermedades que atacan al Sur en desarrollo, y se debe fortalecer la capacidad de investigación de los países pobres, señala la Comisión Europea.

Una mesa redonda internacional se celebrará el día 28 en Bruselas, auspiciada por la presidencia francesa del Consejo de Ministros de la UE con el fin de diseñar un enfoque coordinado para enfrentar este problema con eficacia.

La mesa redonda es coauspiciada por la Organización Mundial de la Salud y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el Sida (Onusida). Participarán unos 130 representantes de gobiernos, organizaciones no gubernamentales, organismos internacionales, centros de investigación y empresas privadas.

La fuerza de la política de la Comisión radica en la combinación de medidas para mejorar el acceso a las medicinas con la investigación y la reducción de costos, según Andrew Castles, de la OMS.

«La Comisión es la primera agencia de donantes en proponer algo tan integral. Reconoció la necesidad de atacar la tuberculosis, la malaria y el sida en forma más profunda y rápida», dijo.

La organización benéfica Médicos sin Fronteras, ganadora del premio Nobel de la Paz, aboga por un mayor acceso a los medicamentos. Seco Gerard, funcionario de enlace con la UE, explicó que el grupo no quiere que las medicinas sean tratadas como una mercancía más.

La campaña pretende que las medicinas que fueron abandonadas por falta de ganancias vuelvan al mercado. Así mismo, aboga por más investigación y desarrollo de nuevas medicinas que respondan a las necesidades de los más pobres y vulnerables.

«Hay enfermedades olvidadas, además de las tres asesinas, como la enfermedad del sueño, para la cual necesitamos fármacos con urgencia», dijo Gerard.

«Necesitamos aplicar una política de precios diferenciados para permitir que los fármacos contra el sida, de alto precio, se distribuyan en los países en desarrollo», agregó.

Peter Piot, director ejecutivo de Onusida, dijo el día 4 que el sida es uno de los factores que dan forma al mundo de hoy y que debe ser una de las principales inquietudes de la humanidad, como lo son la globalización, la paz y el ambiente. (FIN/IPS/tra-en/gh/da/aq/he/00

Archivado en:

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos