EL SALVADOR: Denuncian plan de exterminio de niños de la calle

La organización humanitaria Olof Palme denunció la existencia en El Salvador de un plan para exterminar a los niños de la calle, considerados por algunos sectores como una lacra social que perturban el orden y afean las ciudades.

La organización defensora de los niños de la calle atribuyó el plan a grupos de poder que emplean como sicarios a algunos agentes de la Seguridad Pública.

Entre el año pasado y el actual nueve menores fueron asesinados y otros muchos golpeados, violados y recibieron amenazas de muerte.

La última víctima mortal fue Henry Escamilla, de 16 años, quien apareció muerto en San Salvador con un balazo en la cabeza, que se lo habría propinado una persona a la que el jóven le pidió dinero.

Pero Ricardo Quiñónez, director de la organización Olof Palme, aseguró que el caso de Escamilla es similar a crímenes anteriores de los que se ha acusado a agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) que trabajan en el centro de la capital salvadoreña.

El único caso en que un agente policial ha sido llevado ante la justicia, relacionado con violencia hacia los niños de la calle, fue el de José Cruz, quien en mayo pasado lesionó con su arma de reglamento a Reynaldo Funes, de 17 años, sin motivo aparente.

Cruz no fue sentenciado debido a que el menor no presentó cargos en su contra por temor a represalias.

En el caso de los asesinatos las denuncias se presentado en los juzgados, pero las investigaciones no han prosperado debido a que el actual sistema de justicia considera que las pruebas aportadas por los niños de la calle no son convincentes, explicó Oscar Villacorta, vocero de la organización Olof Palme.

Según cifras de la institución, en el área metropolitana de San Salvador existen unos 2.000 niños de la calle.

Pero Villacorta aseguró que el fenómeno no se limita a la capital. En la actualidad se extiende a las 14 capitales provinciales de El Salvador, especialmente a las ciudades de Santa Ana y San Miguel, segunda y tercera del país.

El viceministro de Seguridad Pública, Alberto Carranza, afirmó que cuando se habla de los niños de la calle se los ve como niños y "no como delincuentes que son".

"A sus 10 años de edad son peligrosos, roban y a veces hasta más", dijo Carranza, aunque precisó que esto no justifica la violencia que se ejerce contra ellos.

Los niños de la calle son conocidos como "los huele pega", porque inhalan pegamento como droga.

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos constató que el año pasado la Policía Nacional Civil fue el mayor violador de los derechos de los niños, violando la Ley del Menor Infractor y las convenciones internacionales, ya que cuando son detenidos se les esposa y somete a maltrato físico y psicológico.

Sin embargo, sectores de la sociedad civil e instituciones estatales comienzan a darle mayor importancia al fenómeno de la proliferación de los niños de la calle.

En coordinación con la organización Olof Palme, unidades de Salud Pública de varios barrios capitalinos participan en procesos de rehabilitación de los niños adictos a las drogas y atienden casos de urgencia.

También se han abierto programas de escuelas de la calle, capacitación en derechos humanos y laboral, y se presta asesoría legal.

Villacorta destacó que el aumento de los niños de la calle en en El Salvador se debe a la crisis económica y de valores que afecta a la sociedad salvadoreña, lo que provoca la desintegración familiar.

No obstante, en un año 23 niños de la calle se han reintegrado a sus familias.

"Unos aprenden algún oficio en los programas que desarrollamos y se incorporan al trabajo, pero otros con peor suerte mueren a causa de la violencia callejera, por la drogadicción o van a la cárcel", finalizó Villacorta. (FIN/IPS/jd/ag/pr-hd/96

Archivado en:

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe