El gobierno y la Procuraduria de Derechos Humanos de Guatemala condenaron hoy el ataque guerrillero perpetrado con fuego de morteros, la madrugada del jueves contra una base militar en el noroccidente del pais, en momentos en que se negocia un acuerdo de paz.

"Una vez mas tenemos que lamentar el inclumpliento del Acuerdo Global de Derechos humanos por una de las partes, cuando nos encontramos inmersos en un proceso de paz…", senalo el procurador de los derechos humanos, Jorge Garcia Laguardia.

Durante el asalto insurgente a la base "Santa Barbara", en el municipio de Ixcan, a unos 350 kilometros de esta capital, resulto muerto un soldado, y heridos 25 elementos castrenses y una cocinera de la instalacion militar.

El acuerdo mencionado por Garcia fue suscrito el 29 de marzo entre el gobierno de Ramiro De Leon y la guerrillera Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), en el marco de las negociaciones tendientes a concluir con mas de tres decadas de conflicto armado interno.

Aunque en dicho acuerdo ambas partes se comprometen a "erradicar los sufrimientos de la poblacion civil…" no se menciona un cese al fuego mientras se desarrollen las negociaciones.

El procurador llamo la atencion de que el ataque guerrillero ocurrio cuando visita el pais la asesora de derechos humanos de la Organizacion de Naciones Unidas (ONU), Monica Pinto, para revisar el avance en esa materia.

Tambien se produjo a pocos dias de la instalacion de la Mision de Naciones Unidas para la Verificacion de Derechos Humanos en Guatemala (Minugua), creada para velar por el cumplimiento del acuerdo.

El ministro de defensa, General Mario Enriquez, se expreso tambien en ese sentido, al opinar que ahora que llego Minugua "tendra que advertir quienes son los que no quieren la paz en Guatemala y que siguen necios con nefastos y obsoletos propositos…".

La portavoz del ejercito, Mayor Edith Vargas, manifesto su esperanza de que Minugua inicie una investigacion sobre el hecho "que ha dejado victimas y puso en peligro a la poblacion civil".

La gubernamental Comision Especial de Atencion a Repatriados, Refugiados y Desplazados (CEAR), expreso su preocupacion de que como el ataque a la base, otras acciones armadas se produzcan en las areas de retorno de la poblacion campesina, refugiada durante mas de 10 anos en el sur de Mexico.

En ese contexto, la CEAR reitero un llamado al cese de fuego en esas regiones de repatriacion, aun antes de la firma de un acuerdo de paz definitivo.

De esa manera "podremos no solo vivir en un ambiente de tranquilidad sino seguir recibiendo a nuestros hermanos en un ambiente digno y fraterno", sostuvo la CEAR.

Este sabado se inicia en la capital mexicana una nueva ronda de negociaciones entre la comision de paz del gobierno y la comandancia de la URNG para lograr un acuerdo sobre la identidad y derechos de los indigenas, que suman mas de la mitad de la poblacion.

El dialogo de paz, que segun el calendario acordado deberia concluir antes de fin de ano, tiene pendiente la negociacion de los temas socioeconomicos y situacion agraria, y el fortalecimiento del poder civil y la funcion del ejercito en una sociedad democratica.

Luego deberan establecerse las bases para la reintegracion de los combatientes de la URNG a la vida politica y un acuerdo para el definitivo cese de fuego, asi como reformas constitucionales y del regimen electoral.

El conflicto belico, el mas antiguo y el unico que aun persiste en America Central, dejo como saldo mas de 150 mil muertos, 45 mil desaparecidos politicos, unos 200 refugiados y un millon de desplazados internos.

Mientras que a inicios de la decada de 1980 la guerrilla alcanzo una gran presencia urbana, actualmente el conflicto se circunscribe al interior del pais. (FIN/IPS/ff/mso/hr/94). – – –

Archivado en:

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn

Este informe incluye imágenes de calidad que pueden ser bajadas e impresas. Copyright IPS, estas imágenes sólo pueden ser impresas junto con este informe

Últimos Artículos