MEXICO: El PRD celebra sus 11 años luchando por sobrevivir

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), de México, cumplió hoy 11 años de vida sin mucho para celebrar y enfrentado al mayor desafío de su trayectoria, como es sobrevivir tras las elecciones presidenciales más disputadas de la historia del país.

El PRD, máximo representante del electorado de izquierda y centroizquierda de México, atraviesa una etapa de deterioro, pese a que gobierna la cuarta parte del país, con evidentes signos de fisuras internas que ensombrecen sus perspectivas para los comicios del 2 de julio.

El candidato a la presidencia por el PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, reconocido como el motor de la renovación democrática en este país, reta los resultados adversos de las encuestas de opinión de voto prometiendo remontarlos en los siguientes 58 días.

El PRD se fundó en 1989 a partir de un amplio espectro de organizaciones políticas, que van desde la izquierda radical hasta destacados dirigentes procedentes del sistema político tradicional.

Sin embargo, el grupo comenzó a gestarse dos años antes, cuando Cárdenas y el ahora candidato a la presidencia por el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana, Porfirio Muñoz Ledo, crearon la primera corriente crítica interna del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Esa acción sin precedente condujo a la expulsión de la agrupación de Cárdenas y Muñoz Ledo de las filas del PRI.

El PRD se erigió en apenas 11 años en gobierno de los estados de Tlaxcala, Nayarit y Zacatecas, en el centro del país, y del norteño Baja California Sur, así como de la capital de México, una de las ciudades más grandes y conflictivas del mundo.

Además, se alzó como una opción política para convertirse en la segunda fuerza de México, ubicación que pelea en una lucha sin tregua con el Partido Acción Nacional (PAN).

Sin embargo, esa y la crucial batalla por la Presidencia, se dan en un marco de falta de unidad interna y la amenaza de virtualmente desaparecer del mapa político ante la polarización de las preferencias electorales entre el PRI y el PAN, que cada uno recoge alrededor de 44 por ciento de los consultados.

Los resultados de la mayoría de las encuestas y la percepción de amplios sectores coinciden en señalar que la disputa por el gobierno de México se da entre el oficialista Francisco Labastida y el conservador Vicente Fox.

Pero las críticas más agudas sobre el camino recorrido por el PRD provienen del propio seno de ese partido. Raúl Alvarez Garín, destacado luchador social desde la década de los 60, afirmó que el grupo "está lejos de su proyecto original".

Tras un giro hacia la centroizquierda, el PRD comenzó a gobernar con un esquema semejante al del sistema político tradicional impuesto por el PRI durante 71 años ininterrumpidos en el poder, sostuvo Alvarez Garín.

"Alejado de las luchas sociales, sumido en el pragmatismo, dominado por facciones, (la dirección del partido) trata de hacer que no ve el drama", añadió.

Los enfrentamientos entre miembros del PRD devinieron en alianzas tácticas que dieron cuerpo a nuevos grupos entre los que destacan la llamada Nueva Izquierda y el Movimiento Libertario, entre otros.

A pesar de ese escenario conflictivo, la presidenta del partido, Amalia García, insiste en que Cárdenas remontará los malos resultados obtenidos en las consultas de opinión.

Cárdenas "es una figura con un liderazgo presente en el México actual, con independencia de las campañas electorales", explicó García, de extracción comunista y convertida desde agosto en la primera mujer que dirige un partido político en este país.

Frente a la insistencia de Fox para que Cárdenas y toda la oposición se unan tras su candidatura por el PAN para derrotar al PRI, García responde que el PRD acudirá a las urnas como la única alternativa de cambio en México.

Se impulsa la concepción, como ocurrió hace seis años, de que en el país sólo existen dos fuerzas políticas, el PAN y el PRI, "entre las que no hay diferencias de fondo", agregó.

Declinar la postulación del PRD a favor de Fox podría significar "el despilfarro del gran capital político que aún tiene Cárdenas", quien sobre todo posee "autoridad moral", afirmó el analista Raymundo Riva Palacio.

Según las tendencias de las encuestas, "la verdadera lucha de Cárdenas no es por la Presidencia, sino por el empuje que pueda dar al PRD en el Congreso", donde se dará el campo de batalla "para reemplazar al sistema político vigente desde 1929", explicó Riva Palacio.

El PRD deberá hacer "un alto en el camino y reflexionar en torno a una gran reforma" interna tras las elecciones, señaló García, anticipando así la realización de un congreso que abra cauces a la autocrítica. (FIN/IPS/pf/dm/ip/00

Archivado en:

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe